Fondos | Fondos

Así quieren atraerte los bancos hacia sus fondos de inversión: gestión discrecional, sostenibilidad y más tecnología

La competición de los bancos por atraer clientes hacia sus fondos de inversión se topa con los obstáculos de la proliferación de pequeñas gestoras, el coste de desarrollo de nuevos productos y la indiferencia de los millennials.
José M. Del Puerto / Invertia
sábado 13 de octubre de 2018  -  06:00

Ante estos tres obstáculos comunes en la carrera por ganar cuota de mercado en el negocio de los fondos de inversión, otros tantos antídotos. Los últimos movimientos de la industria apuntan a un mayor uso de herramientas tecnológicas, una creciente apuesta por el modelo de carteras de gestión discrecional y el desarrollo de fondos con componentes de sostenibilidad y desarrollo equitativo.

Estos tres son los ingredientes de una receta que busca hacer virtud de la necesidad. Y es que el Banco Central Europeo (BCE) ha insistido en que los tipos de interés se mantendrán en mínimos, al menos, hasta después del próximo verano; y eso casa mal con poder ganar de rentabilidad en el negocio tradicional bancario en tiempos de profundísimo escrutinio a las cuentas del sector.

Sin embargo, la búsqueda de márgenes operativos más holgados en otras actividades se ha encontrado felizmente con el apetito de muchos ahorradores por nuevas alternativas de inversión. Escarmentados de permanecer en unos depósitos que apenas aportan rendimiento alguno, los fondos de inversión se han convertido en su destino, como muestran las cifras récord de partícipes y patrimonio de la patronal Inverco.

A pesar de esta tendencia generalizada, no se produce al mismo ritmo en todas las capas de la población. La generación millennial ha demostrado estadística tras estadística su desapego por los bancos de toda la vida y todo lo que suene a finanzas tradicionales. En este caso, el lanzamiento de herramientas digitales que permiten que tanto la contratación, como toda la gestión y el seguimiento de inversiones se haga desde aplicaciones móviles se ha revelado como la piedra filosofal para conseguir este objetivo.

Aun a riesgo de que la introducción de estas herramientas, habitualmente con marcas diferenciadas de aquellas de los bancos que las lanzan, canibalice parte del negocio de sus matrices, son más y más las entidades que apuestan por este modelo. Carlos Pérez Parada, director general de Andbank Wealth Management, explicaba esta semana en un foro especializado que “aunque los millennials no tienen a los bancos entre sus empresas de cabecera, se los puede atraer con plataformas diferenciadas”. Siempre sin olvidar que son un grupo de población con mucha tendencia al autoempleo y, por tanto, “requieren de financiación y servicios de planificación y gestión del dinero”.

Para Rocío Eguiraun, consejera delegada de Bankia Fondos, “el uso masivo de tecnología” es la palanca que está permitiendo que los millennial materialicen su tendencia al ahorro, pues “a pesar de su limitada capacidad para ello, uno de cada cuatro lo hace de forma sistemática, concienciados de que deben planificar su futuro financiero”. Sabe de lo que habla, pues la gestora del banco nacionalizado fue líder en captación de clientes en el complicado mes de agosto, algo que también fue posible gracias a su apuesta por la gestión discrecional de carteras, compartida con otros grandes nombres de la banca española y cuyo desarrollo implica también un elevado componente tecnológico.

Este servicio, tradicionalmente reservado a grandes patrimonios, se ha extendido a las carteras más modestas gracias a la implantación de roboadvisors y el diseño de diferentes perfiles automatizados de inversión. En ambos casos, además de una mayor simplicidad en la relación con el cliente que no está reñida con la transparencia, se consigue un sustancial ahorro de costes. Luis Megías, consejero delegado de BBVA AM, lo tiene claro: “El mínimo de inversión para entrar en el programa de carteras perfiladas va a ir a la baja gracias a la tecnología”.

Es precisamente que gracias a estos fondos, el banco vasco ha adelantado al Santander como segunda mayor gestora española por patrimonio bajo gestión. La rebaja en los niveles de entrada a estos perfilados y la decidida apuesta del sector por estos vehículos se deja sentir en captaciones por casi 7.500 millones de euros en lo que va de año, el doble que lo conseguido por el resto de la industria, según datos de la consultora especializada Vdos. Cerca de un 20% del patrimonio de la industria está confiado ya a perfilados.

El presidente ejecutivo de la gestora del Sabadell, Cirus Andreu, coincide en que “todavía hay mucho por hacer en las nuevas soluciones de gestión de carteras”, porque además MiFID II potencia el uso de estos modelos y todavía no ha sido implantada al 100% en España. Eguiraun apunta que ya se ha dejado sentir con fuerza el crecimiento de las denominadas clases limpias -fondos de bajas comisiones sin retrocesión-, la gestión discrecional y el asesoramiento, pero que aún queda por ver “una homogeneización de las comisiones entre grupos que den lugar a una mayor competencia”.

Para Sol Hurtado, directora general de BNP Paribas Personal Investors, ha destacado en el X Encuentro Nacional de la Inversión Colectiva que “un roboadvisor es una herramienta más en un entorno en el que los márgenes van a la baja: en un fondo de renta fija se cobra lo que antes en un monetario y en un monetario, prácticamente nada”. Para ella, la clave está en contar con “un buen algoritmo” sin descuidar la parte de análisis fundamental y el soporte a clientes. Los que antes “se quedarían fuera por precios”, ahora tienen acceso a estas herramientas y es lo que facilita el encuentro con los millenials, “concienciados con el ahorro a corto plazo, pero sin familiaridad con la parte del asesoramiento a la inversión”, ha señalado.

Las ventajas de la apuesta por la gestión delegada de carteras y los fondos perfilados también han llevado a probar las mieles a CaixaBank, cabecera de la gestora más grande de España con 3,44 millones de cuentas clientes y 46.338 millones de euros bajo gestión.

LOS ETF TEMÁTICOS COMO PALANCA DE ABARATAMIENTO

La firma catalana fue en septiembre la única de las diez grandes del país que consiguió suscripciones netas. Juan Pedro Bernal, director general de la casa gestora, lo explica contundente: “las clases limpias van a más, la gestión discrecional va a más y la robotización de procesos y datos va a más y ayuda a abaratar costes”. En este abaratamiento de productos para alcanzar a las carteras más modestas o tacañas algunas voces apuntan también al papel de los productos indexados en algunas estrategias perfiladas.

Así lo defienden entre otros desde Mutuactivos, la gestora ligada a la aseguradora Mutua Madrileña que ha logrado hacerse hueco entre las medianas españolas de mayor tamaño del sector. presidente de UBS Gestión, va más allá y defiende que “los fondos cotizados (ETF) van a ser una herramienta clave para alterar rápidamente la distribución de activos, desligarse de índices y buscar dónde hay más valor”. Algo que considera atractivo en un entorno en el que las herramientas tecnológicas y automatizadas de distribución, contratación y gestión ganan peso mientras se desarrollan más y más vehículos de réplica de sectores y tendencias.

LOS PEQUEÑOS LOS QUIEREN VERDES

Estas dos patas, gestión discrecional y aplicaciones tecnológicas, se complementan con una tercera: la apuesta por fondos de inversión sostenible y socialmente responsable. Una característica que, de nuevo, conecta con el universo millennial. Algo que ha espoleado su demanda y desarrollo en los últimos tiempos, según justifican los primeras espadas de la industria.

El consejero delegado de la gestora del Santander, Lázaro de Lázaro, defiende que han sido los pequeños inversores los que han provocado la irrupción del factor sostenible en los fondos de inversión, no las firmas del sector. En este sentido, en el reciente foro celebrado en Madrid defendió que “en España el salto ha sido menor porque también hay un menor peso del partícipe minorista”.

A causa de esta demanda, De Lázaro defiende el cambio de modelo desde un sistema de exclusión de activos a uno de inclusión con vehículos específicos, como el de igualdad de género que la entidad acaba de confiar al equipo de Lola Solana. “No es una moda”, sentenció tajante ante las dudas de aquellos que no ven recorrido a estos productos ‘verdes’.

El director de inversiones de Mapfre, José Luis Jiménez, reconoce que “de momento hay más marketing que realidad”, especialmente si la comparación es con otros países europeos. Sin embargo, considera que el simple hecho de la creciente longevidad de la población “ya justifica velar por la sostenibilidad del ahorro”.

Hernández, de Andbank, va un paso más allá y defiende que hablar de la ISR como megatendencia “es como si hace 15 años se hubiera hecho lo mismo con la inversión por fundamentales”. Además, opina que los criterios de selección de estas herramientas “van a dejar de ser extrafinancieros”, porque el efecto de los factores de sostenibilidad sobre el negocio de las compañías que los aplican generan un impacto directo en sus cuentas.

UNA CUOTA DE MERCADO DEL 78%

Los fondos ‘verdes’ son cada vez más numerosos en la industria española, tienen mayor presencia en las carteras perfiladas gracias al desarrollo de clases específicas para estos modelos y abarcan una variedad cada vez más amplia de activos, incluida la renta fija en la que inversores y gestores se fijan ante el incremento de tipos en EEUU y varias economías emergentes. Igualmente, muchas gestoras optan por certificar la sostenibilidad de sus vehículos, aunque estos no tengan vocación ‘verde’, con el objetivo de no quedarse al margen de esta consolidada tendencia global e incipiente en el mercado español.

De momento, la estrategia parece estar funcionando para los grandes bancos españoles. En lo que va de año, su cuota de mercado en el negocio de los fondos de inversión ha aumentado en cuatro puntos básicos, hasta superar el 78%, según datos de Vdos. Los grupos independientes, segundos en el reparto de la tarta, tienen apenas un 10% del negocio. Sin embargo, la proliferación de estas últimas y el impulso que podría darles la normativa MiFID II, es la que sigue poniendo en guardia a los gigantes del sector, afanados en extender sus soluciones de siempre a bajo coste hacia aquellas carteras que se quedan fuera del circuito de las denominadas ‘boutiques’, con barreras de patrimonio relativamente elevadas para contratar sus servicios.

Promedio (0 Votos)


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Vídeos

graficos-relacionados


-0,96%
IBEX