VIAJES | VIAJES

Cascais, pequeña joya turística

Conocida como la Riviera portuguesa y ubicada en la costa norte de Lisboa, Cascais es uno de los enclaves más visitados de Portugal
Grupo Zeta
viernes 21 de abril de 2017  -  02:22

Por Adrián Lorenzo

 

El arte, la gloria, la libertad se marchitan, pero la naturaleza siempre permanece bella. Mágicos palacios rodeados de vegetación y capaces de trasladarnos al pasado; una sabrosa gastronomía a base de pescado y marisco fresco;  sobrecogedores paisajes y acantilados; playas ideales para practicar todo tipo de deportes acuáticos: surf, vela, windsurf, bodyboard, kitesurf…; bellos arenales donde bañarse y tomar el sol o centenarios faros componen gran parte del atractivo turístico y natural de uno de los enclaves más visitados de Portugal ¡Descubre Cascais!

Alegre, joven y viva, la pequeña localidad pesquera ubicada en la costa norte de Lisboa ha sabido mantener el encanto glamuroso de su pasado y adaptarse a los nuevos tiempos, para convertirse hoy en un destino cosmopolita, desenfadado y con una amplia oferta lúdica, cultural y deportiva.

Sin embargo, no todo el mundo sabe que este popular destino vacacional -conocido como la Riviera portuguesa- oculta entres sus acantilados una formación rocosa muy singular, que además posee leyenda propia. La Boca do Inferno, o Boca del Infierno, que cada año atrae a miles de curiosos, es una gruta natural que el oleaje ha creado a lo largo de miles de años.

Cuenta la leyenda que un hechicero se enamoró de la doncella más bella del reino. Celoso y atemorizado con perderla, la encerró en lo alto de un castillo para que nadie pudiera verla. Un día, el joven guardián que custodiaba la torre decidió liberarla. Cuando se disponían a huir a caballo, el hechicero creó una tempestad provocando que las rocas a su paso se abrieran y se les tragaran. Desde entonces, el lugar recibe el nombre de la Boca del Infierno.

Cómo llegar a Cascais

Si solo queremos visitar el centro de la villa portuguesa, posiblemente la mejor manera de llegar sea utilizando el transporte público, especialmente el tren. No obstante, si lo que queremos es visitar alguno de los puntos de interés de alrededor como la desembocadura del Tajo, la playa de Guinxo o el Parque Natural de Sintra-Cascais, el coche es la opción más cómoda.

Es un recorrido pintoresco y agradable, siempre en compañía del mar y las playas de la costa de Estoril. Durante el viaje podemos hacer una pausa en los diferentes fuertes que aún se conservan y que están abiertos al público.

Cabo da Roca

Desde el mirador del Cabo da Roca podemos disfrutar de una espectacular vista. Ubicado a unos 18 km de Sintra, y a unos 40 km de Lisboa, es una parada obligada para todos aquellos que quieran observar de cerca la naturaleza y conocer más sobre el punto más occidental de Europa.

A menudo, el viento es muy fuerte en la zona, por lo que hay que ir preparado si se desea disfrutar de estos acantilados que superan los 140 metros de altura sobre el nivel del mar.

Parque Natural de Sintra-Cascais

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el Parque Natural de Sintra-Cascais es uno de los enclaves naturales más importantes de Portugal, donde convergen la armonía la fauna y flora. Sus dunas, lagunas, playas y bosques atraen cada años a miles de curiosos.

No es de extrañar que escritores de referencia de la novela fantástica del siglo XIX como Lord Byron y Mary Shelley decidieran alojarse temporalmente en este lugar.

Promedio (0 Votos)


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Noticias relacionadas