Banca

Los tipos negativos y las provisiones condenan a la banca a una caída del beneficio del 15% en 2019

El sector estrena esta semana la temporada de resultados con una previsión de 14.200 millones para 'los seis del Ibex'

Si se confirman las previsiones, se trataría de la primera caída en el beneficio desde 2016, el año de las pérdidas del Popular

Clara Alba

Los tipos negativos y las provisiones condenan a la banca a una caída del beneficio del 15% en 2019

No son tiempos fáciles para el sector bancario. Aunque el entorno de tipos negativos lleva años mermando la rentabilidad y las ganancias, aún quedan ajustes que asumir en las cuentas de las entidades. El crecimiento de beneficios se ha paralizado y así quedará en evidencia en los resultados anuales que este jueves estrena Bankinter y que estarán marcados por los ajustes que BBVA y Santander han realizado en sus fondos de comercio en EEUU y Reino Unido, respectivamente.

El consenso de analistas de Refinitiv (antigua Thomson Reuters) espera un beneficio de 14.200 millones de euros para los seis bancos del Ibex 35 en 2019. El dato implica una caída del 14,8% respecto a los 16.676 millones registrados en 2018De cumplirse las previsiones, 2019 sería el primer año de caída de beneficios desde 2016, cuando las ganancias conjuntas se desplomaron un 20% por las pérdidas de casi 3.500 millones presentadas por el Popular.

PREVISIONES ‘FLOJAS’ PARA 2020

El problema es que la previsión tampoco es muy optimista para este 2020. Es cierto que los beneficios mejorarán hasta los 16.364 millones de euros, según el consenso. Pero solo gracias a que Santander y BBVA compararán con un mal 2019. Además, la cifra estaría aún por debajo de los 16.676 millones de euros que el sector ganó en 2018.

Los inversores tienen claro que aún quedan años difíciles para la banca en plena desaceleración económica global. De hecho, solo CaixaBank registra una mínima rentabilidad positiva en bolsa en lo que va de año. Bankia cae un 4,5%, BBVA Bankinter un 3%, Sabadell un 2% y Banco Santander un 0,8%. Sus precios de cotización siguen muy deprimidos. Pero ni por esas. Ni siquiera la posibilidad de que el Banco Central Europeo (BCE) revise este mismo año su política de tipos negativos parece convencer a los inversores.

Por eso, esta ronda de resultados puede suponer un cambio de tendencia no tanto por los números de 2019, sino por las previsiones que las entidades manejen para los próximos años. Los analistas estiman que la Bankinter cerrará el año con un beneficio de 547,6 millones de euros, un 4% más que en 2018. El consenso estima el fin de sus resultados récord para 2020 con una estimación de 535 millones, cuando se producirá la segregación de Línea Directa.

Banco Sabadell sería la otra entidad con una mejora del beneficio hasta los 834 millones de euros, muy por encima de los 328 millones que ganó en 2018 tras la crisis de su filial británica TSB. Hasta aquí, porque los otros cuatro bancos del Ibex presentarán unos resultados marcados por la caída de las ganancias.

AJUSTES EN SANTANDER Y BBVA

En concreto, los expertos esperan que el beneficio del Santander se reduzca un 21% hasta los 6.183 millones de euros, afectado por el ajuste de su fondo de comercio en Reino Unido. Para 2020, el consenso cree que la entidad –que hará públicas sus cuentas el 29 de enero, recuperará posiciones hasta los 8.000 millones de euros. El avance es notable, pero apenas representa 200 millones más de los 7.810 millones registrados en 2018.

Dos días después de la presentación del Santander llegará el turno de BBVA, para quien se espera un beneficio de 4.289 millones de euros, un 19% menos que los 5.324 millones registrados en 2018. Para este año, el consenso anticipa unas ganancias de 4.467 millones, similares a las previstas para 2019.

Por su parte, CaixaBank rendirá cuentas al mercado el 31 de enero en Valencia. Las previsiones apuntan a una caída del beneficio del 13% hasta los 1.723 millones de euros, tras los gastos derivados del ajuste de personal que la entidad aún no ha cerrado en España. Este año, la mejora sería notable con un beneficio que superaría los 2.000 millones de euros.

MÁXIMA EXPECTACIÓN CON BANKIA

Dos días antes, el 28 de enero, los inversores ya conocerán los resultados de Bankia, en medio de una enorme expectación ante el futuro del proceso de privatización de la entidad con el nuevo Gobierno de coalición. Los gestores de fondos coinciden en que un posible impuesto a la banca ya está más que descontado en el mercado, y los rumores de fusión de la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri vuelven a estar sobre la mesa, mucho más después de que el banco se viese obligado a rebajar la previsión de beneficio establecida en su Plan Estratégico por el entorno de tipos de interés en mínimos.

El consenso espera que Bankia presente un beneficio de 624 millones de euros en 2019, un 11% menos que los 703 millones que ganó en 2018. La tendencia de caída se mantiene para este año, con un beneficio estimado de tan solo 585 millones de euros a cierre del ejercicio.

Estas previsiones evidencian que al sector aún le queda un largo camino para generar mayores ingresos y mejorar en rentabilidad. Un factor clave para su recuperación en bolsa. Según datos de las entidades a cierre de septiembre, la rentabilidad media sobre recursos propios (ROE) de la banca del Ibex se situaba en el 7%, todavía inferior al coste de capital (COE) que exigen los inversores.

Gráficos relacionados