Economía

El mercado sí cree (esta vez) a la Fed: se tomará una pausa con los tipos en diciembre

Powell anticipó la semana pasada que la entidad no reducirá más los intereses este año

El mercado solo da una probabilidad del 5% al descenso de los tipos en diciembre

Pedro Calvo

El presidente de la Fed, Jerome Powell./EFE

El presidente de la Fed, Jerome Powell./EFE

Esta vez, el mercado sí se cree a la Reserva Federal (Fed). Tras tres rebajas consecutivas de los tipos de interés por parte del banco central de EEUU, la entidad presidida por Jerome Powell anticipó la semana pasada que su intención es no bajarlos más este año. Y el mercado parece estar de acuerdo.

En estos momentos, la opción de recortar los tipos en un cuarto de punto, hasta el 1,25-1,50%, solo cuenta en el mercado con una probabilidad del 5%. El 95% se otorga a que la Fed deje los intereses donde están desde la semana pasada, en el 1,50-1,75%.

Si en las dos últimas rebajas, la de septiembre y octubre, el mercado fue más rápido que la Fed a la hora de asumir que los tipos iban a bajar, esta vez su visión está alineada. Y sugiere que el banco central de EEUU finiquitará el año sin añadir una cuarta rebaja a las tres ya emprendidas.

No es poca cosa, puesto que hace justo un año la hoja de ruta de la entidad pasaba por una subida de los tipos en diciembre, como acabó ocurriendo para completar un ciclo de cuatro aumentos en 2018, y por tres incrementos adicionales en 2019. En diciembre de 2018, redujo esas tres subidas adicionales a dos; en marzo de 2019, descartó elevar más el precio del dinero; en junio preparó el terreno para abaratarlo; y en julioseptiembre y octubre ha reducido los tipos de manera sucesiva para protagonizar un importante viraje en su estrategia con respecto a la prevista hace un año.

Un viraje que no se ha basado únicamente en los tipos, sino que también alcanza al balance de la institución. La Fed empezó el año manteniendo la reducción del balance iniciada en octubre de 2017; en marzo, situó la finalización de la reducción en septiembre; en junio adelantó que dejaría de empequeñecer su balance en agosto; y desde septiembre lo viene engordando de nuevo a base de las operaciones de financiación, primero, y las compras de letras, desde mediados de octubre y a razón de 60.000 millones de dólares al mes, en el mercado para reforzar la liquidez del sistema. Como consecuencia, el balance, que entre octubre de 2017 y agosto de 2019 menguó de los 4,45 a los 3,76 billones de dólares, se aproxima de nuevo a los 4 billones.

Gráficos relacionados