Empresas

Hernández de Cos: "La banca debe recuperar cuanto antes la confianza de la clientela"

El gobernador advierte del riesgo de cobrar a los clientes por los depósitos

Insiste en el impacto de una mala reputación en el negocio de los bancos

Clara Alba

Hernández de Cos: "La banca debe recuperar cuanto antes la confianza de la clientela"

El Banco de España vuelve a mostrar su preocupación por el riesgo reputacional al que se enfrenta la banca. Ya lo ha hecho en numerosas ocasiones. Incluso incluyó el coste de los litigios como uno de los principales riesgos de su último 'Informe de Estabilidad Financiera'. Y ahora, el gobernador del organismo, Pablo Hernández de Cos, advierte de que este ‘bache’ puede impactar de lleno en el negocio. 

Durante una jornada financiera organizada por IVIE y la Universidad de Valencia, Hernández de Cos ha explicado que, aunque el aumento de los costes legales no es exclusivo de la banca española, esta situación repercute negativamente en la rentabilidad del sector. Recuerda que este escenario ha venido acompañado de un deterioro de la reputación “que puede conllevar en el medio plazo, si no se revierte, a una pérdida de negocio”.

Una seria advertencia que el gobernador lanza en medio de la creciente preocupación que el organismo ha mostrado recientemente por la aparición de nuevos competidores, especialmente dentro del sector tecnológico. “Por todo Por todo ello es fundamental que el sector recupere cuanto antes la confianza de la clientela, que es un activo clave en el negocio financiero”, ha insistido Hernández de Cos.

Además de la reputación, el reforzamiento del capital o el cambio tecnológico, el gobernador del Banco de España también ha entrado en el debate sobre la posibilidad de que los bancos comiencen a cobrar a los clientes por sus depósitos, como respuesta a la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de establecer el interés de la facilidad de depósitos en el -0,50%. 

Durante su discurso, Hernández de Cos ha explicado que “el coste de los pasivos, y en particular de los depósitos que constituyen la principal fuente de financiación de los bancos españoles, tiende a mostrar una menor sensibilidad frente a los cambios en las rentabilidades negociadas en los mercados en comparación con la de la remuneración de los activos”. 

En este sentido, insiste en que este efecto se hace mayor cuando los tipos de interés se aproximan a cero... o va más allá todavía. “La resistencia a la baja en el coste de los depósitos responde a que un tipo de interés por debajo de cero en estos instrumentos podría conllevar una caída en la oferta de fondos, especialmente en el caso de los hogares, ya que sus tenedores podrían preferir sustituirlos por efectivo, cuya remuneración es nula pero no negativa”.  

Gráficos relacionados