Banca

El Banco de España advierte sobre el impacto de la tasa Tobin para los clientes bancarios

La subgobernadora Margarita Delgado asegura que la fusión BBVA-Bankia no está encima de la mesa

Rechaza las fusiones transfronterizas pero insiste en que hay espacio para las nacionales

Invertia / EP

El Banco de España advierte sobre el impacto de la tasa Tobin para los clientes bancarios

La subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, ha advertido este martes de que si el Gobierno aprueba finalmente la Tasa Tobin, un impuesto que gravaría las transacciones financieras, esto podría acabar trasladándose a los clientes de las entidades. "Evidentemente la Tasa Tobin puede afectar a los clientes" en cuanto a que se notaría "en los beneficios y en la rentabilidad" de la banca, ha explicado Delgado en un desayuno organizado por el Club Diálogos para la Democracia.

Preguntada también por una posible subida general de impuestos, ha dicho que cualquiera que se decida "afectará a la banca", por lo que ésta tendrá que tomar sus decisiones de gestión como entidades privadas que son, aunque les ha recomendado actuar "con criterio y responsabilidad".

Sobre la posibilidad de que el nuevo Gobierno facilite una fusión entre la nacionalizada Bankia y BBVA, ha asegurado que no hay nada similar encima de la mesa, al tiempo que consideraba que las fusiones deben aportar "sinergias y valor añadido" y no se deben generar "a cualquier precio".

AIÓS A LAS FUSIONES TRANSFRONTERIZAS

Es un mensaje que empieza a calar dentro del Banco de España. Delgado ha vuelto a dejar claro que en el entorno actual parece "difícil justificar la racionalidad económica de las fusiones transfronterizas", unas operaciones que desde otras instituciones como el Banco Central Europeo (BCE) llevan años solicitando a los bancos de la región. En este sentido, sí reconoce que este tipo de operaciones permiten potenciales ganancias de competitividad "para las entidades que cuenten con un modelo de negocio que permita ahorros verticales".

La subgobernadora del Banco de España también ha aludido a la ventaja de diversificación de estas posibles uniones que, aun así, ve difícil de completar a menos que se produzca una "mejora sustantiva" de los ingresos y diversificación de productos en el sector. "Yo ahora mismo lo veo verdaderamente difícil", ha admitido.

"Creo que la falta de reconocimiento explícito de la diversificación como factor reductor del riesgo puede ser un aspecto que esté limitando este tipo de integración transnacional", ha señalado Delgado, insistiendo en que las ventajas de las sinergias se observan, sobre todo, en las fusiones entre entidades del mismo país, gracias a la eliminación de duplicidades en sucursales y servicios centrales.

En este sentido, la subgobernadora ha señalado que el mapa de fusiones en España aún "no está cerrado", aunque cree que no solo hay que valorar qué fusiones son deseables y cuáles no, sino también en qué medida un proceso de fusión crea una entidad más solvente y con un modelo de negocio más sólido, permitiendo reducir costes estructurales de un modo "significativo".

"Es bien conocido el radical proceso de consolidación que el sistema bancario español ha llevado a cabo desde 2009", ha remarcado, al tiempo que ha ofrecido algunas cifras como la reducción de más de un 30% en el número de entidades, el cierre de unas 20.000 oficinas o el recorte de un 30% de las plantillas, unos 90.000 empleados menos.

BANCOS ZOMBIES

Este exceso de capacidad y alta competencia lleva a la banca a operar por debajo de márgenes, según el Banco de España. Una situación que imposibilita realizar inversiones necesarias y su adaptación a las nuevas tecnologías y nuevos operadores, creando una especie de 'bancos zombies' que arrastran aún más hacia abajo la rentabilidad del sector.

Delgado se ha referido a un estudio que señala a las entidades que presentan una rentabilidad sobre recursos propios (RoE) inferior a la mediana del 6% durante tres años. Sin embargo, cree que el grupo más preocupante es el de entidades con una rentabilidad inferior al 3%, que suponen alrededor del 25% del total.

"Debemos admitir que, pese a los avances, persisten todavía determinados obstáculos culturales, institucionales y regulatorios que dificultan la creación de un mercado bancario verdaderamente europeo", ha insistido Delgado, que también ha aprovechado su intervención para recordar que el Corte Inglés no ha pedido de momento una ficha bancaria, lo que le permitiría ampliar la actividad, que ahora se limita a la financiera que posee junto con el Banco Santander.

Gráficos relacionados