Actualidad

"España no tiene un minuto que perder": Sánchez convoca elecciones el 28 de abril

El presidente del Gobierno aguanta menos de nueve meses en el poder tras la moción de censura

El rechazo a los Presupuestos volatiliza la intención de Moncloa de alargar la legislatura

Pedro Calvo

Pedro Sánchez, durante la comparecencia de este viernes./EFE

Pedro Sánchez, durante la comparecencia de este viernes./EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este viernes la convocatoria de Elecciones Generales para el próximo 28 de abril. Sánchez anticipa así el final de la legislatura después de que esta semana fuera incapaz de sacar adelante sus Presupuestos"Unos Presupuestos sociales", ha insistido el presidente en su comparecencia, antes de reconocer: "Llámenme clásico, pero sin Presupuestos uno no puede gobernar". "España no tiene un minuto que perder", ha expuesto para defender su decisión. 

El líder socialista arroja la toalla casi nueve meses después de haber llegado a Moncloa tras la moción de censura con la que precipitó la salida de Mariano Rajoy. Pese a la mayoría lograda entonces, la debilidad del Gobierno, soportada por los 84 diputados del Partido Socialista, ha acabado imponiéndose en medio de la tensión política que genera la cuestión catalana. "Dentro de la Constitución, todo; fuera de la Constitución, nada", ha sentenciado en relación a Cataluña. 

El anuncio pone en marcha ahora otro calendario político. El 5 de marzo se resolverán las Cortes y la campaña electoral arrancará el 12 de abril

INERCIA ECONÓMICA

La economía española aguarda la cita electoral con más fuerza que la europea, puesto que en 2018 creció un 2,5% y para este año se espera un ritmo aún superior al 2%. "El crecimiento es robusto, mayor que el de las economías europeas", ha defendido Sánchez. Sánchez ha afirmado además que la subida del salario mínimo interprofesional (SMI), de las pensiones y del sueldo de los funcionarios está garantizada. 

Pero la convocatoria de las elecciones abre ahora varias incógnitas. La tramitación de la Ley Hipotecaria, la reforma de las pensiones y las negociaciones del Pacto de Toledo o el marco legal para impulsar la actividad del sector de las finanzas tecnológicas (sandbox) quedan ahora en el aire. La reducción del déficit público y la necesidad de profundizar en el descenso de la deuda pública para apuntalar la solvencia española quedarán vinculadas igualmente al proceso electoral, cuyo impacto en la economía dependerá del resultado de los comicios, en el sentido de que la fractura existente puede alargar en exceso la formación de Gobierno. "Lo que decidan los españoles, bien decidido estará", ha remachado Sánchez. 

La convocatoria oficial de las elecciones pondrá a prueba la capacidad de resistencia del Ibex 35, al que los últimos años electorales se le han atragantado. El índice español ha cerrado en negativo los ejercicios que han acogido las cuatro últimas generales, 2008, 2011, 2015 y 2016

Gráficos relacionados