Buscador de Cotizaciones y Noticias

| José Moncada, fundador y CEO de Bolsa Social

“El inversor busca empresas rentables y con valores, que mejoren la sociedad”

Tras 12 años de experiencia en el sector financiero, José Moncada ha dado un giro a su carrera para cubrir un nuevo nicho que cada vez cuenta con más seguidores: la inversión participativa. El resultado es la Bolsa Social, la primera plataforma de equity crowdfunding autorizada y supervisada por la CNMV, cuyo objetivo es poner al alcance del inversor proyectos empresariales rentables y éticos.

El Nuevo Lunes
Lunes, 28 de Noviembre de 2016 - 10:15 h.
Javier Moncada Javier Moncada

José Moncada es fundador y director general de la Bolsa Social, plataforma de financiación participativa (equity crowdfunding) creada en 2015 especializada en la inversión en empresas que mejoran la sociedad y cuidan del medioambiente. Es presidente de Redis (Red Española de Impacto Social).

Con anterioridad ha desarrollado su carrera en el Tesoro Público (Madrid), la Comisión Europea (Bruselas) y la Autoridad Europea de Mercados y Valores (ESMA), en París, donde era responsable de Gestión de Inversiones.

Ha enseñado Mercados Financieros de la UE en la Universidad de La Sorbonne, en el Máster de Información Económica y Comunicación.

— ¿Qué le impulsó a poner en marcha la Bolsa Social y qué aporta esta plataforma al inversor?

— Cada vez hay más gente que espera de sus inversiones algo más que rentabilidad económica y busca empresas o proyectos que, además de ser potencialmente rentables, tengan como misión producir un impacto positivo en la sociedad, bien porque mejoran la calidad de vida de un determinado colectivo, arreglan un problema social, cuidan del medio ambiente o introducen técnicas innovadoras para protegerlo. Es lo que se conoce como la inversión de impacto social o inversión participativa.

La idea de crear un foro donde pudieran encontrarse los inversores que desean aunar la rentabilidad económica con la rentabilidad social y medioambiental de las empresa fue madurando en la época en la que trabajaba en la Unión Europea en Paris y en 2014 volví a Madrid para montar la Bolsa Social, junto con un grupo de profesionales del Derecho, finanzas, de la comunicación y de la tecnología.

— ¿Cuál es el modelo de negocio que ofrece la Bolsa Social?

— La Bolsa Social es una plataforma de financiación participativa, lo que se conoce como el equity crowd funding. Es una inversión con alma, con valores, en empresas jóvenes y prometedoras que hasta ahora estaba limitada a fondos de capital riesgo. Se busca la rentabilidad pero también apoyar estas empresas que están mejorando la sociedad y el medio ambiente.

El inversor invierte directamente en el capital a través de la plataforma y se convierte en socio de empresas jóvenes y prometedoras que están comenzando. No es una inversión especulativa sino que se compromete con el crecimiento de la empresa. La expectativa de retorno está en función de que la empresa evolucione y se desarrolle con el tiempo. O bien porque entre un nuevo inversor o la empresa sea comprada, y se realice la ganancia. Es, por tanto, una inversión de riesgo, no garantizada y de largo plazo porque se invierte en una empresa joven y probablemente los primeros años no distribuyan beneficios hasta que se consolide la empresa y el valor de la participación valga más. Los beneficios lo reinvierten en la propia actividad para seguir creciendo.

Las campañas suelen durar dos meses desde que las publicamos. El inversor va haciendo su inversión y el dinero se deposita en una cuenta especial abierta en Triodos Bank que es un banco de referencia en inversiones éticas y sostenibles. Si se llega al objetivo de financiación que tiene la empresa dentro de esos dos meses, sigue adelante y si no es así, se devuelve la participación realizada por los inversores sin corte para ellos.

Somos muy transparentes y rigurosos y por eso somos muy selectivos con los proyectos que publicamos. De hecho, una vez que la empresa ha sido seleccionada por el comité, hacemos una revisión financiera y una due dilligence legal a través del despacho de abogados Gómez Acebo y Pombo. Los proyectos que pasan por ese filtro son los que publicamos finalmente en la plataforma de Bolsa Social. com, junto con toda la información de la empresa.

Además exigimos que la empresa reporte periódicamente sus resultados financieros y su impacto social. Le pedimos que elabore su teoría del cambio social, qué cambio a mejor quiere producir en la sociedad y qué colectivos se van a beneficiar de la actividad. Se utilizan indicadores para medir ese impacto socialPor otra parte, tenemos un pacto de socios que protege los derechos de los inversores minoristas y regula de una manera adecuada la relación entre los nuevos socios y la empresa mediante la sindicación de todas las aportaciones de minoristas. Es decir, se agrupan como si fueran un solo socio. Se trata de un proceso de democratización de la inversión de impacto social.

— ¿Cómo se seleccionan estas empresas?

— A través de un Comité de Selección en el que participa Analistas Financieros Internacionales (AFI), seleccionamos empresas jóvenes que vemos que tienen como misión un impacto medioambiental positivo y medible así como un modelo de negocio probado, con una facturación estable y un potencial de crecimiento. Y por tanto con potencial para que el valor de la inversión crezca con el tiempo y también el impacto social positivo que está produciendo.

— ¿Cuál es el proceso de inversión?

— El proceso es muy sencillo ya que la plataforma permite invertir a golpe de “click”. Por otra parte es muy transparente. Damos mucha información de la empresa y somos muy claros en las condiciones y los riesgos.

— ¿Qué tipo de proyectos hay actualmente en marcha?

— Estamos a punto de cerrar una ronda de financiación por valor de 300.00 euros de un proyecto que se llama Whatscine. Es una empresa que ha creado una tecnología que permite hacer accesible el contenido de la televisión y cine para las personas con discapacidad audiovisual. La compañía está presente en más de 500 salas de cine y acaba de cerrar un contrato por valor de 575.000 euros anuales para dar el salto e internacionalizarse. Su objetivo es desarrollarse en Latinoamérica y Estados Unidos y para eso han pedido 300.000 euros a los inversores, a través de la Bolsa Social. La campaña ha sido excelente y la respuesta ha sido muy positiva porque tenían un plazo de dos meses para conseguirlo y lo han conseguido en un mes.

También acaba de cerrarse la campaña de Utopic-us, una empresa que gestiona espacios de cowordking en Madrid y es muy muy activa en el ámbito de la economía creativa y colaborativa. Ha conseguido financiarse con 250.000 euros a través de la Bolsa Social.

Actualmente estamos trabajando con tres nuevos proyectos de consumo de proximidad de productos locales, y sanos; eficiencia energética y de consumo colaborativos.

— ¿Hay suficientes empresas españolas que responsan al perfil que demanda Bolsa Social?

— Sí, nos están llegando bastantes proyectos y hay muchas oportunidades de inversión interesantes. Cada vez es más dinámico. Hay mucho recorrido para una plataforma de inversión participativa de equity crowdfunding.

— ¿Qué impacto están teniendo estos instrumentos de inversión en España?¿Hay inquietud por la inversión con valores?

— Estamos viendo cómo los inversores son cada vez más conscientes de que pueden invertir sin renunciar a valores que tengan un impacto en la sociedad y en el medio ambiente. Los gestores de patrimonios y asesores financieros demandan cada vez más inversión de impacto social. De hecho, estamos viendo bastante interés por parte de la banca privada y de EAFI’s.

— ¿Cuál es el perfil de los inversores?

— Es un perfil muy variado, desde inversores institucionales, profesionales, particulares y business angels. Cualquiera que comprenda los riesgos, sepa donde se mete y tenga la capacidad de hacerlo, puede convertirse en socio de una empresa a partir de mil euros. Hay muchos inversores particulares con participaciones entre mil y cinco mil euros y por supuesto, otros que invierten con cantidades superiores.

— Contemplan la posibilidad de salir al mercado internacional?

— Sí, nuestro objetivo es replicar el modelo en otros países de nuestro entorno en los próximos años. Ya contamos con aliados importantes. Queremos que la Bolsa Social se convierta en el mercado financiero más relevante para los inversores de impacto y las empresas sociales en la UE.

— A parte de dirigir Bolsa Social es presidente de la Red española de impacto social (REDIS) ¿Cuál es su finalidad?

— En febrero de 2015, Bolsa Social y los principales fondos españoles de inversión de impacto fundaron REDIS (Red Española de Impacto Social). El G8 impulsó la iniciativa del Reino Unido para estudiar el impacto de la inversión participativa en la medida en que empieza a resolver problemas sociales. Fruto de ese grupo de trabajo salieron ocho recomendaciones que los países del G8 están aplicando. Estamos intentando que se apliquen en España las recomendaciones del G8 en materia de inversión de impacto social. Queremos que el gobierno, a través de las administraciones vea la importancia de no quedarse al margen de este movimiento internacional y subirse al tren de la promoción de la inversión de impacto social. Es muy necesaria y tiene mucho sentido.

VIDEOS INVERTIA Vea más vídeos aquí


Publicidad



FOROS

Descubre lo que se comenta en los foros más dinámicos de bolsa.

mi INVERTIA

Los últimos 5 valores o mercados visitados quedarán aquí reflejados.

No has visitado ningún valor

Mis Acciones

Accesos directos a tus valores o mercados preferidos

Añade nuevos valores

No has creado accesos directos

Mi Cartera

Crea "carteras" con tus valores preferidos y observa su evolución.

Date de AltaCrea tu cartera

No tienes carteras creadas.