Empresas

S&P rebaja a negativa la perspectiva del rating de varios bancos italianos

La agencia de calificación S&P Global Ratings ha confirmado la nota de solvencia de 19 bancos italianos, aunque ha decidido rebajar a negativa desde estable la perspectiva asignada a 11 de estas entidades
Europa Press
miércoles 31 de octubre de 2018  -  11:50

Intesa Sanpaolo, Unicredit y Mediobanca están entre las que han sufrido el nuevo tijeretazo de S&P después de que el pasado viernes la agencia ratificase el rating 'BBB' de Italia.

S&P Global explicó que, a pesar de las peores previsiones de crecimiento que maneja para Italia, con una expansión del PIB del 1,1% este año y el siguiente, así como de las turbulencias en los mercados, ha decidido confirmar los ratings de las entidades italianas al considerar que estas han mejorado la calidad de sus activos de forma sustancial desde 2016, mientras que el fuerte repunte de los costes de financiación de la deuda pública italiana no ha afectado por el momento de forma significativa la actividad de la economía.

De este modo, la agencia ha revisado a la baja la perspectiva de los ratings asignados a UniCredit; Mediobanca y su filial MB Funding Lux; Intesa Sanpaolo y sus filiales Banca IMI y Fideuram; FCA Bank; BNL; Dexia Creditop; MedioCredito Centrale; y la sucursal italiana de Bank Of New York Mellon.

Asimismo, S&P Global ha rebajado a estable desde positiva la perspectiva de los ratings de las sucursales milanesas de BNPP SA y BNPP Securities Services, mientras que ha mantenido la perspectiva estable asignada a las calificaciones de UBI, Credem, ICCREA, BPAA y Credito Sportivo.

En su análisis, la calificadora de riesgos considera que el reciente repunte de la volatilidad como consecuencia de las preocupaciones sobre la solvencia de Italia podría en el largo plazo limitar el acceso de las entidades italianas a financiación mayorista a costes accesibles, lo que, en caso de las presiones del mercado aumentaran y se prolongaran en el tiempo, podría erosionar la rentabilidad de los bancos y sus perfiles de financiación, por lo que S&P ha revisado a negativa la tendencia del sector en Italia bajo los criterios BICRA (Valoración del Riesgo País del Sector Bancario por su sigla en inglés).

No obstante, S&P Global destaca que la abundante liquidez proporcionada en los últimos años a las entidades del país transalpino por el Banco Central Europeo (BCE), así como la muy baja posición externa de la banca italiana, han amortiguado en gran medida el efecto de las recientes turbulencias en los mercados sobre los perfiles de financiación de los bancos italianos.

En este sentido, la agencia recuerda que los bancos italianos han aprovechado la segunda ronda de subastas de liquidez condicionada del BCE (TLTRO) para mantener bajo control sus costes de financiación. De este modo, en junio de 2018 la exposición de las entidades de Italia al BCE alcanzaba los 250.000 millones de euros, la más alta de Europa.

"En nuestra opinión, los bancos probablemente tendrán que ajustar su estrategia de financiación en los próximos meses", apunta S&P, señalando que las TLTRO II vencerán entre 2020 y 2021, por lo que los bancos italianos necesitarán gradualmente reemplazar esta vía de financiación con otros recursos o buscar otras facilidades a corto plazo del banco central.

"Alternativamente, puede que tengan que reducir su exposición a bonos gubernamentales, aunque el BCE podría implementar medidas para amortiguar el efecto de los vencimientos de los préstamos TLTRO II", añade.

El pasado viernes, S&P Global Ratings decidió asignar una perspectiva negativa a la nota de solvencia 'BBB' de Italia por los riesgos para el crecimiento que comporta el plan presupuestario del Gobierno.

Promedio (0 Votos)