Viajes

6 balnearios imprescindibles para cargar las pilas

Te proponemos relajantes caminos en los más impresionantes entornos naturales

Son auténticos 360 grados de relax, y los mejores destinos para el placer

Grupo Z

6 balnearios imprescindibles para cargar las pilas

La cura termal, que ofrece beneficiosos efectos físicos y psíquicos en nuestro organismo, supone un placer. La composición mineral y la temperatura de las aguas, producen reacciones químicas, biológicas y sedantes en nuestro cuerpo.

Si además se combinan con un masaje relajante y neurosedante con efecto antiinflamatorio, exfoliante y circulatorio de arcilla verde; un masaje con chocolate para combatir el estrés e hidratar y nutrir la piel; una exfoliación con partículas volcánicas, arcilla, y aloe vera, para terminar con una hidratación con jengibre, fucus, castaño de indias, centella asiática; hará que desconectar de este mundo resulte todo un placer¿Quién no sucumbiría ante un masaje relajante y neurosedante, para después bañarse en vino, con sus magníficos efectos antioxidantes e hidratantes?
Nuestro país posee, instalados en plena naturaleza, los (casi) mejores Balnearios y Spas del mundo. Son un auténtico placer para la mente y el cuerpo. Baños termales, duchas circulares, salas de reposo, solariums, y curas hidropínicas, rodeados de una naturaleza imposible, hacen olvidarse del mundanal ruido. El Balneario Cervantes, en plena comarca de Sierra Morena, posee 1.300 metros cuadrados de instalaciones termales donde disfrutar del sinfín de las beneficiosas propiedades hidrotermales, y todos los tratamientos posibles de belleza. 

Ubicado en Santa Cruz de Mudela, nacida de las repoblaciones medievales que llevó a cabo por Alfonso VIII posee, entre varios monumentos declarados Bien de Interés Cultural, una de las plazas de toros más antiguas del mundo. Este Monumento Histórico Artístico Nacional, es de 1 641, y la única cuadra del mundo. Cuenta la leyenda que fue el contrabandista Juan El Camisón, quien redescubrió el poder curativo de las aguas deTermae Villa Padierna.

El prestigio de Lanjarón como estación balnearia le ha llegado por la variedad y calidad de sus aguas. La falla de Lanjarón, frontera entre Sierra Nevada y la Alpujarra, ha proporcionado a esta mítica tierra, multitud de manantiales. De la fusión de las nieves perpetuas y de la lluvia, surgen unas aguas frías de una extrema pureza en Lanjarón. Y de las profundidades de su tierra, unas aguas termales, curativas, y embellecedoras. Una de sus maravillosas propuestas del Balneario de Lanjarón es la Flotarium, un baño de ingravidez que afloja por completo todos los músculos del cuerpo. 

Puente Viesgo posee un entorno histórico lleno de arquitectura popular tradicional, y de bellos edificios decimonónicos. Casi en el centro de la Villa, al otro lado del río Pas, está su impresionante puente, el Balneario de Puente Viesgo, el ayuntamiento y la iglesia de San Miguel, entre otros imprescindibles. Por su parte, la exclusiva Ciudad del Vino, en pleno corazón de la Rioja Alavesa, es un lugar de locura envuelto en el mejor caldo para el cuerpo.

En la Vinoterapia Caudalie, en el corazón de la villa de El Ciego, se esconde la meca de los antioxidantes. Un Hamman para limpiar toxinas, una gran piscina interior para relajarse en cualquier momento del día, y varias cabinas de tratamientos de belleza, incluidas las barricas para baños, hacen que la jornada sea un placer divino. Y el último placer vitivinícola, se esconde en O Riberio, un lugar único para perderse. Entre espléndidos valles laderas, remansos, gargantas, bancales y terrazas, resulta excelente para la producción de vinos de calidad.

Su extraordinario microclima, resulta ideal para la maduración de las variedades autóctonas del Ribeiro. Y en esta desconocida comarca se haya Leiro, donde en el siglo XIII los monjes del Cister alzaron el Monasterio de San Clodio. Sus caballerizas hoy son un spa donde el tiempo se detuvo hace siglos.

1. Hotel Balneario Cervantes. Santa Cruz de Mudela. Ciudad Real.

El Balneario Cervantes, entre Castilla la Mancha y Andalucía, posee más de 1 300 metros cuadrados de instalaciones termales, y un sinfín de terapias entre circuitos de agua, técnicas hidrotermales, masajes, y envolvimientos. Ubicado en Santa Cruz de Mudela, este antiguo pueblo que pertenece a Ciudad Real, bien merece perderse entre sus rincones. Su Circuito Bienestar con sus jacuzzis a distintas temperaturas, y su piscina en forma de trébol de 4 hojas, con todos los chorros de agua inimaginables, te harán sentir como una sirena.

2. Termae Villa Padierna. Carratraca. Málaga

Rodeado de la impresionante belleza del Valle de Guadalhorce, en la pequeña Carratraca, se alza uno de los mejores complejos de Europa para desconectar de lo mundano. Los placeres de sus baños romanos, y su circuito termal de aguas minero medicinales, son unos de los mejores del planeta. El poder curativo de las aguas sulfurosas, cálcicas y magnésicas de Carratraca ya era conocido por los romanos, cuyos guerreros iba a tomar las aguas para curar las heridas producidas en las grandes batallas. Aunque fueron los árabes quien llamó Krarr al Krak, a este pueblo, situado en la falda de sierra Blanquilla.

3. Balneario Lanjarón. Lanjarón. Granada

El Balneario Lanjarón, en el corazón del Parque Natural de Sierra Nevada, es un privilegio para la vista y el tacto. Es uno de los mejores lugares del planeta para relajarse, y gozar de unas aguas que están consideradas como la fuente de la eterna juventud. En el hechicero entorno de las puertas de la Alpujarra granadina, es un deleite sumergirse en unas aguas mágicas, consideradas como el agua de la vida.

Sus manantiales de aguas mineromedicinales, previenen y sanan diferentes afecciones. Y las sales de las aguas mineromedicinales de tres de sus manantiales, proporcionan el equilibrio preciso para que las células de la piel se desarrollen en perfecta armonía. 

4. Gran Balneario Puente Viesgo. Puente Viesgo. Cantabria.

Cargado de una interesante y centenaria historia, este balneario es un asombroso templo del agua, tanto dentro como fuera de sus instalaciones, como dentro de sus edificios. Aquí solo hay que cerrar los ojos y sumergirse en una experiencia sublime.

Su piscina dinámica, sus saunas, termas, y baños de contraste, hacen que no se pueda pensar en nada más. Al igual que en el siglo XVIII, donde las propiedades termales de su manantial eran muy valoradas por su poder terapéutico, hoy es uno de los balnearios más reconocidos por los deportistas de élite. 

5. Vinoterapia Caudalie Marqués de Riscal. El Ciego. Álava.

Tratamientos corporales únicos en el planeta como su famoso Baño en Barrica, el Gommage Crushed Cabernet, y el Modelaje Pulp Friction con uva fresca, suponen el mejor plan del mundo para gozar de los productos de la tierra en la piel.

En la ciudad del vino hacerse un tratamiento facial basado en los efectos benéficos de los polifenoles de uva, es una experiencia sensacional. Caudali es el santuario de la vinoterapia, cuyas propiedades antioxidantes son reconocidas por médicos y cirujanos de todo el mundo. Sus tratamientos, únicos en el mundo, a base de uva, son practicados por las expertas manos de los vinoterapeutas. 

6. Vinoterapia Monasterio de San Clodio. Leiro. Ourense

No existe lugar más natural que el corazón de la comarca de Ribeiro, donde las aguas límpidas de sus arroyos y ríos, han inspirado el spa del Monasterio de San Clodio. Ubicado en las antiguas caballerizas del impresionante monasterio benedictino, este es el espacio de la belleza y el bienestar, en un refugio de paz y recogimiento.

Los viñedos de la comarca de Ribeiro, que hace siglos plantaron los monjes, son hoy la materia prima con la que mimar la piel a través de la vinoterapia. La uva rica en agua biológica, principios activos y polifenoles, aportan a la piel una increíble flexibilidad, firmeza e hidratación. Y además, estimulan la formación de colágeno y elastina en la piel. 

Gráficos relacionados