Actualidad

Sánchez e Iglesias alcanzan un preacuerdo para formar Gobierno

El líder de Unidas Podemos ocuparía la vicepresidencia del nuevo Ejecutivo

El PSOE y Unidas Podemos se comprometen a dejar atrás los "reproches" tras meses de negociaciones fallidas

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, se abrazan tras firmar al acuerdo./EFE

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, se abrazan tras firmar al acuerdo./EFE

Los líderes del PSOE y de Unidas Podemos (UP), Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, han alcanzado un acuerdo para un nuevo Gobierno de coalición del que formaría parte como vicepresidente el secretario general de la formación morada. El anuncio se produce apenas dos días después de las Elecciones Generales del 10 de noviembre, en las que el Partido Socialista bajó su resultado de 123 a 120 diputados y en las que UP cayó de 42 a 35 escaños. Entre ambos, por tanto, suman 155 diputados, con lo que ahora deberán ganarse el apoyo, o al menos la abstención, de varios partidos más para que Sánchez deje de ser el presidente en funciones y pase a serlo con plenas facultades. 

Sánchez e Iglesias, que han asegurado que "empieza un tiempo nuevo y no es momento de mirar atrás en las rencillas", han realizado una declaración conjunta en el Congreso de los Diputados para dar cuenta de los detalles de ese preacuerdo por un "gobierno progresista, con un proyecto emocionante e ilusionante para el país". El preacuerdo, que tendrá que encontrar el apoyo de otros grupos para salir adelante, se compromete a "garantizar la convivencia en Cataluña" y la "normalización" de la vida política fomentando el diálogo "siempre dentro de la Constitución".

El documento, avanzado por 'eldiario.es', precisa que las dos formaciones tienen abierta aún una negociación sobre la estructura y el funcionamiento del nuevo gobierno, que perseguirá situar a España como "referente de la protección de los derechos sociales en Europa, tal y como los ciudadanos han decidido en las urnas".

En este sentido, durante su comparencia ambos líderes han precisado que la estructura y la composición del nuevo Ejecutivo no se conocerán hasta después de la investidura. Iglesias, eso sí, ha resaltado "la generosidad" de Sánchez y ha dejado claro que UP entrará en el futuro Gobierno. Sánchez, a su vez, ha subrayado que el Ejecutivo será "rotundamente progresista"

LOS PUNTOS DEL ACUERDO

Las dos formaciones afirman compartir "la importancia de asumir el compromiso en defensa de la libertad, la tolerancia y el respeto a los valores democráticos como guía de la acción de gobierno" y asegura que el nuevo Ejecutivo "se regirá por los principios de cohesión, lealtad, y solidaridad gubernamental, así como por el de idoneidad en el desempeño de las funciones".

El preacuerdo incluye un decálogo con los ejes prioritarios de la actuación de ese Gobierno progresista de coalición y que, además de atender a la crisis en Cataluña, se centrará en "consolidar el crecimiento y la creación de empleo"; "combatir la precariedad del mercado laboral y garantizar trabajo digno, estable y de calidad".

Trabajará también por la regeneración y la lucha contra la corrupción. Protegerá los servicios públicos, especialmente la educación incluyendo el impulso a las escuelas públicas de 0 a 3 años, la sanidad pública y a la atención a la dependencia; revalorizará las pensiones conforme al coste de la vida; asegurará la vivienda como derecho y no como mera mercancía; apostará por la ciencia como motor de innovación tecnológica; recuperará talento emigrado y controlará la extensión de las casas de apuestas.

Otro de los ejes de actuación será la lucha contra el cambio climático, buscando que la transición ecologica se haga de manera justa, protegiendo la biodiversidad y garantizando un trato digno a los animales.

El Gobierno progresista trabajará también para fortalecer a las pequeñas y medianas empresas y a los autónomos; impulsar la reindustrialización y el sector primario, así como el impulso digital.

También se comprometen con la aprobación de nuevos derechos que profundicen el reconocimiento de la dignidad de las personas como el derecho a una muerte digna, a la eutanasia, la salvaguarda de la diversidad y el reconocimiento de España como un país de memoria y dignidad. Otro de los ejes de actuación será asegurar la cultura como derecho y combatir la precariedad en el sector; fomentar el deporte como garantía de salud, integración y calidad de vida.

Las políticas feministas suponen otro ámbito de actuación prioritaria. El acuerdo habla de garantizar la seguridad, la independencia y la libertad de las mujeres a través de la lucha decidida contra la violencia machista, la igualdad retributiva, el establecimiento de permisos de paternidad y maternidad iguales e instranferibles, el fin de la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y la elaboración de una ley de igualdad laboral.

El preacuerdo se compromete también a "revertir la despoblación" y dar un "apoyo decidido a la llamada España vaciada" y a ejercer la justicia fiscal y el equilibrio presupuestario porque "la evaluación y el control del gasto público es esencial para el sostenimiento de un Estado del bienestar sólido y duradero".

Después de casi seis meses de negociaciones sin éxito, que derivaron en la convocatoria de nuevas elecciones del 10-N, el PSOE y Unidas Podemos intentan hacer 'borrón y cuenta nueva' dejando atrás los "reproches" de los últimos meses.

Gráficos relacionados