Fracasa una moción de censura contra Abe por el escándalo de las pensiones

EFE

Tokio, 25 jun (EFECOM).- Los partidos de la oposición de Japón presentaron hoy sin éxito una moción de censura contra el primer ministro del país, Shinzo Abe, por tratar de ocultar un informe que ponía en duda la viabilidad de las pensiones públicas.

La iniciativa fue presentada por el bloque de partidos de la oposición en la víspera de que termine la actual sesión parlamentaria, aunque como se esperaba no obtuvo el respaldo necesario en la Cámara Baja del Parlamento nipón, donde el partido gobernante ostenta una amplia mayoría superior a los dos tercios.

El motivo es la publicación a comienzos de mes de un controvertido informe elaborado por un organismo estatal que recomendaba a los futuros jubilados contar con cuantiosos ahorros particulares para complementar unas pensiones públicas previsiblemente insuficientes.

El documentó generó un aluvión de críticas de la oposición y la indignación de la ciudadanía, reflejada en varias manifestaciones, ante lo cual el Gobierno de Abe reaccionó calificando el documento de "erróneo" y "engañoso" y optó por retirarlo.

Los partidos de la oposición acusan a Abe de "actuar de forma irresponsable y extremadamente deshonesta sobre asuntos que afectan directamente a los ciudadanos", y de "rechazar comparecer en el Parlamento para rendir cuentas sobre lo sucedido", según consta en la propuesta de moción de censura, recogida por la agencia local Kyodo.

Los promotores de la moción, entre ellos la principal fuerza de la oposición, el progresista Partido Constitucional Democrático, consideran que Abe ha intentado tapar este delicado asunto para evitar un posible desgaste de su partido de cara a los comicios parciales a la Cámara Alta del Parlamento, previstos para el 21 de julio.

El informe en cuestión, elaborado por la Agencia de Servicios Financieros, indicaba que un matrimonio que dejase de trabajar a los 65 años -la edad legal de jubilación en Japón- necesitaría unos ahorros personales de al menos 20 millones de yenes (unos 164.000 euros) como complemento a sus pensiones públicas para poder mantenerse hasta los 95 años de edad.

Gráficos relacionados