Saltar navegación

Buscador de Cotizaciones y Noticias

V Aniversario de Lehman: La banca aprende en la crisis que sigue mandando

Han pasado cinco años desde el colapso de Lehman Brothers. Tras este lustro un grupo de analistas evalúa los cambios ocurridos en los sectores financiero y bancario. ¿Qué hemos aprendido? ¿Qué errores llevaron a la bancarrota y se siguen repitiendo? Las respuestas coinciden en que, lamentablemente, muy poco ha cambiado, la banca sigue al mando.

/ www.invertia.com
Viernes, 13 de Septiembre de 2013 - 13:05 h.

Reportaje elaborado por Eva Ruiz-Hidalgo, Javier Mesones e Inés Calderón

Juan Ramón Rallo, doctor en Economía y director del Instituto Juan de Mariana

”Los problemas que llevaron a la crisis económica actual, visualizada en la bancarrota de Lehman Brothers, siguen a día de hoy muy presentes. En ese sentido, puede decirse que los privilegios que el Estado concede al sistema financiero para conseguir que éste expanda artificialmente el crédito con el falaz argumento de promover el crecimiento se mantienen.

Esos privilegios son, básicamente, los siguientes: papel moneda inconvertible, bancos centrales monopolísticos y avales explícitos o implícitos sobre el sistema financiero.”

Alexis Ortega, socio-director de Finagentes Gestión

“En primer lugar, el sistema bancario en la sombra no ha sido desmantelado. No ha habido ni el más mínimo cambio en el sistema financiero, incluso la concentración bancaria ha hecho que las entidades “to big to fail” sean ahora mayores y menos manejables. Aún queda mucho por hacer en éste terreno. La inicial urgencia del G-20 en cambiar el sistema financiero global se ha tornado en complacencia al encontrarse con la reticencia, lógica, de que los agentes que actualmente lo controlan, serían los grandes perdedores.

En segundo lugar, el riesgo se ha traspasado a los estados. La rápida actuación de los estados proveyendo fondos y garantías al sistema financiero e incentivando demanda agregada salvo la economía en el año 2008. Actualmente su margen de maniobra es nulo. Muchos de ellos están en procesos de reducción de gastos y los déficits públicos y los niveles de endeudamiento soberano se han disparado a zonas peligrosas y encima los resultados de su actuación sobre la economía real han sido mediocres.

La economía está débil. Los niveles de empleo, ventas minoristas, confianza del consumidor, producción industrial en los países más endeudados no se han acercado (salvo en el caso de las ventas minorista reales en los EEUU pero solo si aceptamos como correctos los datos de inflación oficiales) ni a los niveles previos a la crisis.

Una muestra de la falta de recuperación es que no existe mercado. Los mercados financieros dependen de la actuación de los organismos del gobierno para mantener la apariencia de que todo va bien. Las dificultades para retirar las medidas de estímulo por parte de la FED ponen de manifiesto esta dependencia funcional.

Estos 5 años ha sido “un viaje a ninguna parte”. Solo se ha ganado tiempo sin saber a ciencia cierta que vamos a hacer con él.”

Jesús Palau, profesor de Control y Dirección Financiera de Esade

“Hasta la fecha se han hecho muchas más acciones malas que buenas en la solución de la crisis financiera internacional. Se remonta a mucho antes de la crisis para explicar que “uno de los primeros errores fue separar la banca de inversión de la banca comercial en 1993”, de forma que la primera “se dedicó a actividades diferentes a dar crédito”.

Un segundo factor para explicar el crash financiero es “la liberalización exhaustiva de la libertad de movimiento de capitales financieros, lo que beneficia a los inversores, pero es perjudicial para los países, ya que los somete a una dependencia excesiva de los mercados de capitales”. De igual modo, señala “el aumento de los niveles de apalancamiento de las instituciones financieras hasta niveles extremadamente elevados”.

El profesor Palau también critica lo que él denomina “permisividad con el arbitraje fiscal”, es decir, “la libertad que existe para que, de una cierta manera, mover el dinero de unos países a otros evite el pago de impuestos”, lo que, advierte, “supone una quita de fuente de ingresos a los países muy importante”.

En quinto lugar, cita como uno de los males del sistema financiero internacional “el crecimiento superexponencial del crédito y de los mercados de derivados OTC (over the counter”. “Quien tiene la mayor cantidad de OTCs son los bancos, con lo que los riesgos se quedan en las instituciones financieras”, advierte.

Otro error del mercado, a juicio del profesor Palau, es “tener los tipos de interés tan bajos durante tanto tiempo”. “Esto es muy nocivo para economía real porque cualquier proyecto parece bueno, aunque no lo sea, y provoca que haya un exceso de demanda agregada”, abunda. De igual modo, considera “poco razonable” cómo la banca mundial está formada por “pequeños oligopolios donde sólo hay unos pocos jugadores”.

Tampoco está de acuerdo con cómo se han ejecutado los rescates bancarios. Y no porque se hayan hecho, que era “imprescindible”, sino “por quién ha pagado” los mismos, es decir, los ciudadanos. A su juicio, el orden de prelación “no ha sido el adecuado”. En su opinión, “primero deberían asumir el rescate los accionistas de la entidad; después los preferentistas que no hayan sido engañados; en tercer lugar, los tenedores de deuda subordinada; y en cuarto lugar, los bancos con deuda senior”. Si con esto no fuera suficiente, “que lo dudo”, tendrían que haber sido “los depositantes con más de 100.000 euros”.

Entre las actuaciones para enfrentar la crisis financiera y económica durante estos cinco años que valora positivamente está, además del hecho de que los bancos centrales hayan tomado la determinación de rescatar el sistema bancario –no el cómo-, las políticas de estímulos que han implementado Estados Unidos y Japón. Esto contraviene y, por tanto, coloca en el lado de “lo mal hecho” a Europa y su “austeridad expansiva, que se ha demostrado que no funciona”. “La pregunta no es cuándo subirá el PIB, sino cuándo volverán a estar trabajando los, por ejemplo, cuatro millones de personas que han perdido el empleo en España”, lamenta Palau.

El profesor de Esade critica, además, los fallos del Viejo Continente “desde el punto de vista de la demanda global”, en favor de “los beneficios empresariales” y apunta como “grave problema” la ausencia de lucha contra los paraísos fiscales.

Juan Elorduy, profesor del Máster en Dirección de Entidades Financieras del IEB

“Lehman, fundado en 1884, superó una guerra civil y la gran depresión de 1929, pero no logró superar la gestión de su CEO Richard Fuld.

Esta situación hace pensar que Warren Buffett tiene razón cuando dice: Cuando contrato personas busco integridad, inteligencia y un alto nivel de energía. Pero si no tienes la primera, las otras te pueden matar. El modelo de empresa unidimensional, que solamente piensa en el beneficio, es un modelo excesivamente simple y de alto riesgo.

Para Thomas Friedman el mundo es plano (2D) y muchos consideramos que el mundo hay que verlo en 3D o más”.

Victoria Torre, responsable de Análisis y Producto de Self Bank

“Diría que “a corto plazo” siempre aprendemos la lección, pero la historia nos demuestra que al final volvemos a caer en los mismo errores o en otros muy parecidos.

Una de las conclusiones que se sacaron de la crisis es que no debía permitirse que hubiera entidades tan grandes como para que hicieran peligrar el sistema bancario en su conjunto, y respecto a esto no ha habido grandes cambios. Siguen existiendo entidades cuyo tamaño podría suponer una amenaza para la estabilidad del sistema.

Sí que se han hecho algunos avances, en materia de control y supervisión de entidades. Por ejemplo, el hecho de que Goldman Sachs y Morgan Stanley, los dos últimos bancos de inversión independientes que quedaban, se transformaran en bancos comerciales, lo que permite un mayor control y regulación por parte de las autoridades.

También se han hecho avances en materia de transparencia y protección al inversor. Ha habido multas ejemplares para los que vendieron productos subprime en condiciones poco transparentes, y al respecto se ha exigido que el producto de venta de productos financieros sea ahora mucho más riguroso, intentando proteger al máximo los intereses de los inversores.

Las limitaciones en las retribuciones/bonus de los banqueros es otra de las consecuencias que trajo la crisis, aunque para muchos la medida es a todas luces insuficiente.

Y no podemos dejar de mencionar el proceso de desapalancamiento que se ha vivido en estos años, y que ha afectado de forma generalizada: familias, empresas,….sin que el sector bancario haya sido una excepción.”

Soledad Pellón, estratega de mercados en IG

“En general hemos visto un cambio de negocio en los bancos que ha vuelto a girar hacia lo que era la banca tradicional, es decir, banca comercial, dejando más de lado la banca de inversión o, al menos, haciendo una diferencia clara entre ambos negocios sin mezclarse.

Los bancos que fueron rescatados han devuelto en su mayoría las ayudas recibidas y ya se valen por sí mismos. En general esto entra dentro de una nueva situación en la que el sector bancario ha reforzado mucho sus balances después del fuerte varapalo que ha sufrido a lo largo de esta crisis y que ha llevado a los reguladores a endurecer sus exigencias para evitar que la historia se repita en el futuro.

En España hemos visto agrupaciones de cajas en un entorno en que se busca un panorama bancario formado por menos entidades pero más solventes y de mayor tamaño. Hemos puesto también fin a la guerra del pasivo y los bancos se han dado cuenta de que no pueden remunerar tanto por captar dinero cuando no se están concediendo apenas créditos ni hipotecas. Poniendo fin a esta guerra han cuadrado mucho mejor los márgenes entre pasivos y activos haciendo más viable su negocio.

Rodrigo García, analista de XTB

“Aunque queda bastante recorrido para alcanzar el nivel que algunos demandan, cinco años después, creemos que se ha mejorado bastante para que esto no vuelva a suceder. Estas son algunas de las reflexiones:

1) Debemos destacar que el verdadero disparador de la crisis no fue la quiebra de Lehman, sino las pobres políticas de concesión de crédito en el sector hipotecario. En estos momentos de incertidumbre, las entidades tienen el crédito bastante restringido pero tampoco se han tomado demasiadas medidas para evitar que cuando vuelvan los tiempos de bonanza las entidades actúen de forma parecida a 2002-2007.

2) A pesar que muchos tienen la convicción que es mejor dejar caer a los bancos, lo cierto es que después de eso, ningún gobierno se ha atrevido a no rescatar a sus entidades con problemas. El banco franco-belga Dexia tuvo que ser rescatado dos veces por Bélgica y Holanda, ING por Holanda, Bélgica, Holanda y Luxemburgo salieron al auxilio de Fortis; Suiza de UBS; Alemania, del Hypo Real Estate, España rescató a Bankia, Reino Unido, de Royal Bank of Scotland. La única excepción fue Islandia y aunque a corto plazo la medida fue celebrada, parece que a largo plazo no es lo más adecuado.

3)Parece claro que el sector financiero, sobre todo los que se dedican a productos OTC en EEUU, necesita más regulación. Parece que ni los banqueros de Wall Street ni políticos ni siquiera la SEC están por la labor.

4)Aunque se ha mejorado bastante, sobre todo en Reino Unido, muchas empresas siguen vinculando el sueldo de sus ejecutivos a los resultados a corto plazo, lo que suele traer un aumento del riesgo.

5) Si hace unos años, las empresas favoritas de los inversores eran aquellas que más se endeudaban para acaparar la máxima cifra de negocio y cuota de mercado posibles, actualmente las más revalorizadas en los mercados bursátiles europeos son todas aquellas que se desapalancan y están reduciendo su deuda.

6) Aunque esta medida cayó en saco roto, muchas voces autorizadas propusieron en su día limitar el tamaño de los bancos (ó fraccionarlos) para que en caso de pérdida evitar un posible contagio, Algunos hoy aún siguen reclamando alguna norma de este tipo.

7) A pesar de que los grandes bancos de EEUU rescatados han devuelto los fondos públicos y tienen las cuentas en positivo, parece claro que las empresas más seguras son aquellas que crean valor real y están poco apalancadas."


Publicidad

LO MÁS VISTO EN INVERTIA

ASÍ FUE LA SEMANA

PRÓXIMAS CITAS

RANKING INVERTIA

BOLSA

OPINIÓN

ENCUESTA

DESTACADOS

ESPECIALES ANTERIORES