Empresas

Natra se dispara un 11% para igualar el precio de la opa mejorada de Investindustrial

Los Bonomi aumentan el precio de su oferta desde 90 céntimos a un euro por acción

La mejora de condiciones para los accionistas se produce a tres semanas de la junta general de la chocolatera

José Manuel Del Puerto

Natra se dispara un 11% para igualar el precio de la opa mejorada de Investindustrial

La familia Bonomi ha subido su puja por Natra desde los 90 céntimos hasta el euro por acción. Y el mercado no ha tardado en reaccionar. Es más, con alzas de hasta el 11,4% en los 0,998 euros por título, los inversores han rozado lo que la saga empresarial italiana ha puesto sobre la mesa y algunos comienzan ya a descontar la posibilidad de nuevas revisiones del precio ofrecido. Al cierre, el último precio se ha marcado en los 0,997 euros.

Esta mejora da muestra de que la lucha por ganarse el control de Natra se le complica a Investindustrial, el brazo inversor a través del que los Bonomi han diseñado su oferta sobre la cotizada valenciana. La dura oposición que estarían encontrando para sacar adelante con ciertas garantías de éxito su oferta pública de adquisición (opa) por la chocolatera habría desembocado en este aumento de precio, según fuentes del mercado, de manera que llega incluso antes de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) realice un primer pronunciamiento público sobre la puja que se anunció hace ya casi seis meses.

La comunicación remitida al supervisor es clara al respecto: “El incremento de la contraprestación de la oferta obedece a la voluntad de ofrecer a los titulares de valores de Natra un precio superior con el fin de facilitar la consecución de los objetivos perseguidos por el oferente”. Más allá de la rotunda oposición que un nutrido grupo de minoritarios ha venido mostrando a los 0,90 euros por acción que hasta ahora se habían ofrecido, no ha de pasar inadvertido que varios fondos e inversores institucionales habían incrementado su inversión en la valenciana durante las últimas semanas mientras su cotización se mantenía prácticamente invariable.

LA CUENTA ATRÁS, DE NUEVO A CERO

A consecuencia de este cambio en la opa de los Bonomi, el contador vuelve a ponerse a cero para que la CNMV estudie por 20 días hábiles el folleto de la operación y emita su dictamen preceptivo. No obstante, en el transcurso de este periodo, cualquier requerimiento de documentación adicional o subsanación de errores volvería a poner la cuenta atrás en el punto de partida. Algo que ya habría ocurrido unas cuantas veces al considerar que el supervisor ya dio su visto bueno a admitir a trámite la oferta de los italianos el pasado 21 de febrero. Si no hubiera habido retrasos, la operación debería haber recibido el sí o no definitivo antes del 21 de marzo.

La falta de novedades sobre el estudio de la operación en un tiempo en el que otras ofertas de formulación posterior, como la de Mijail Fridman por Dia, ya se han resuelto hasta el final ha llevado a un grupo de minoritarios a exigir a la CNMV un pronunciamiento al respecto. En opinión de uno de sus portavoces, “las manos fuertes del mercado cuentan con información que no llega al pequeño inversor, que puede verse obligado a malvender sin conocer la situación real del proceso”.

Después de varias reclamaciones a la CNMV, entre las que cuenta una que busca que la oferta de los Bonomi engorde hasta los 2,735 euros por acción, tienen previsto exigir al Ministerio de Economía que tome cartas en el asunto mediante una solicitud formal la próxima semana. No obstante, como recuerda el hecho relevante publicado este jueves, la oferta tiene la consideración de voluntaria, por lo que puede formularse sin necesidad de fijar un precio equitativo para conseguir su aprobación y posterior ejecución.

El cambio de guion de Investindustrial se ha producido, además, a poco más de tres semanas de una cita clave para Natra. La chocolatera valenciana tiene previsto celebrar su junta general de accionistas el próximo 18 de junio y son varios los accionistas minoritarios que tienen previsto tomar la palabra en la asamblea para hacer resonar sus exigencias.

No obstante, su falta de organización formal impide por el momento que puedan hacer uso de la facultad que dan las normas internas de la compañía a los inversores que aglutinen al menos un 3% del capital social de Natra: incluir puntos añadidos en el orden del día previsto por el consejo de administración. Según los cálculos que manejan estos pequeños inversores actualmente rondan el 7% del capital social, con lo que por sí solos no conseguirían frenar la exclusión bursátil del valor, que requiere que un mínimo 10% de las acciones no acudan a la opa.

Gráficos relacionados