Buscador de Cotizaciones y Noticias

Tres historias para dejar de creer en la economía

La capacidad de asombro es infinita. No se trata de ser ingenuo sino que día a día las mentiras y los fraudes se superan en tamaño y repercusión. Resulta casi imposible creer en algo en este mundo de la economía. Tres historias que a mí me han dejado completamente absorto: La manipulación del Euribor y los mercados de divisas por la banca, el caso Gowex de beneficios y contratos inventados con subvenciones públicas incluidas y las emisiones contaminantes falseadas por Volkswagen y compañía.

Luis Aparicio Pérez Director de Contenidos de INVERTIA / www.invertia.com
Lunes, 28 de Septiembre de 2015 - 14:08 h.
Luis Aparicio Luis Aparicio

Son cosas difíciles de imaginar. Vas al periódico, ves la publicidad y abajo con un asterisco te cuentan las emisiones de los vehículos, te hablan de su eficiencia, y te quedas tan tranquilo. Supones que todo está controlado. Que una gigantesca empresa como Volkswagen no se va a jugar su prestigio de décadas, que las autoridades competentes certifican esos datos y periódicamente lo revisan para hacer que se cumpla. Todas esas suposiciones son falsas.

Parece que nos pasemos la vida suponiendo cosas que no son. Vivimos en un mundo mil veces más caótico que el que nosotros creemos y ese caos responde casi siempre a los intereses de los grandes poderes económicos. Mal ejemplo para el ciudadano de a pie que tiene muy acotadas y vigiladas sus actuaciones: rápido un Ayuntamiento te embarga la cuenta corriente por aparcar mal el coche (contaminante o no).

La de Volkswagen, por más reciente, parece que es la que más duele. Sin embargo, mucho más sorprendido me dejó la manipulación del Euribor a manos de grandes bancos internacionales. Pecaré de iluso, pero para mí el Euribor es palabra sagrada del capitalismo y la han mancillado: se calcula en operaciones soberanas de mercado, se utiliza para pagar/cobrar hipotecas de hogares y el Banco Central Europeo informa de este tipo de interés… vamos que es como suyo. ¿Quién pudiera pensar que ese dato estuviese tan amañado como el partido Corea-España de aquel triste mundial?

Un dato tan clave, tan decisivo, tan importante y en manos del banco emisor, del BCE, que dispone de todos los medios y todos los inspectores para evitar fraudes tan repugnantes. Como para no asombrarse, como para no alarmarse

La última mentira es más casera. Jenaro García, el hombre hecho a sí mismo, emprendedor modélico, empresario aventajado nos dejaba chafados de un día para otro. Desde el cielo hasta el infierno sin pasar por estadios intermedios. Un día nos levantamos y descubrimos que la empresa Gowex era toda una gran mentira. Se habían falseado contratos, se habían manipulado las cuentas y todo aquello era puro humo, mentira. Además el engaño se lo tragaron los más próximos como Bolsas y Mercados Españoles (BME) y algunos ministerios que subvencionaron a este maestro de la empresa.

Nuevamente, el descontrol era total. La culpa no la tenía nadie y Jenaro como un pícaro del Siglo de Oro había robado la bolsa de los ducados a cuantos se acercaron a escuchar sus mentiras. Podía haber suspicacias entre los más desconfiados, pero fue un auténtico mazazo para accionistas, mercados, administraciones y público en general que vimos con qué facilidad es posible embaucar al personal. Los organismos de vigilancia y supervisión no sirvieron para nada.

En el caso de España, además, el tema se agrava porque no suele tener consecuencias muy grandes. Aquí somos muy condescendientes con quienes nos engañan. De hecho, somos los inventores de la picaresca y aún mantenemos una cierta admiración por aquellos que nos atracan sin enseñarnos el filo de una navaja o el cañón de una pistola.

Habrá muchos engaños de los que no nos enteremos. Ya descubrimos en el mundo de la alimentación que a las vacas las daban de comer vacas y hubo algunas muertes por esos priones que acababan destrozando el cerebro. No me cabe duda que encontraremos muchas más mentiras con los años, aunque las más preocupantes son aquellas que afectan a nuestra salud o a la de nuestra descendencia.

Parece mentira con las cosas que no creemos todos los días y que todavía a muchos les cueste creer en la existencia de Dios.

VIDEOS INVERTIA Vea más vídeos aquí


Publicidad



FOROS

Descubre lo que se comenta en los foros más dinámicos de bolsa.

mi INVERTIA

Los últimos 5 valores o mercados visitados quedarán aquí reflejados.

No has visitado ningún valor

Mis Acciones

Accesos directos a tus valores o mercados preferidos

Añade nuevos valores

No has creado accesos directos

Mi Cartera

Crea "carteras" con tus valores preferidos y observa su evolución.

Date de AltaCrea tu cartera

No tienes carteras creadas.