Gastronomía

Restaurantes baratos para afrontar la rentrée

Restaurantes baratos para afrontar la rentrée

Sabemos que la vuelta es dura. Que en las vacaciones nos dejamos buena parte de los ahorros. Que llega poco a poco el momento de despedirse de las sandalias y los pantalones cortos y que toca sumergirse de lleno en la vorágine del día a día. No desesperes. Hemos seleccionado un compendio de restaurantes baratos, donde seguir disfrutando, sin dejarnos en sueldo, eso sí, para acometer con felicidad la rentrée.
Apura, la nueva sanguchería peruana de la ciudad

Mario Céspedes vuelve a la carga. Lo conocerás por ser el creador de conceptos novedosos y la mar de apetecibles como Ronda 14 y Cilindro. Pues bien, ahora el chef peruano se embarca en un nuevo concepto, una sanguchería al modo de las que hay en su Lima natal. Nos hallamos ante un concepto canalla y disfrutón, en el que el ticket medio ronda los 15 euros. Para dar a luz a este proyecto, se han hecho con un local súper transitado en los bajos de General Oraá. Además de una amplia sala con mesas altas y bajas, disponen de terraza exterior, que funcionará tanto en verano, como en invierno. ¿Lo mejor? Que abre ininterrumpidamente, de 12:00 a 24:00, por lo que es el lugar perfecto donde tomar comer, merendar, disfrutar del afterwork, cenar y hasta tomar la primera copa, porque los viernes y sábados abre hasta las 2:30 horas. 

Pero, ¿qué es una sanguchería? Sánguche es la forma peruana de llamar a los sándwiches y es un tipo de comida muy frecuente en Perú. Con el sello de Mario Céspedes, ya vaticinábamos que este iba a ser un gran sitio. Y así ha sido. Su carta es poco extensa pero con bocados extraordinarios. Arranca con una parte de tapas, piqueos y platillos para compartir, entre los que encontrar guacamole con totopos y rocoto peruano, croquetas de carabinero, tacos de pollo o un adictivo brioche de carrillera ibérica. Para comerse unos cuantos.

La carta continúa con los sangúches, que ahora mismo presentan en versiones como un calamar en tempura con rocoto, en homenaje al típico bocadillo de calamares madrileño o bocados más típicamente peruanos, como el sangúche de chicharrón de cerdo con camote frito y salsa criolla. ¡Delicioso! También encontrarás en la carta de Apura hamburguesas, para las que utilizan carne de vaca vieja asturiana y recuerdos precisamente a esta comunidad, que fue donde Mario Céspedes abrió su primer Ronda 14 junto a su mujer Conchi Álvarez, en Avilés. (Más información: General Oraá, 45)

La Retasca, vuelve el bar de toda la vida

La calle Ibiza está que arde. En apenas unos números encontramos propuestas súper apetecibles como Casa Julián de Tolosa y sus excelsas carnes, la reapertura de Bistronómika, el wine bar de la Tintorería, los cocidos madrileños de la Cocina de Frente... ¿El último en llegar? La Retasca, el nuevo proyecto de Juanjo López, alma máter de la Tasquita de Enfrente. Con ella, vuelve el bar de toda la vida, ese en el que las comandas se hacen a viva voz y los camareros responden con un ¡oído! Y de esos en los que siempre 'hay sitio al fondo'. 

Juanjo López hace una firme apuesta por las tabernas de siempre, por los bares donde manda el griterío, las raciones yendo y viniendo... ¡Una maravilla! La carta, que propone un precio medio de 20 euros, se compone de platos típicos de bar, como las patatas bravas, ensaladilla, huevos rotos, unas cremosas croquetas de jamón, oreja a la plancha o la ya famosa tortilla Capel, frita en manteca de cerdo, en vez de con aceite.
 
Si buscas algo más contundente, también te pueden preparar un chuletón de buey del Valle del Esla (con certificado) o pescados como rodaballo o lenguado a las brasas. No admiten reservas, así que lo mejor es aventurarse y hacerse un hueco en su ya apretado interior. Acaban de abrir y están a tope (más información: Ibiza, 38)

Casa 28, el bar charcutería en la carnicería más antigua de Malasaña

Lo que nos gusta que los sitios de siempre vuelvan a la vida. Y así ha sido con un local mítico de la calle Espíritu Santo, una carnicería y salchichería de la familia Fernádez, de más de un siglo de antigüedad, que si bien cerró sus puertas en 2014 para ser una tienda de ropa vintage, a principios de este año regresaba convertido en una carnicería con barra de degustación.

¿Los artífices? Adrián Rojas y Roberto Quirant, que enamorados del local, dejaron su quehacer en los fogones de Punto Mx y se aventuraron a crear Casa 28, un lugar donde el producto -a buen precio- es lo más importante. De esta forma encontrarás un espacio que te recibe con un expositor donde comprar embutidos y carnes de calidad y un espacio para degustarlos allí mismo. Por ejemplo, no puedes irte de allí sin probar su steak tartar de cadera de buey de El Capricho, así como la cecina de esta misma casa. No faltan tampoco embutidos como el salchichón, lomo, morcón o chorizo, el jamón ibérico y una cuidada selección de quesos.
 
Otro de los apartados de la carta son las tostas, pero lo más interesante, es lo que sale de sus fogones. Entraña con chiles toreados y salsa criolla, panceta ibérica con la corteza crujiente y encurtidos o una sobresaliente costilla de cerdo con salsa barbacoa y hierbas que se deshace en la boca. Lo mejor de todo. ¿Cuánto crees que te costarán estas delicias? ¡El precio medio es de 15 euros! (Más información: Espíritu Santo, 28)

Gráficos relacionados