Mercados | Entrevista a Pablo Gil

“Estamos en uno de los momentos más caros de la Bolsa, solo superado por la burbuja puntocom”

Se espera un verano caliente y con importantes correcciones, según el estratega jefe de XTB. En su opinión no será el inicio de un proceso a la baja de larga duración y sí una oportunidad de compra razonable de cara a finales de año. El año que viene los riesgos en las Bolsas serán más fuertes. Desde su perspectiva, estamos en uno de los momentos más caros de la historia, solamente superado por el momento de la burbuja “puntocom”.
El Nuevo Lunes
viernes 7 de julio de 2017  -  12:53

Por Maite Nieva

Pablo Gil es estratega Jefe de X-Trade Broker desde 2014. Es Licenciado en Ciencias Empresariales por el Colegio Universitario de Estudios Financieros, Cunef, y tiene más de 30 años de experiencia en el mercado. Ha sido trader durante 12 años en BSCH, director del Departamento de Análisis Técnico del Banco Santander durante 9 años y fundador del Fondo BBVA & Partners con casi 500 millones de euros bajo gestión. Es director de Método Trading (Escuela de inversión) y fundador de Aprender a operar.com, una web de formación en gestion/trading de mercados de Renta Variable, Renta Fija, Commodities y Divisas. Es Profesor titular de CIFF Business School.

— ¿Cuáles son los principales riesgos y focos de atención de los mercados?

— Según mis previsiones en verano vamos a sufrir algún tipo de entorno correctivo fuerte de manera global, entre un 5% y un 10%. Es probable que venga protagonizado por un retroceso en las Bolsas norteamericanas y que arrastre al resto de los índices desarrollados.

No será el inicio de un proceso a la baja de larga duración pero es probable que dure algunas semanas. Esta corrección puede que sea una oportunidad de compra razonable de cara a finales de año, entre noviembre y diciembre, que suelen ser meses positivos.

— ¿Por qué cree que habrá esta corrección?

— La forma en que ha subido la Bolsa norteamericana entraña muchísimos riesgos porque lleva prácticamente ocho años sin hacer correcciones significativas. Uno de los motores que movían al alza a las Bolsas estadounidenses era el estímulo monetario. Estamos acostumbrados a tipos a tener niveles al cero  por ciento durante más tiempo que nunca; a programas de QE donde se manipulaba el nivel de tipos de largo plazo a través de las compras de los bonos soberanos y deuda hipotecaria y, por primera vez, estamos viendo un cambio en esa manera de actuar de la Reserva Federal. Hemos visto subidas muy tímidas a finales de 2015 y 2016 pero cuando hemos entrado en 2017 en las dos primeras reuniones ha habido subidas de un 0,25%. Y, si bien es cierto que no parece probable que vaya a haber unas subida de tipos hasta finales de este año y hay mucha gente que se cuestiona si va a haberlas, Janet Yellen dijo en la última comparecencia que  este año se va a llevar a cabo la reducción del balance de compras que se hicieron durante el QE.

Esa reducción de las compras que tienen en balance equivale a subir los tipos adicionalmente, puesto que fueron medidas no convencionales que se pusieron en marcha cuando no se podían bajar más los tipos porque estaban al cero %. Esto supone que, posiblemente  este año vamos a lidiar con el equivalente a tres subidas o incluso cuatro si, finalmente en diciembre, hay movimiento de las tasas al alza. Y de la misma forma que el estímulo monetario  en su momento fue el motor de fuertes revalorizaciones bursátiles, parece razonable que ahora que se está reduciendo ese estímulo, y se está drenando liquidez o ayudas al mercado, tarde o temprano generen la preocupación en los inversores y procesos de venta.

— ¿En qué fase se encuentra la Bolsa norteamericana tras la subida tan importante que ha tenido?

— El movimiento al alza de las Bolsas americanas está ya en su fase final. El mercado alcista va a ser el más largo de los últimos 120 años, probablemente en agosto, y estadísticamente pone al inversor en una situación peligrosa. El hecho de que no veamos más ayuda del Banco Central principal, que es la Fed, suscita muchas dudas. En mi opinión estamos trabajando en la parte final de un “bull market”. No creo que acabe en verano pero sí puede haber una primera señal correctiva interesante. De cara al año que viene creo que hay unos riesgos brutales en las Bolsas.

— ¿Qué está recomendando  a los inversores a la vista de este escenario?

— Prudencia. Los inversores tendemos a acostumbrarnos a lo que está pasando en el corto plazo y proyectarlo a futuro y uno de los consejos es mirar lo que ha ocurrido históricamente y mirar las gráficas de largo plazo. Esta situación forma parte de un proceso cíclico. No estamos hablando de un “cisne negro”.

En Europa hemos vivido situaciones dantescas durante la crisis de  2010-2012; en 2008 a raíz del colapso de la burbuja inmobiliaria y la crisis de crédito  de Estados Unidos; la quiebra de los bancos anglosajones o la burbuja puntocom en el año 2.000. No estamos hablando de la Gran Depresión del 29, esto es el pan nuestro de cada día. Desde hace dos décadas, cada seis o siete años estamos viendo este tipo de eventos.

La Bolsa americana se ha revalorizado más de un 200% y algunos índices casi un 300% desde los mínimos del 2009; llevamos mucho tiempo en un ciclo extraordinariamente alcista y la verdad es que no hay nada que lo respalde. Estados Unidos crece al 2%, no al 3,5%-4% como hacía en otras fases de expansión económica tras las recesiones. Es un crecimiento bastante suave. De hecho, casi es igual al que tenemos en Europa, cuando siempre hubo un diferencial grande entre ambos. No hay un crecimiento sustancial de beneficios empresariales desde hace casi dos años; estamos en un rango lateral y pese a ello la Bolsa no hace más que subir desde hace dos meses y por eso cotiza con unos niveles de Per tan altos. Si lo comparamos con el crecimiento del DDP (Delivered Duty Paid), un instrumento de valoración de riesgos que utiliza Warren Buffett, estamos en uno de los momentos más caros de la historia, superado  solamente por el momento de la burbuja “puntocom”.

Jugar un escenario alcista está bien  pero es sensato conocer cuánto puede llegar a caer cuando el mercado dé la vuelta y como marcar ciertos niveles que, una vez perdidos  o rotos te hagan salirte con unas pérdidas mínimas o cerrando parte de los beneficios. Es necesario evitar quedarse anclado en una posición pensando que si esperas un año ya se va a arreglar porque, probablemente cuando empiece la vuelta, un año más tarde, la situación sea mucho peor.

— ¿El sector tecnológico acabará impulsado la caída de la Bolsa estadounidense? 

— El sector tecnológico en Estados Unidos tiene un problema grande y es que hay cinco –seis compañías- que están aglutinando un interés desaforado por parte de los inversores. Son lo famosos “FAANG’s” (Facebook, Amazon, Appel, Neflix, Google  y yo añadiría también Microsoft. Esos seis valores tienes prácticamente el 50% del peso del Nasdaq 100, un índice diversificado con cien empresas. Si seis de ellas representan el 50% del índice ya  da una idea de hasta qué punto se está concentrando el riesgo. Ya no funciona el efecto diversificación del propio índice. El viernes 16 de junio, en una sesión muy negativa en el Nasdaq, estas seis compañías replicaron una caída brutal. Concentrados en una sesión estos valores perdieron lo que habían subido 12 a 16 días. Esto da una idea de cómo puede ser el formato correctivo cuando llegue. No va a ser algo suave, ni sencillo de detectar y para cuando nos queramos dar cuenta en una solo semana hemos hecho toda la corrección. La dificultad es que ese tipo de movimiento  puede ser muy violento en Estados Unidos, especialmente  en el sector tecnológico.

— ¿Cuáles son los principales riesgos en Europa?

— Cada vez hay menos potencial en el sector bancario europeo. En España, Santander lo ha hecho espectacularmente bien desde mediados de 2016 y todo el 2017 pero se empieza a enfrentar ya a las grandes estructuras bajistas que se iniciaron en 2007. Ver potencial en el Santander por encima del 6,35 euros  me resulta muy complicado. Y no estamos tan lejos de ahí. También veo muy difícil ver a BBVA por encima de 8,20 y a Caixa Bank superar máximos en la zona de 4,4 euros- 4,70 aunque lo ha hecho espectacularmente bien y ha vuelto a los máximos de 2011-2015. Otro tanto ocurre con Sabadell. No lo ha hecho tan bien pero también se ha revalorizado mucho desde niveles de 0,11 hasta 1,90, aunque ha corregido. Podemos vivir algún episodio alcista todavía durante algunas sesiones pero, en conjunto, si escalamos el potencial de los bancos de cero a cien  el recorrido realizado ya está en los 90. Puede quedar un diez pero, sinceramente, veo muy difícil que los bancos vayan a liderar un movimiento adicional importante en el Ibex. Entre otras cosas porque el entorno en Europa sigue siendo muy hostil para los bancos. Con un Banco Central Europeo como el que dirige Mario Draghi, unas tasas de interés en cero, la intermediación en términos negativos y las reservas de los bancos en términos negativos, el margen de intermediación que les queda a los bancos es ridículamente bajo y la capacidad de ganar dinero es pequeña. El negocio fundamental en su propia red geográfica está en una situación complicadísimo. Hasta que veamos inicio de tensionamiento de tipos en Europa los bancos no creo que vayan a ser líderes de ningún movimiento alcista estructural y no veo subidas de tipos en Europa. El crecimiento ha mejorado, estamos a tasas del 2% pero tenemos la inflación subyacente a 0,9. Mario Draghi tiene un objetivo del 2%. Bastante sería que decidiera no renovar el QE pero de ahí a subidas de tipos, me parece un disparate.

El polvorín desde el punto de vista financiero es Italia. Una parte importantísima de la morosidad bancaria en Europa la ostenta Italia. Los siete principales bancos italianos tienen un tercio de toda la deuda morosa de Europa y la situación de crecimiento en Italia es bastante mala.

Promedio (0 Votos)


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Vídeos

graficos-relacionados


-0,69%
IBEX 35