Enhanced by Google
Buscador Terra. Buscar en Internet
Saltar navegación

Buscador de Cotizaciones y Noticias

Renta 2009: ¿Sabes como tributan los dividendos y las letras del Tesoro en el IRPF?

/ www.invertia.com
Lunes, 10 de Mayo de 2010 - 13:00 h.
Los dividendos representan la parte de los beneficios obtenidos por una sociedad que se destinan a remunerar a los accionistas por sus aportaciones al capital social de la empresa. Se pueden percibir los mismos como dividendos a cuenta de los beneficios previstos por la sociedad, o bien puede tratarse de dividendos complementarios a los dividendos a cuenta que se entregan una vez que son conocidos realmente los beneficios y la cantidad a repartir en forma de dividendos. Consulta el ESPECIAL FISCAL DE INVERTIA sobre la declaración de la renta 2009.

Asimismo, pueden ser distribuidos dividendos extraordinarios por causas especiales. Todo ello conforme a la normativa mercantil vigente. Los dividendos reciben el tratamiento de rendimientos de capital mobiliario, ya que los mismos proceden de la participación en fondos propios de entidades mercantiles.

Con la entrada en vigor de la Ley 35/2006, IRPF (el uno de enero de 2007), desaparece el tratamiento de los dividendos que todos conocemos (porcentajes multiplicadores y porcentajes de deducción), estableciéndose en su lugar una exención.

La exención creada supone exonerar de gravamen a los primero 1.500 euros percibidos en concepto de dividendos; es decir, no existirá gravamen alguno sobre este importe. Ahora bien, el exceso que se perciba por encima de este límite cuantitativo se deberá integrar en la base imponible general del contribuyente, esta exención no se aplicará sobre los dividendos distribuidos por instituciones de inversión colectiva, ni tampoco sobre dividendos asociados a participaciones compradas en los 2 meses anteriores.

Al margen de lo anterior, cabe indicar que las rentas percibidas en forma de dividendos están sujetas a un tipo de retención del 19% que corresponde realizar a la sociedad que los distribuye y que se aplica sobre su importe íntegro, es decir, sin tener en cuenta el importe exento de tributación. Esta retención se incluirá posteriormente en el apartado correspondiente a los pagos a cuenta restándola de la cuota líquida para calcular la cuota diferencial a ingresar o devolver.

La tributación final de los dividendos será de la siguiente manera : 19% para los primeros 6.000€ , y 21% a partir de los primeros 6.000€ ( ya habiendo aplicado la exención de los 1.500€ ).

Asimismo, resultan deducibles como gasto a la hora de determinar el rendimiento neto, los gastos de administración y depósito de valores negociables. Se considerarán como gastos de administración y depósito aquellos importes que repercutan las empresas de servicios de inversión, entidades de crédito u otras entidades financieras que, de acuerdo con la Ley del Mercado de Valores, tengan por finalidad retribuir la prestación derivada de la realización por cuenta de sus titulares del servicio de depósito de valores representados en forma de títulos o de la administración de valores representados en anotaciones en cuenta. No serán deducibles las cuantías que supongan la contraprestación de una gestión discrecional e individualizada de carteras de inversión, en donde se produzca una disposición de las inversiones efectuadas por cuenta de los titulares con arreglo a los mandatos conferidos por éstos.

Dividendos distribuidos por sociedades no residentes.

Los dividendos repartidos en España por sociedades no residentes en territorio español a una persona física residente en España se consideran rendimientos de capital mobiliario, de igual modo que los repartidos por sociedades españolas. Respetando siempre los Convenios para evitar la doble imposición.

Los dividendos percibidos se integran en la base imponible general del IRPF por el importe total percibido, es decir, sin tener en cuenta el Impuesto que se haya podido pagar en el país de origen de la renta. Para el cálculo de la cuota a pagar en el IRPF por estas rentas de capital mobiliario debe de tenerse en cuenta el impuesto pagado en el país de residencia de la sociedad que paga el dividendo, de forma que se permite la aplicación de la deducción para evitar la doble imposición internacional.

En este sentido, el importe de la deducción a practicar en la cuota será la menor de las dos siguientes:

 El importe efectivo satisfecho en el extranjero, por razón de un gravamen de naturaleza personal sobre dichos rendimientos.

 El resultado de aplicar el tipo medio efectivo de gravamen a la parte de base liquidable gravada en el extranjero, calculada según la siguiente fórmula: Deducción = Cuota líquida x Base liquidable gravada en el extranjero / Base liquidable total.

1. Nueva redacción del 23 de Diciembre de 2009.

Letras del Tesoro

Son valores de renta fija a corto plazo representados exclusivamente mediante anotaciones en cuenta. Se crearon en junio de 1987, cuando se puso en funcionamiento el Mercado de Deuda Pública en Anotaciones.

El importe mínimo de cada petición es de 1.000 euros, y las peticiones por importe superior han de ser múltiplos de 1.000 euros. Las Letras se emiten mediante subasta.

Son valores emitidos al descuento por lo que su precio de adquisición es inferior al importe que el inversor recibirá en el momento del reembolso. La diferencia entre el valor de reembolso de la Letra (1.000 euros) y su precio de adquisición será el interés o rendimiento generado por la Letra del Tesoro.

Los gastos accesorios de la adquisición suponen un mayor valor de la misma, y paralelamente, los gastos accesorios a la venta suponen un menor valor de esta. Dichos rendimientos están exentos de retención a cuenta tanto en el ámbito del IRPF como en el del Impuesto sobre Sociedades (IS), sin perjuicio de que haya que incluirlos en la declaración anual de dichos impuestos. La "no obligación" de practicar retención no supone la opacidad de los datos del inversor frente a la Administración, ya que las entidades gestoras de anotaciones de Deuda del Estado deben de suministrar información a la Agencia Tributaria sobre todas las operaciones de suscripción, transmisión y reembolso realizadas.

Para el IRPF se consideran rendimientos de capital mobiliario, pero su base de tributación es en la base del ahorro, por lo que su rendimiento tributará al 19% hasta los primeros 6.000€, y al 21% por lo que se exceda. Para el IS, dichos rendimientos tributarán al tipo general del 30%, (o 25% en empresas de reducida dimensión que cumplan la normativa vigente, o 20% si dichas empresas han mantenido o aumentado su número de trbajadores con respecto al periodo anterior).

Para los no residentes, el rendimiento de las Letras del Tesoro no está sometido a tributación, siempre y cuando no operen a través de un establecimiento permanente en España.

Actualmente, el Tesoro emite Letras del Tesoro con los siguientes plazos:

o Letras del Tesoro a 3 meses.

o Letras del Tesoro a 6 meses.

o Letras del Tesoro a 12 meses.

o Letras del Tesoro a 18 meses.

Por tratarse de valores a corto plazo, las variaciones de su precio en el mercado secundario suelen ser bastante reducidas; por tanto, suponen un menor riesgo para el inversor que prevea o pueda necesitar vender estos valores en el mercado antes de su vencimiento.

Información elaborada por LG Asesores, expertos en fiscal contable y laboral