Empresas

¿A dónde mira Draghi cuando pide fusiones? 1 de cada 4 bancos está en Alemania

El BCE y el FMI aprovechan cada oportunidad que tienen para hablar de la necesidad de fusiones entre la banca europea. Un mensaje que tiene un claro receptor: Alemania. Desde que comenzara la crisis financiera, España o Francia han reducido a la mitad su número de entidades. Un ajuste pendiente en Alemania, cuyos bancos y cajas representan una cuarta parte de los 6.500 que hay en la UE.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, repite como una de sus máximas la necesidad de fusiones en el sector bancario europeo como única tabla de salvación para devolver la rentabilidad al sector. "El exceso de capacidad en algunos sectores bancarios nacionales, y el intenso nivel de competencia resultante, está exacerbando el estrechamiento de los márgenes", aseguró recientemente el italiano en un encuentro entre banqueros europeos.

Una opinión que comparte el Fondo Monetario Internacional (FMI). Hace unos días, el director adjunto del Departamento de asuntos monetarios, Peter Dattels, afirmaba que ¿hay simplemente demasiadas sucursales con muy pocos depósitos y demasiados bancos con costes de financiación por encima de sus competidores". Pedía el organismo con urgencia reducir el número de bancos para compensar la debilidad de algunas entidades.

Una nueva visión que contrasta con la postura que surgió con la crisis desatada por Lehman Brothers del ¿To big to fail¿ (Demasiado grande para caer). El llamado riesgo sistémico que se utilizó de excusa para el rescate de gigantes europeos como ING, Royal Bank of Scotland o Commerzbank. La pregunta que surge ahora es ¿hacia quién van dirigidos esos mensajes de consolidación bancaria?

6.000 ENTIDADES EN LA UE

Cuando uno observa las cifras en su conjunto, se ve como en la Unión Europa había en diciembre de 2007 unas 8.500 entidades financieras, entre bancos, cajas y cooperativas de crédito. En agosto de 2016, último dato disponible en Eurostat, bajo ese epígrafe hay 6.500 entidades. Es decir, de forma agregada se ha reducido casi un 25% la capacidad instalada.

Ahora hay unas 2.0000 entidades financieras menos en la Unión Europea que hace 9 años. Pero como casi siempre en la UE, si se observan los datos país por país las cifras cambian sobremanera. El dato más llamativo es el de Chipre, cuyas entidades financieras han pasado de 215 en 2007 a las 54 actuales, un 75% menos. Pero no hay que olvidar que el país sufrió un tsunami financiero que acabó con la instauración de un corralito y con algunos depositantes aportando al rescate.

En línea con Chipre hay que colocar a los Países Bajos. Hace nueve años había 341 entidades financieras en Holanda, un país de casi 17 millones de habitantes, mientras que en la actualidad hay 98. Una caída de un 70%, que se ha llevado a cabo a golpe de fusión.

Tras estos países con porcentajes que triplican la media, se observa como en Francia o España las entidades que había se han reducido a la mitad. En el caso de nuestros vecinos, han pasado de unas 800 entidades a unas 450, mientras que en España se ha bajado de 360 a poco más de 200. Un porcentaje similar al vivido por Grecia (-40%), Hungría (-41%) o Dinamarca (-42%).

Austria, con una reducción de un 19% de sus entidades, Rumania (-18%) o Portugal (-17%) se acercan a la media del 20% que se ha producido en la UE. Incluso Italia, que vuelve a estar en el centro de la polémica por los problemas de algunos de sus bancos ha hecho un ajuste de sus entidades de un 24%.

Unos ajustes que no se han producido en Alemania, si se observan los datos ofrecidos por Eurostat. Frente a las algo más de 2.000 entidades financieras que tenía en diciembre de 2007, ahora cuenta con unas 1.750. Apenas ha reducido en un 14% los bancos y cajas que pueblan el país. Del total de entidades europeas, unas 6.500, más de una cuarta parte son germanas.

Según el informe ¿Estrategia Bankinter¿ del cuarto trimestre, ¿en estos momentos la Eurozona tiene casi 5.200 entidades de crédito. De estas, España cuenta con 214 entidades entre bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito. A la cabeza se sitúa Alemania con 1.745, Austria con 653 e Italia con 620¿. Por ello, ¿parece plausible que en un futuro próximo pudiéramos ver procesos de consolidación entre entidades de estos tres últimos países para mejorar los ratios de eficiencia y rentabilidad de sus instituciones¿.

FUSIONES A LA VISTA

El equipo de análisis dirigido por Ramón Forcada, señala que ¿la atomización del sistema bancario europeo le podría convertir en el candidato idóneo para captar la atención de los inversores de M&A (mergers and acquisitions - fusiones y adquisiciones-). Y recuerdan que Draghi ha remarcado que ¿Europa tiene exceso de capacidad en el sistema bancario y que el nivel de competencia resultante ha provocado un estrechamiento de márgenes que debería corregirse¿.

Pese a que prevén movimientos en el sector bancario europeo, creen que hay factores que podrían dificultar estos movimientos. El primero es que ¿las perspectivas de crecimiento a través de la compra de entidades existentes es limitada ya que el mercado está demasiado atomizado y esto no permite ganar una cuota de mercado relevante¿. El segundo, ¿el coste regulatorio de llevar a cabo estas operaciones es elevado lo que dificulta la toma de decisiones¿. Y el tercero y último ¿no se obtienen sinergias en costes por la entrada en nuevos mercados¿.

En este panorama de fusiones bancarias, los analistas de Bankinter señalan que ¿parece sensato pensar que las siguientes operaciones en el sector financiero serán de tamaño moderado¿. ¿Nosotros creemos que las entidades grandes podrían comprar entidades pequeñas o medianas y probablemente se producirán en el propio mercado natural de cada entidad¿, añaden.

Gráficos relacionados