Saltar navegación

Buscador de Cotizaciones y Noticias

¿Pueden embargarme el plan de pensiones?

Las deudas aprietan en tiempos de crisis y los acreedores buscan hasta en el último rincón para cobrar. Los planes de pensiones son una forma más de ahorro a largo plazo, una situación que hace que muchos se pregunten si pueden hincar el diente a su hucha para la jubilación.

Ramón García  / www.invertia.com
Miércoles, 21 de Marzo de 2012 - 17:33 h.

La pregunta surgió en el Foro fiscal de Invertia ante la duda de si se puede embargar un plan de pensiones. Para contestar a esta cuestión hay que recurrir a la sentencia 88/2009 de 20 de abril de 2009 del Tribunal Constitucional. Según recoge “los derechos consolidados no pueden ser objeto de embargo, traba judicial o administrativa hasta el momento en que se cause la prestación o en que se hagan efectivos en los supuestos de enfermedad grave o desempleo de larga duración”. Una afirmación que no deja duda sobre la inembargabilidad de los planes de pensiones.

Además la sentencia reconoce que “la tesis […] según la cual los derechos consolidados constituyen un activo patrimonial, y como tal, susceptible de embargo” no es correcta. Reconoce que “aunque es indudable que el derecho consolidado de un partícipe en un plan de pensiones puede valorarse en dinero, el partícipe no puede a voluntad ni enajenar ni gravar ni rescatar tal derecho porque la Ley lo prohíbe”. Es decir, que al no poder decidir un partícipe cuando cobra su plan, no es un bien que se pueda embargar.

El Constitucional también señala que “en los planes de pensiones, que son una relación contractual en que cada interviniente tiene unos derechos y obligaciones, los partícipes no adquieren sus derechos hasta que se produce el evento cuyo riesgo es objeto de cobertura, lo que implica que la contraparte no tiene obligación de satisfacerlos hasta que ello no ocurra”.

Las palabras del Tribunal no dejan lugar a dudas sobre la potestad del juez para solicitar el embargo de un plan de pensiones, ya que entiende que el magistrado no puede embargar algo que no se está cobrando. “En la ejecución forzosa, el juez de la ejecución no tiene más facultades en la esfera jurídica del deudor que las que este mismo detenta y si el deudor, partícipe de un plan de pensiones, no ostenta derecho alguno sobre su derecho consolidado hasta que se cause la prestación, en modo alguno puede considerarse vulnerador del derecho a la tutela del ejecutante que el juez tampoco pueda hacer traba sobre dicho valor”, señala.

Explícitamente, la sentencia alude a la imposibilidad de embargar los planes de pensiones. “la inembargabilidad de los derechos consolidados de los planes de pensiones se sustenta en la doble función económica y social que desempeñan: la de complementar el nivel obligatorio y público de protección social y la de favorecer la modernización, desarrollo y estabilidad de los mercados financieros”.

Precisamente, “la consecución de estos fines es la razón que ha llevado al legislador a establecer la indisponibilidad de los derechos consolidados y, consecuentemente, su inembargabilidad”. Una “medida que resulta idónea y necesaria para asegurar la viabilidad y estabilidad de los planes y fondos de pensiones”, según recoge la sentencia.