Sociedad

La Cumbre del Clima de Madrid costará 60 millones pero generará 100

El Gobierno español invitará a Trump a la ceremonia inaugural junto al resto de jefes de Estado

El comité organizador ofrece a Greta Thunberg intervenir a distancia si al final no puede acudir

Grupo Zeta

La ’Castellana verde’ será un eje de múltiples actividades. / EL PERIÓDICO

La ’Castellana verde’ será un eje de múltiples actividades. / EL PERIÓDICO

La organización de la Cumbre del Clima de Madrid COP25 va despejando incógnitas contra reloj conforme se acerca su inicio, el 2 de diciembre. Así, ya se conoce la cifra aproximada que costará: unos 60 millones de euros, según ha anunciado este martes la presidenta del comité organizador, la ministra en funciones Teresa Ribera. De esta cantidad habrá que restar lo que finalmente aporten el Gobierno chileno y los patrocinadores para saber la contribución final de España.

El coste se sitúa en la banda baja respecto a las cumbres anteriores. La más barata costó 37 millones, y la más cara, 178. El impacto positivo en la economía madrileña será, además, superior al gasto: unos 100 millones de euros, según una primera estimación aún "poco precisa".   

Una Castellana verde

También se ha decidido que la calle más importante de la ciudad se convierta en una Castellana verde, donde las empresas, entidades e instituciones que tienen ahí su sede organizarán todo tipo de actividades relacionadas con la crisis climática. Serán exposiciones y conferencias que tendrán como escenario el Jardín Botánico, el Ministerio de Agricultura y el de Economía, museos como el de Ciencias Naturales...

Se está intentando, además, que se mantenga Cumbre de la Juventud sobre el Clima que se iba a celebrar en la ciudad chilena de Valparaíso. La organización del la COP25 está colaborando con las universidades madrileñas para que sea factible trasladarla, según Ribera. Estaba prevista la presencia de unos 1.500 jóvenes.

Travesía difícil

La incógnita se mantiene respecto a la presencia de Greta Thunberg, la impulsora del movimiento juvenil Fridays for Future. Ribera se mostró pesimista, tras haber contactado con el entorno de la activista. El ministerio ofreció ayuda la adolescente sueca, pero esta "no tiene problemas de financiación". "La travesía en barco por el Atlántico norte en esta época es difícil y quizá le impida que pueda venir". Como alternativa, Ribera le ha ofrecido que se dirija a la cumbre "en remoto", a distancia.

Otra incógnita aún más difícil de resolver es saber qué jefes de Estado asistirán a la ceremonia inaugural del día 2. El presidente en funciones, Pedro Sánchez, invitará a los máximos líderes de las delegaciones de todos los países, entre ellos el estadounidense Donald Trump. Será difícil que acuda porque no lo ha hecho a ninguna otra cumbre anterior, pero no es posible saberlo con total certeza dado que aún no ha sido invitado. 

Gráficos relacionados