Mercados | Mercados

Peligro de extinción: el volumen de activos refugio se hunde un 40%

Factores como el desequilibrio ente la oferta y la demanda han provocado una escasez de activos refugio que obliga a los inversores a buscar alternativas en las que, según los expertos, el riesgo asumido no está siendo suficientemente recompensado.
Clara Alba / Invertia
martes 19 de junio de 2018  -  06:00

Si hay algo que los inversores han aprendido en esta década de crisis es que no hay nada cien por cien seguro. Ni el inmobiliario, ni el dólar, ni la deuda alemana u otros activos de renta fija se han librado de los efectos perversos de la volatilidad, con continuas advertencias de burbujas que han provocado incluso pérdidas en fondos de las categorías destinadas, precisamente, a los inversores más conservadores.

El problema, según los expertos, ya no son los baches que se puedan dar en el mercado, sino la escasez de activos seguros para los inversores. Especialmente en la renta fija. Según datos de Barclays publicados en el Anuario de Renta Fija elaborado por Axesor  y el IEB, los activos considerados tradicionalmente como ‘refugio’ pasaron de suponer un 36,9% del PIB mundial en 2007 a apenas un 18,1% en 2011. Y la cifra habrá disminuido aún más en estos últimos años de coletazos de la crisis. “En volumen, la cifra se traduce en que los activos refugio han pasado de suponer 20,54 billones de dólares, similar al PIB americano, a 12,26 billones de dólares a escala global”, indica Jesús Hernando Sarria, del departamento de investigación del instituto. Un 40% menos en tan solo cuatro años.

Los expertos incluyen en este universo títulos de deuda de emisores de contrastada solvencia y estabilidad, con un nivel del riesgo de crédito y de liquidez muy bajo. La intervención de los bancos centrales con compras masivas de deuda tiene mucho que ver en este proceso. Pero hay otros factores, como la mejora del entorno económico o la regulación que, según los expertos, pueden ejercer más presiones en este desequilibrio entre oferta y demanda. “La entrada en vigor de Basilea III y sus requisitos de liquidez puede elevar la demanda de activos refugio entre 2 y 4 billones de dólares adicionales, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI)”, indican.

Otro de los grandes problemas es que, con unos tipos de interés aún en mínimos, los inversores pueden exprimir poca rentabilidad de la renta fija más segura. Según los datos de la institución, antes de la crisis de 2007, cerca del 80% de la renta fija global con grado de inversión (15,8 billones de dólares) presentaba rentabilidades para los inversores superiores al 4%, mientras que en la actualidad menos del 5% presenta ese porcentaje (1,8 billones de dólares). “Adicionalmente, se aprecia que la proporción de empresas de menor calificación (BBB) en los principales índices de grado de inversión en bonos estadounidenses, europeos y mundiales ha aumentado de manera progresiva”, explican desde el instituto.

Los expertos explican que esta situación estaría provocando un efecto dominó en el que el rendimiento logrado por la inversión en otros mercados de deuda más arriesgados, como los bonos corporativos con grado de inversión o los bonos high yield, también tiende a la baja.

En otras palabras. Los inversores están buscando nuevos ‘activos refugio’ en segmentos más arriesgados que los tradicionales, pero no están recibiendo la rentabilidad que deberían por ese ‘riesgo extra’ que asumen. “Se da el caso de que los inversores institucionales se han visto obligados a salir de sus hábitats naturales en busca de mayores rendimientos, exponiendo sus balances a factores como mayores riesgos de liquidez, crédito y vencimiento”, advierten desde el IEB.

Y no es un fenómeno exclusivo de los mercados de deuda. “La compresión de la rentabilidad en la renta fija se ha trasladado a valoraciones elevadas a las bolsas”, indican los expertos. Insisten en que “la búsqueda de rentabilidad está llevando a los inversores a pagar múltiplos más altos con niveles de apalancamiento más elevados. Incluso en las clases de activo más ilíquidas y más alejadas en términos del perfil de riesgo de los activos refugio, los inversores no están siendo apropiadamente recompensados por los riesgos que están asumiendo”.

También desde Caixabank Research aseguran que el ‘sobreposicionamiento’ de los inversores en busca de seguridad en un grupo de emisores cada vez menor puede amplificar la volatilidad en sus respectivos mercados de deuda pública. Y coinciden en que “la prolongación de un entorno de escasez de activos seguros y tipos reales muy bajos tiene importantes implicaciones sobre la estrategia de gestión de activos de inversores con mandatos a largo plazo, como los fondos de pensiones o aseguradoras”

EL BITCÓIN… ¿UN SUSTITUTO?

Los expertos del IEB advierten del riesgo de este proceso de sustitución de activos refugio de alta calidad, generalmente emitidos por los soberanos, por otros de menor calidad, generalmente privados. Y apuntan a las criptomonedas como posibles receptores de ese dinero en busca del nuevo ‘El Dorado’. “Tendrá sentido o no, pero cuando los mercados se ponen nerviosos, el bitcóin sube, y cuando se relajan, el bitcóin baja”, explica Santiago Carbó, director de estudios financieros de Funcas, recordando que el valor de las criptomonedas en el mercado global asciende ya 263.028 millones de dólares a cierre del primer trimestre.

Los expertos del IEB dejan entrever en su informe que una posible solución para la escasez de activos refugio sería la emisión de deuda conjunta en la Eurozona (los llamados eurobonos). Sin embargo, reconocen que “las complejidades políticas de tal objetivo hacen que dicha solución sea lejana de momento".

Aun así, recuerdan que se han propuesto otras soluciones alternativas. La más directa sería que los Estados emitiesen deuda en diferentes tramos (senior y junior), con lo que no habría mutualización de la deuda (es decir, un Estado podría incumplir sus compromisos de pago sin afectar a la salud de los otros) y la protección de los activos senior estaría estipulada por contrato. “Sin embargo, dicha solución no resolvería el problema de la fragmentación de la Eurozona y dudamos de si aumentaría el volumen de activos refugio”, indican.

Promedio (1 Voto)


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.
IBEX 0,23%
IBEX