Hoy en INVERTIA | Empresas

Más presión a la banca: tendrá que provisionar toda la vida de los créditos en riesgo de impago

La banca española estrena en 2018 nuevo modelo para calcular provisiones frente a los impagos de crédito. Y entre las principales novedades, se obligará a las entidades a provisionar los denominados ‘en vigilancia especial’ (con riesgo pero que aún no han llegado al impago) durante toda la vida del producto, ampliando el plazo desde los 12 meses actuales. La norma supondrá un incremento del 13% en las provisiones que se traducirá en -45 puntos básicos sobre capital CET1 del sector.
Clara Alba / Invertia
miércoles 6 de diciembre de 2017  -  09:13

La regulación aprieta, pero no ahoga, según el Banco de España, que considera el impacto sobre reservas es limitado y en línea con el que tendrán el resto de entidades europeas. Sin embargo, estas nuevas provisiones aún sin cuantificar de forma oficial, seguirán presionando a un sector que lleva años quejándose de la imposibilidad de desarrollar su negocio bancario con la avalancha de nuevas exigencias. De hecho, el propio organismo presidido por Luis María Linde estima que el coste de la aplicación de esta norma se traducirá en un encarecimiento del crédito para los clientes, y se sumará al conjunto de factores que impiden una normalización en las concesiones.

El objetivo de la nueva circular contable NIIF 9 (IFRS 9, por sus siglas en inglés) es que las entidades bancarias provisionen no solo cuando se produce el impago de un crédito, sino por los esperados. Y en el documento de la norma, se establecen tres categorías de riesgo de crédito. El primero es calificado como ‘normal’, y se refiere a los créditos que se pagan puntualmente. En el otro extremo están los dudosos, cuando ya se produce el impago, y donde los bancos deben definir las provisiones que necesitarán ante ese escenario.

Pero donde está la principal novedad es en el camino intermedio entre los dos anteriores: en los créditos normales en vigilancia especial, aquellos que sin llegar al impago, deben ser vigilados con lupa. Para estos casos, la banca deberá provisionar ahora toda la vida del préstamo, frente a los 12 meses que se provisionaban hasta ahora. El cálculo disparará el colchón para estos casos, al realizarse multiplicando la probabilidad de impago para toda la vida de la operación por las pérdidas esperadas en caso de impago.

La norma trae otras novedades de interés para el sector bancario español. Una de las principales, es que las entidades pasan de un modelo estimado de provisiones de pérdida incurrida a otro de pérdida esperada. Es decir, han de anticiparse al futuro. Y en todos los ámbitos, pues la nueva regulación contable publicada hoy en el BOE obliga a los bancos a que, en el cálculo de sus provisiones sobre impagos de crédito, incluya información sobre el impacto de la macro en las mismas. Pero no solo histórica como hasta ahora, sino la futura, con datos como la evolución esperada para los próximos ejercicios del Producto Interior Bruto (PIB), el precio de la vivienda, etc. Un ejercicio complejo sin bola de cristal y que supone un esfuerzo adicional para los equipos de análisis cíclico del sector.

Aún así, desde el Banco de España limitan el impacto final sobre las reservas y el capital de la banca española, explicando que la Unión Europea ha acordado la determinación de un periodo transitorio para diluir en cinco años dicho impacto.

 

Promedio (0 Votos)


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Vídeos

graficos-relacionados


-0,14%
IBEX 35