Empresas

La realidad de la banca española: la rentabilidad que saca a su activo se limita al 0,5%

El Banco de España avisa del riesgo de que la rentabilidad del sector se vea sometida a una "presión adicional"

La rentabilidad del capital arroja una media del 6% en los cinco últimos años

Pedro Calvo

La realidad de la banca española: la rentabilidad que saca a su activo se limita al 0,5%

El sector bancario español obtuvo un beneficio consolidado de 19.438 millones de euros en 2018. Casi un 25% más que en 2017 y la cifra más alta desde 2008. Así, en grueso, el volumen impresiona. Unas ganancias próximas a 20.000 millones. 'La banca siempre gana', se puede pensar. 'Y luego se quejan', se puede alegar. Sin embargo, antes de extraer estas conclusiones conviene hacer otros cálculos. Porque ese imponente resultado palidece cuando se pone en relación con el activo total del sector. Es decir, con el dinero que pone en juego para generar ese beneficio. 

En 2018, el activo total de la banca española alcanzó los 3,55 billones de euros, un 0,5% más que el año anterior. Aquí, en este volumen, reside la clave. Para ganar esos casi 20.000 millones de euros, la banca mueve estos 3,55 billones. Y entonces la fotografía cambia, puesto que conduce a una realidad en la que el sector apenas extrae 0,5 euros de beneficio a cada 100 que moviliza. Es decir, obtiene una rentabilidad sobre el activo (ROA) del 0,55%. Como consuelo, eso sí, puede quedarse con que su ROA es superior a la media de los bancos europeos, que se limita al 0,4%. 

Estos datos sobresalen en el 'Informe de Estabilidad Financiera' que el Banco de España (BdE) presentó este martes. Y lo hacen por dos motivos: el primero, por el contraste que suponen con respecto a épocas pasadas; y el segundo, porque son la constatación de las dificultades que está atravesando el sector, que se reflejan en la baja valoración bursátil de las entidades cotizadas. De media, los ochos bancos cotizados -Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Bankinter, Banco Sabadell, Unicaja y Liberbank- cotizan a 0,7 veces su valor en libros. 

"Entre 2004 y 2008, el ROA medio de la banca española fue del 0,9%; en los últimos cinco años ha sido del 0,42%. Menos de la mitad"

Y eso que ese 0,55% representa el ROA más alto desde 2008, siempre según las estadísticas del BdE. Pero en que en 2008 esa rentabilidad fue del 0,76%; en 2007 alcanzó el 1,05%; en 2006, el 1,03%; en 2005 se situó en el 0,89%; y en 2004, en el 0,83%. Entre 2004 y 2008, el ROA medio fue del 0,9%; en los últimos cinco años ha sido del 0,42%. Menos de la mitad. 

Estos datos, a su vez, se ven reforzados por otra medida similar, la rentabilidad del capital (ROE). Entre 2004 y 2008 promedió un 16,6%; entre 2014 y 2018 su media ha sido del 6%, y eso que el último año repuntó del 6% al 7,2%, el dato más alto desde 2010. Sigue, por tanto, por debajo del coste del capital (COE), estimado en el 10%. 

OTRA AMENAZA: LA DESACELERACIÓN

Esta baja rentabilidad es la que late tras las quejas del sector a las críticas o comentarios que recibe por todo el dinero que gana y tras su oposición a la posibilidad de que el Gobierno cargue con una tasa o impuesto sectorial a la banca. En su defensa, el sector esgrime que no hay que mirar su beneficio aislado de su balance, porque de lo contrario se extrae una imagen parcial y sesgada

El escaso jugo que el sector extrae a su activo se debe a distintos motivos. Los bajos tipos de interés vigentes en la Eurozona, con los oficiales en el 0% y los de la facilidad de depósito en el -0,40%, las reducidas expectativas de inflación y el impacto que ejercen en la curva de rentabilidades del precio del dinero a distintos plazos, la irrupción de competidores tecnológicos y la presión regulatoria pesan sobre el negocio bancario. 

Y aún pueden venir más riesgos, sobre los que el BdE previene en su Informe. "En un contexto de márgenes reducidos, la rentabilidad de los bancos españoles se verá sometida a una presión adicional por las consecuencias de la desaceleración económica", precisa. La resolución definitiva del 'Brexit' y los riesgos por litigios son otros de los peligros sobre los que el Banco de España también advierte. 

Gráficos relacionados