VIAJES

5 destinos fascinantes salidos de las novelas de Julio Verne

GRUPO ZETA

5 destinos fascinantes salidos de las novelas de Julio Verne

Julio Verne ha pasado a la historia como el padre de la ciencia ficción pero sus novelas son toda una oda a la Tierra; sus tramas se envuelven de auténticas descripciones pormenorizadas de infinidad de lugares alrededor del mundo que nos hacen soñar con territorios lejanos generando en nuestro interior una acuciante necesidad de viajar.

A pesar de la imagen que nos ha llegado del escritor como «ratón de biblioteca», Julio Verne tuvo la oportunidad de conocer de primera mano un gran número de puntos del planeta, algunos de los cuales le sirvieron de inspiración como escenarios de sus historias; otros los capturó de sus lecturas e investigaciones valiéndole de referencia geográfica para situar el argumento de las narraciones.

Traemos aquí algunos de esos lugares que conquistaron y conquistan a millones de personas que se han enamorado del universo de aventuras del genial creador de Nantes; lugares fascinantes que definen algunas de las novelas más famosas de la literatura mundial.

Iquitos, una de las ciudades más inaccesibles del mundo

Juan Garral, el patriarca de la familia que protagoniza La Jangada. Ochocientas leguas por el Amazonas, hereda una hacienda cercana de Iquitos, donde gozan de una cierta popularidad. De allí parten en un viaje por el Amazonas hacia la ciudad de Belem, con el apremio de tener que resolver un acertijo indescifrable

Un viaje que recorre el «pulmón» del planeta desde la que está considerada como la «capital de la Amazonía peruana»: Iquitos. Una ciudad que se abre paso entre la selva más grande de la Tierra llegando a ser uno de los núcleos de población más importantes de Perú.

Situada al nordeste del país, sólo cuenta con acceso aéreo y fluvial con el resto del territorio, con la excepción de la carretera que la une con Nauta. En su interior podremos impregnarnos de la esencia de esta parte del mundo, en especial en el curioso Barrio de Belén, conocido como «la Venecia del Amazonas»; una puerta hacia el río más grande del mundo.

Punta Arenas, la ciudad menos contaminada de Latinoamérica

En la parte más austral de Chile y del continente americano, una lejana ciudad de tamaño medio fue escenario de dos de las novelas de Julio Verne. Robur el Conquistador es la primera de ellas, en la que Robur – el obstinado ingeniero protagonista de la historia - la divisa desde su singular máquina voladora «El Albatros» mientras recorre medio mundo desde los aires.

Por otro lado, la afamada novela Los hijos del Capitán Grant, en la que el velero Britannia recala en Punta Arenas - conocido en aquel entonces por ser una colonia penal – da buena cuenta de esta población que, actualmente, es el principal puerto de partida hacia el continente de la Antártida, además de importante base científica.

Un lugar especial igualmente por su estratégica situación, al estar ubicado en mitad del estrecho de Magallanes, separando los océanos Pacífico y Atlántico. Considerada una excelente población por su calidad de vida, tiene el privilegio de ser la ciudad menos contaminada de toda Latinoamérica.

Port Said, la ciudad de entrada al Canal de Suez

Mientras el Nautilus recorría el mar Mediterráneo en la célebre novela 20000 leguas de viaje submarino, un breve ascenso a la superficie del artefacto propició que los rehenes Ned, Land y Conseil divisaran a lo lejos la costa egipcia y las escolleras de Port Said. En efecto, la ciudad portuaria, acceso al Canal de Suez desde el mar Mediterráneo, representa uno de los puntos más característicos de la costa de Egipto y una de las ciudades más bellas de todo el país, marcada por la preciosa silueta de la Mezquita Al-Abbasy y su enorme faro.

No es muy conocido que, en lugar de este faro, otro monumento iba a ocupar ese mismo espacio para marcar de una manera notable la entrada al Canal de Suez: la Estatua de la Libertad. El autor de la obra escultórica exterior, el francés Frédéric Auguste Bartholdi, concibió su enorme proyecto en un principio para este lugar, pero la falta de fondos del gobierno egipcio hizo que declinara la propuesta, propiciando que, finalmente, acabara en Nueva York adaptando su idea original al nuevo destino.

Perm, la ciudad del Doctor Zhivago

Miguel Strogoff, el gran personaje creado por Julio Verne para la novela del mismo nombre, ha de entregar un mensaje del zar atravesando toda Siberia para evitar una traición durante la invasión tártara de Rusia. En el trayecto hacia Irkutsk, su destino, toma la ruta de Perm, una ciudad situada junto a los Montes Urales – la cadena montañosa que tradicionalmente se considera la frontera entre Europa y Asia - y uno de los puntos de referencia del ferrocarril transiberiano.

Perm es conocida por haber servido de inspiración a Borís Pasternak para crear su ciudad imaginaria Yuriatin en la novela Doctor Zhivago; el mismo autor trabajó en una fábrica en esta población rusa, lo que pudo haberle motivado. Hoy en día, esta urbe atrae cada vez a más turistas dentro de Rusia debido a su ajetreada vida cultural y social, además de su gran número de museos y su accesible casco histórico.

También conocida por albergar a las afueras el único Gulag – un campo de trabajo forzados para presos políticos durante las épocas de represión rusa – que permanece abierto al público, abriendo una ventana a esta oscura etapa de la Unión Soviética.

Stirling, el histórico lugar de William Wallace

La novela de Julio Verne Las Indias negras hace un homenaje a las minas de hulla inglesas a la vez que el escritor incorpora a la trama alguna de las leyendas escocesas; el escenario se sitúa en el concejo de Stirling, donde el ingeniero James Starr se empeña en volver a traer a la vida una vieja explotación minera. 

La pequeña ciudad de Stirling, al noroeste de Edimburgo, es una joya patrimonial de Escocia. Su Old Town, su castillo… y muchos otros más, como el Monumento Nacional William Wallace, una torre a las afueras del núcleo urbano que se alza imponente en lo alto de la célebre colina desde la que este héroe escocés mandó a sus tropas a vencer a los ingleses en la batalla del Puente de Stirling.

Gráficos relacionados