Mis finanzas | Mis Finanzas

Los "perros del Dow": invertir en valores que dan altos dividendos tras hundirse en bolsa

En ocasiones, el pánico bursátil puede crear oportunidades de inversión. Esta es la filosofía tras la estrategia de “los perros del Dow”, que busca valores que tras hundirse en bolsa ofrecen altísimas rentabilidades por dividendo.
Invertia
martes 28 de marzo de 2017  -  12:39

Información facilitada por Selfbank.

Los perros del Dow (Dogs of the Dow) es una estrategia de inversión popularizada por Michael B. O’Higgins en su libro Beating the Dow (Batiendo al Dow). Prestigiosas publicaciones, como la revista Barron’s, The New York Times, CNN Money o The Washington Post también se han hecho eco de este sistema, que está proporcionando interesantes resultados.
 
La estrategia consiste en apostar por compañías que ofrecen altísimas rentabilidades por dividendo, preferiblemente porque se desplomaron en bolsa el año anterior. Dos buenos ejemplos de este tipo de valores son Telefónica y Repsol, que llegaron a ofrecer rentabilidades por dividendo de hasta el 8% en 2016, y que desde entonces han vivido una espectacular recuperación.

CÓMO FUNCIONA

La estrategia de los perros del Dow consiste en elegir cada año los 10 valores con mayor rentabilidad por dividendo de un índice, aunque muchos inversores tratan de incluir además aquellos que se comportaron mal el año anterior. Este sistema proporciona en teoría dos ventajas:
 
Obtendremos unos elevados dividendos por nuestra inversión.
 
Al escoger las que proporcionan un mayor dividendo es posible que estemos eligiendo compañías que estén infravaloradas. Especialmente en periodos de crisis en los que muchos valores sufren castigos por cuestiones coyunturales o ajenas a su negocio.
 
Ya que la rentabilidad por dividendo resulta de dividir el dividendo estimado para ese año/precio de la acción. Esta rentabilidad por dividendo se “normalizaría” en caso de que aumente la cotización de la acción. Por lo tanto, conforme un valor se recupera en bolsa, saldría de esta lista.

QUIÉN LO USA Y CÓMO

Desde que fuera popularizado por O’Higgins en 1991, el método ha sido seguido por muchos inversores. Aunque inicialmente fue aplicado a los valores del Dow Jones, podría ser utilizado con otros índices, como nuestro IBEX 35. En algunos estudios que se ha comprobado que no solo es viable aplicarlo en estos otros índices, sino que también es rentable, ya que se conseguiría batir al mercado (en cualquier caso, es importante recordar que esto no supone ninguna recomendación de inversión y que, como se suele decir, rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras).
 
La experiencia de Self Bank confirma esta teoría. Nuestro Departamento de análisis actualiza desde hace años la Cartera Dividendos, que está disponible para los clientes. En esta cartera incluimos al inicio de cada año los 9 valores del IBEX 35 con mejor rentabilidad por dividendo aplicando además un criterio de diversificación sectorial. En los últimos 5 años mientras el Ibex ha logrado una rentabilidad anualizada del 2%, nuestra cartera ha sumado un 7%. Desde que comenzamos a hacerla en 2003 la rentabilidad anualizada de la cartera se sitúa en el 10% frente al 3% del IBEX 35.

El procedimiento es el siguiente:

1. A principios de año se compran las empresas con mayores dividendos.
 
2. Al comienzo del año siguiente, vemos cuáles son las que en ese momento tienen un mayor pago a los accionistas, y realizamos los cambios pertinentes, comprando las que pasen a estar incluidas entre las mejores, y vendiendo aquellas que hayan bajado de las diez primeras posiciones.
 
De esta manera, el sistema se convierte en automático, no hay que tomar ninguna decisión. No obstante, muchos inversores revisan esta lista manualmente para incluir algunos valores que lo hayan hecho mal el año anterior y que, además, ofrezcan elevados dividendos.
 
El método original indica que se haga a principios de año, aunque en realidad, se puede escoger otra fecha de comienzo, siempre que se respete el ciclo de cambios de revisiones de cartera cada doce meses.
 
En cierta manera, se automatiza un sistema de contrarian investing, pues estaríamos comprando lo que los demás están vendiendo (valores que tienen una alta rentabilidad por dividendo, porque su cotización baja), y vendiendo lo que otros compran.

RESULTADO DE LA ESTRATEGIA

Sin que este apartado suponga tampoco ninguna recomendación de inversión, detallamos a continuación algunos resultados obtenidos por esta técnica:
 
De 1957 a 2003, los perros obtuvieron una rentabilidad promedio del 14% anual, frente al 11% del Dow Jones. Si miramos sólo entre 1973 y 1996, la diferencia es todavía mayor, un 20% para los perros, frente a un 16% para el índice de referencia.
 
Además, la estrategia de los perros del Dow ha batido durante los últimos siete años, de manera consecutiva, al índice, la mayor racha de la historia.

¿TIENE SENTIDO COMPRAR SIEMPRE LOS PERROS?

La estrategia funciona en piloto automático. La teoría que subyace bajo este método es que son compañías que se encuentran temporalmente infravaloradas, de manera que, una vez que el mercado les asigne su valor justo, proporcionarán interesantes ganancias al inversor.
 
Además, al escoger compañías del Dow Jones, son en principio empresas sólidas y estables. Sin embargo, el sistema puede presentar algunos inconvenientes, como:
 
Que las compañías presenten una alta rentabilidad por dividendo, pero no sea sostenible en el futuro. En España, hemos tenido varios ejemplos de empresas del IBEX 35 que han recortado notablemente su dividendo en los últimos años. 
 
En el caso de que el alto dividendo se deba al desplome de la acción, no por cuestiones coyunturales, sino porque su negocio o balance se ha deteriorado, quizá no sea conveniente invertir.
 
Algunas empresas cíclicas pueden presentar en un momento dado un alto dividendo, pero quizá se enfrentan en un futuro próximo a la parte baja de su ciclo.
 
Teniendo en cuenta estas cuestiones, un inversor podría “matizar” la elección de los perros, practicando un poco de value investing. En lugar de hacerla de forma automática, desechar aquellos valores para los cuales prevea que las dificultades no son coyunturales o incluir aquellas que considera que ofrecen un dividendo algo menor, pero cotizan a precios muy atractivos.
 
Por otra parte, también hay que reseñar que si estas “correcciones a mano” se generalizan, no se estaría siguiendo la estrategia de los perros del Dow. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que, como se escogen 10 valores, la equivocación en uno de ellos afectaría sólo a un 10% de nuestra cartera.
Promedio (1 Voto)


Añadir comentario
jecema
Comprar barato y vender caro es el secreto de la inversión en bolsa. La cuestión estriba en que se precisa contrapartida: Que otros vendan barato y compren caro.
Publicado el día 29/03/17 19:15.

Vídeos

graficos-relacionados


-1,94%
IBEX