Mercados | Mercados

Tokenización de activos: cómo hacerte con los derechos de imagen de tu futbolista favorito

Tras el bitcóin y la financiación de proyectos a través de ICOs, los expertos de FUNCAS y Finnovating apuntan a la tokenización de activos como la próxima revolución de la tecnología blockchain… si los reguladores lo permiten.
Clara Alba / Invertia
miércoles 13 de junio de 2018  -  14:27

Parece mentira, pero hace ya casi una década del nacimiento del bitcóin, la criptomoneda que ha revolucionado los mercados financieros globales y que a 31 de marzo contaba con una “capitalización” de 116.820 millones de dólares, según datos de Coinmarketcap. Al calor del desarrollo del bitcóin, en estos últimos años han ido surgiendo otras criptomonedas como el Ethereum, el Ripple o el Litecoin. Entre las  principales suman un valor total de mercado de 263.028 millones de dólares, según el último Observatorio de Digitalización Financiera de FUNCAS y Finnovating.

Más reciente es la aparición de las ICOs (oferta inicial de criptomoneda) como fórmula para financiar proyectos sobre tecnología blockchain. Diciembre de 2017 fue un mes especialmente activo en este segmento, con más de 180 proyectos y un volumen total invertido de 1.687 millones de dólares a escala global.

El movimiento de transformación es imparable. Y a pesar de que la regulación parece incapaz de seguir el ritmo de la innovación, los expertos ya hablan de una nueva ola en este universo blokchain: la tokenización de activos. Para empezar, hay que saber que un token es una unidad de valor emitida por una entidad privada, que, tal y como explican desde BBVA Research, puede servir para otorgar un derecho, pagar por un trabajo o por ceder unos datos, como incentivo, como puerta de entrada a unos servicios extra o a una mejor experiencia de usuario.

Según explica Rodrigo García de la Cruz, CEO de Finnovating, la revolución llega ahora de la mano de la titulización de cualquier tipo de activo en una criptodivisa. “Podremos tokenizar desde un piso, en el que cualquier persona pueda comprar o vender un pedazo de ese activo, hasta derechos de autor o de imagen, todo basado en esa tecnología blockchain”, explica el experto.

García de la Cruz reconoce que ante las advertencias de los reguladores, serán los inversores profesionales los que entren primero en este mercado. Es cierto que ya existen iniciativas en las que varios inversores comparten activos titulizados. Entonces, ¿qué aporta de nuevo la tokenización? Para los expertos, la clave está, precisamente, en la tecnología utilizada para estas transacciones. “Te permite inversiones de bajos volúmenes y que se ejecutan en cuestión de segundos, optimizando al máximo la operación de compra-venta”, explica García de la Cruz.

A través de la tokenización de activos, los inversores podrían comprar, por ejemplo, 100 euros de los derechos de imagen de su jugador de fútbol favorito, así como tener el derecho a acceder a un servicio (un concierto, millas aéreas, un curso online…). Pero la eficiencia de la tecnología blockchain va mucho más allá, permitiendo otras operaciones como pagar el sueldo de los trabajadores de una empresa a cada segundo trabajado. “Si la bolsa de Nueva York quiere operar con bitcóin, no es un tema de especulación, es simplemente porque es mucho más rápido”, insisten los expertos.

LA REGULACIÓN COMO FRENO AL DESARROLLO

Parece ciencia ficción, pero todo apunta a que dentro de algunos años esta podría ser la realidad financiera en los mercados globales. Eso sí, solo si la regulación acompaña. Y en el caso español, los expertos de FUNCAS reconocen que el sistema está muy atrasado. “Nuestro país tiene que hacer una apuesta más fuerte por lo digital, seguimos atrasados en la actividad económica y financiera de lo intangible, que es precisamente la que más crece”, advierte Santiago Carbó, director de Estudios Financieros de Funcas.

El experto explica que, en el caso de las ICOs, en España hay pocos proyectos “y los que se hacen se lanzan en otros países como Singapur, Suiza, etc". Según datos de Finnovating, en marzo de 2018 se registraron hasta 29 proyectos de financiación a través de ICOs por parte de empresas españolas. Pero solo 7 se constituyeron en España. “La mayoría elige otros países como Suiza, Singapur o Gibraltar, donde la regulación es más clara y específica”.

Según recuerdan, los reguladores españoles se han limitado a emitir advertencias, a la espera de los pasos que den sus homólogos europeos. “No hay una posición clara sobre las ICOs, y en otros países te dicen cómo se tienen que hacer las cosas para lanzar un token, los pasos que tienes que dar, los despachos que deben supervisar la operación, etc”. También existen códigos de buenas prácticas para este tipo de proyectos, y se diferencia claramente entre ICOs security e ICOs utility. Las primeras serían similares a una emisión tradicional, que conlleva dividendos o derechos de voto, mientras que las segundas funcionan como un 'tocken' que representa activos dentro de una empresa

“Es evidente  que la regulación no va a animar a los minoristas”, reconoce Carbó. Sin embargo, considera que el apetito por nuevos activos de inversión está ahí, y el potencial de los criptoactivos es, a su juicio, todavía enorme. Aun así, el mensaje es claro para los futuros inversores en un mundo ‘tokenizado’: “Como en todos los mercados, si no entiendes el activo, no debes acercarte”.

Promedio (0 Votos)


No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Vídeos

graficos-relacionados


+0,93%
IBEX