Mis finanzas

¿Puedes permitirte comprar una vivienda?

Calcula qué casa puedes adquirir y qué hipoteca te pueden conceder con tus ingresos.
Elboletin.com
martes 16 de enero de 2018  -  08:51

Las noticias de que las compraventas de viviendas aumentan –según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) crecieron un 18,1% en noviembre respecto al mismo mes de 2016- pueden hacer que nos planteemos comprar una casa, pero para evitar llevarnos un chasco –y antes incluso de pasar por una sucursal financiera- puede ser conveniente coger la calculadora para comprobar si realmente adquirir una casa entra dentro de nuestras posibilidades económicas actuales y saber cuál es el precio del inmueble que nos podemos permitir con el dinero de que disponemos y la hipoteca que nos concedería el banco. Para lo cual nos puede dar una idea saber que según el INE, importe medio de las hipotecas que se registraron en España en el mes de octubre de 2017 fue de 120.628 euros.

Maica López, responsable de contenidos y comunicación de CrediMarket señala que “uno de los aspectos primordiales” a la hora de tomar la decisión de comprar “es tener suficientes ahorros como para poder hacer frente al porcentaje de vivienda que no financia la hipoteca más a los gastos que conlleva su adquisición, alrededor del 10% o el 12%” del valor de la casa, señalando que “a día de hoy, lo más habitual es que los bancos financien hasta el 80% del valor de tasación o compraventa del inmueble aunque en ocasiones pueden llegar al 90%”.

Pau Monserrat, profesor de Economía de la Universidad de las Islas Baleares (UIB) y economista de enfintech.com coincide en que los primero que tenemos que mirar es “nuestro nivel de ahorros” ya que “hay que tener como mínimo el importe de los gastos correspondientes a la situación registral de la vivienda, los de la notaría por el otorgamiento de la escritura, los de la gestoría, y la tasación, la inscripción de la hipoteca en el Registro de la Propiedad y los impuestos correspondientes, como el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados en el caso de que nos planteemos comprar una vivienda de segunda mano y el IVA si se trata de vivienda nueva”. “Ya que la suma de la hipoteca que te dan más los ahorros que tienes es el precio de la casa que te puedes comprar”, recuerda este experto.

Maica López destaca que una vez constatado que tenemos los ahorros suficientes para sufragar los gastos que no nos va a financiar el banco, hay que tener en cuenta que “básicamente para conseguir una hipoteca uno de los aspectos primordiales es que demuestres al banco o la financiera que tienes capacidad para devolver el dinero que te van a prestar, más los intereses unido a una vida laboral estable (cierta antigüedad, habitualmente unos dos años al menos, en el mismo trabajo)”.

Pero no sólo hay que demostrar una estabilidad financiera, sino que asimismo “se aconseja que las cuotas de la hipoteca no superen el 30% o 35% de los ingresos fijos para que, una vez abonado el pago, quede dinero para hacer frente a los otros gastos que pueda tener la unidad familiar: facturas, compras, etc. Así, en un sueldo de 1.000 euros, las cuotas mensuales de la hipoteca no deberían superar los 350 euros; en uno de 2.000; los 700 euros y en uno de 2.500, los 850 euros”, explica la representante de CrediMarket.

Pau Monserrat también recomienda que tengamos en cuenta nuestra edad cuando hagamos los cálculos de la hipoteca que nos pueden conceder ya que a mayor edad de los hipotecados el plazo de amortización del préstamo se acorta, debido a que la edad máxima permitida para devolver la última cuota de la hipoteca son los 70 años en la mayoría de bancos, por lo que si ya hemos superado ‘los 40’ puede que no nos concedan un préstamo hipotecario a 30 años.

El economista de enfintech.com invita, igualmente, a ser prudentes a la hora de hacer los números de nuestra hipoteca, especialmente si nuestra intención es solicitar una de tipo variable y, por ejemplo, sugiere hacer los cálculos con un Euribor más alto del actual de hasta el 4% “ para ver la cuota que sale y si podemos pagarla”.

Para hacerse una idea

A modo de ejemplo, con un nivel de endeudamiento del 35%, teniendo en cuenta que la hipoteca financiará hasta el 80% del valor de la vivienda y tomando como datos el importe medio de las hipotecas sobre viviendas de octubre de 2017 del INE, un interés del 2,67% y un plazo de 24 años, una persona que gane 1.000 euros al mes, pagaría una cuota de cuota de 350 euros al mes, le concederían una hipoteca de 74.366 euros para comprar una casa de 92.957,5 euros, pero debería tener ahorrados 27.890 euros (18.591 euros del 20% que no financia el banco y otros 9.295 para los gastos de compra: impuestos, notaría, gestoría, etc.

Tomando de base los mismos parámetros para unos ingresos de 2.000 euros se podría comprar una casa de hasta 185.915 euros, la cuota mensual sería de unos 700 euros y la hipoteca de 148.732 euros por lo que habría que tener un ahorro de 55.575 euros (37.183 euros del 20% del precio de la casa que no cubre la hipoteca y 18.592 para los gastos.

Y finalmente para unos ingresos mensuales de 2.500 euros, la cuota que habría que pagar sería 850 euros, la hipoteca de 180.603 euros para una casa de 225.753,75 euros, por lo que el ahorro del que deberíamos disponer, en el caso de que la entidad financiera nos dé el 80%, sería de 67.725 euros.

Estos ejemplos de CrediMarket son aproximados puesto que habrá casos en que nos pueden dar una hipoteca a un plazo superior (hasta 40 años) y hay bancos que conceden hasta el 90% del valor de la casa, pero es que además, puede haber “otros gastos y comisiones que –de existir– pueden aumentar el coste de la hipoteca como son el importe del seguro de daños, la comisión de apertura, la comisión por emisión de cheque bancario y la comisión por subrogación por cambio de deudor (normalmente cuando la vivienda se compra a una promotora)” tal y como explica el Banco de España en su guía sobre préstamos hipotecarios.

Por estos motivos, Pau Monserrat avisa que “lo ideal” sería que -además de tener los ahorros para pagar los gastos y el porcentaje que no cubra la hipoteca- dispusiéramos de “un colchón” para no vivir al día, por lo que recomienda “prudencia”, recordando que la compra no tiene nada que ver con el alquiler y que “debemos aprender de la crisis”. Cree conveniente que “nos pongamos en el peor de los escenarios, y nos hagamos la pregunta: ¿qué pasaría si me quedo sin trabajo seis meses? Y ver si seríamos capaces (a través de ahorro, ayuda de familiares, etc) de hacer frente a las mensualidades durante ese periodo de tiempo. Resumiendo que la ecuación para comprar es tener: “Ahorros, avales y estabilidad en el trabajo. Lo demás es jugar a la ruleta rusa”.

Promedio (0 Votos)


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Vídeos

graficos-relacionados


-0,18%
IBEX