Empresas | Empresas

El ERE del Santander se ceba con empleados del Popular: 769 salidas frente a las 331 del banco cántabro

Santander logra cubrir la mayor parte de las 1.100 salidas previstas en su ERE con adscripciones 'voluntarias', aunque deberá acometer veinte despidos forzosos. De la cifra total, 769 empleados proceden del Banco Popular, que llevan semanas denunciando presiones por parte de la entidad cántabra.
Clara Alba / Invertia
martes 13 de febrero de 2018  -  15:53

La entidad pondrá en marcha un ERE en el marco de la integración de sus servicios centrales con los de Popular tras la adquisición del banco el pasado mes de junio. Los trabajadores de ambas entidades tuvieron de plazo hasta el pasado 31 de enero para presentar su solicitud de adhesión voluntaria al ERE.

Pero desde los sindicatos critican las presiones para forzar un mayor número de salidas del Popular. En concreto, de las 1.100 salidas previstas, 769 corresponderán a empleados hasta ahora del banco resuelto. Un 70% del total si se suman las 331 salidas que corresponderán a empleados del Santander. Del mismo modo, de las 20 salidas forzosas, la mayoría, once, corresponderán a Popular y nueve a Santander. De estas últimas, cuatro serán de Santander España y cinco del centro corporativo.

Según indica Europa Press, el 62,4% de los afectados son hombres y el 37,6% mujeres y, por edades, 20 serán mayores de 62 años, 672 saldrán con prejubilaciones (378 mayores de 55 años y 294 de más de 50 años) y 408 dejarán las entidades mediante bajas (14 de 55 años sin antigüedad y 394 menores de 50 años). Además de estas salidas, 22 personas del área de Tecnología y Operaciones de Santander serán externalizadas desde el 1 de marzo, a las que se les comunicará esta circunstancia esta semana.

Aunque las condiciones del ERE fueron finalmente pactadas y acogidas de buena mano por los representantes sindicales, estos últimos llevan semanas criticando la presión sufrida por muchos empleados, denunciando incluso despidos forzosos más allá de los 20 esperados. Aseguran incluso que se han denegado solicitudes de sailda voluntaria, "lo que demuestra que no se han agotando todas las posibilidades para minimizar o atenuar los efectos de la reducción de plantilla y que la empresa no está aplicando la voluntariedad selectiva según sus necesidades organizativas, sino haciendo una auténtica caza de brujas".

Desde UGT en Banco Popular denuncian además que en los últimos días se han producido constantes reuniones en las que se obligaba a los empleados a pasar hasta tres veces por los despachos de recursos humanos, "más las llamadas telefónicas para decirles reiteradamente lo que cuesta su despido y lo poco que cuentan para el Santander".

Tras las presiones, finalmente será la mayoría de empleados del Popular los que salgan en el proceso de ERE 'voluntario'. Según recuerda Europa Press, este expediente colectivo, cuya negociación finalizó el pasado diciembre, implica la salida de 1.100 empleados, el 3,1% de la plantilla conjunta de Popular y la división española de Santander, que asciende a unos 35.000 trabajadores.

La integración de los servicios centrales también incluye la recolocación de 597 empleados en otras empresas del Grupo Santander y el acoplamiento de otros 100 trabajadores en la red comercial de ambas entidades. Pero la alegría de estos últimos puede durar poco, pues el próximo paso a acometer por el Santander serán los recortes de esa red comercial. De hecho, fuentes de la entidad reconocen que ya se han producido cierres puntuales de oficinas, ante la duplicidad en sucursales de ambas entidades en algunos puntos concretos.

Hay que recordar que las condiciones pactadas entre banco y sindicatos permiten prejubilaciones a partir de 55 años con el 80 % del sueldo, mediante renta mensual y con aportaciones al plan de pensiones siempre que se cuente con una antigüedad de al menos 15 años. De lo contrario, el prejubilado recibirá una indemnización de una sola vez y una prima de 2.000 euros por cada trienio completo cumplido en el banco.

Para los mayores de 50 años con más de 15 de antigüedad, las salidas se producirán con una indemnización también del 80 % del sueldo por 8 años, hasta un máximo de 380.000 euros, igualmente con 2.000 euros por trienio de antigüedad y una prima adicional que va entre 19.000 y 30.000 en función de los años dedicados al grupo.

Sumando salidas y recolocaciones, la integración supondrá aligerar en un 25%, aproximadamente, la plantilla de los servicios centrales de Popular y Santander España, que se comenzará a trasladarse al nuevo edificio de Popular, ubicado en la calle Juan Ignacio Luca de Tena de Madrid, a partir de marzo.

GOLDMAN SACHS MEJORA UN 6% EL PRECIO OBJETIVO DE LA BANCA ESPAÑOLA Y DA UN POTENCIAL DEL 17% A SANTANDER 

EL BANCO SANTANDER NOMBRA CONSEJERO AL PRESIDENTE DE SU FILIAL EN BRASIL 

Promedio (0 Votos)



Vídeos

graficos-relacionados


+0,12%
SANTANDER