Fondos | Fondos

azValor rompe el monopolio de la ‘inversión católica’ de la mano de su introductor en España

azValor se ha aliado con el gestor Borja Barragán para lanzar un fondo de inversión como Dios manda. Como hizo en el Temperantia de Julius Baer, en su cartera solo tendrán cabida compañías que cumplan los Diez Mandamientos.
José M. Del Puerto / Invertia
miércoles 16 de mayo de 2018  -  16:42

Los inversores que quieran cumplir los preceptos del credo católico en su cartera de inversión están de enhorabuena. azValor ha roto el ‘monopolio’ del que desde hace dos años gozaba Julius Baer al lanzar un fondo que apuesta solo por compañías y activos acordes con lo que predica la Doctrina Social de la Iglesia Católica. Una estrategia para la que ha contado precisamente con el responsable de esta iniciativa en el banco suizo.

El nuevo fondo es el primero de inspiración católica que lanza una gestora española y el segundo que se pone al alcance de los inversores españoles. Altum Faith-Consistent Equity Fund tiene por vocación invertir exclusivamente en compañías que respetan y promueven la defensa de la vida y de la familia, según ha informado la gestora que comanda Álvaro Guzmán de Lázaro en un comunicado.

Para el lanzamiento del fondo y su posterior gestión, azValor ha suscrito un acuerdo de asesoría con el despacho de asesoría financiera Altum Faithful Investing, la Eafi que el pasado mes de marzo lanzó Borja Barragán, ideólogo del fondo Temperantia de Julius Baer, decano en esta estrategia y hasta ahora único en su especie. Él mismo ha subrayado la idea de que “todo inversor que quiera invertir según determinados criterios morales no tenga que elegir entre rentabilidad e integridad”. Así, se ha fijado una inversión mínima de 100 euros para los inversores minoristas que no quieran hacer distinción entre su fe y su cartera.

El nuevo fondo se ha lanzado con un periodo de preinscripción abierto hasta el próximo 31 de mayo, pues será el 1 de junio cuando comience a operar. Durante este plazo, los inversores no correrán con gasto alguno y la contratación podrá realizarse desde cualquier entidad con acceso a la plataforma de fondos Allfunds. Para institucionales piadosos, el capital mínimo de entrada se amplía a 1.000 euros o bien se debe asumir un contrato de asesoramiento explícito.

Estos inversores soportarán una comisión de gestión del 1,8%, mientras que los minoristas aguantarán una penitencia del 2,2% sobre su patrimonio a fin de invertir conforme a sus dictados morales y sociales.

Barragán ha desarrollado gran parte de su carrera en Merrill Lynch, desde donde llegó a Julius Baer en el año 2015. Allí impulsó el fondo Temperantia, pionero en estas lides y cuya gestión se reparten en la actualidad Jaime Trujillano y Almudena Benedit. En 2017 se desligó de la entidad suiza para establecer su proyecto personal del que nace el nuevo fondo de azValor.

En un entorno en el que la inversión socialmente responsable gana protagonismo, la firma de Barragán destaca en su web corporativa que “lo que marca la diferencia es poder dar testimonio cristiano ante la responsabilidad concreta de invertir”. Así, profetiza que “la gestión patrimonial transparente, profesional y moralmente responsable, está llamada a convertirse en una herramienta de primer orden para dar testimonio de cómo la fe también puede ser vivida a la hora de gestionar inversiones”.

Promedio (0 Votos)


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Vídeos

graficos-relacionados


-1,70%
IBEX