Bolsa

El Ibex se aferra al 8.500 en pleno repunte de la tensión comercial

El selectivo pasa de perder un 1% a cerrar prácticamente plano en 8.519 puntos

La rentabilidad del bono español cierra por debajo del 0,1% y roza tipos negativos

Invertia

Imagen del interior de la Bolsa de Madrid./EFE

Imagen del interior de la Bolsa de Madrid./EFE

Máxima volatilidad en los mercados globales. Y la bolsa española no se queda atrás en los bandazos. Después de perder más de un 1% para ahondar en mínimos del año en el entorno de los 8.400 puntos, el Ibex 35 buscó a última hora el rebote de la mano del giro alcista en la apertura de Wall Street. 

Sin embargo, los ánimos se desinflaban al cierre y el selectivo despide la sesión prácticamente plano, con una caída del 0,04%, que al menos ha permitido al indicador mantener los 8.500 puntos

Los inversores han estado debatiéndose entre el rojo y el verde durante toda la sesión, marcada por un escaso volumen con el festivo de la Asunción de la Virgen, en el que la bolsa española opera con normalidad. La agitación de los últimos días se constata no solo en los máximos a los que ha accedido el Vibex, el índice que mide la volatilidad de la bolsa española, sino también en que los bonos soberanos siguen recortando su rentabilidad a nuevos mínimos históricos.

De hecho, la rentabilidad del bono español a diez años ha cerrado hoy en el 0,028%, su mínimo histórico y al borde del cero, al tiempo que la alemana ha perforado todavía más sus registros negativos y cotiza al -0,716%. El resultado es una prima de riesgo que supera os 80 puntos básicos en un contexto en el que la curva invertida de los papeles estadounidenses augura una recesión más pronto que tarde.

La tensión en los mercados de deuda llega con los inversores buscando refugio ante los temores de recesión a los que este jueves ha añadido más leña una nueva amenaza en la guerra comercial. El presidente de EEUU, Donald Trump, ha dejado claro que cualquier acuerdo comercial que firme su país con China deberá hacerse en términos estadounidenses, después de que el Ministerio de Finanzas chino haya publicado un comunicado en el que asegura que tomará las medidas necesarias para contrarrestar los últimos aranceles anunciados por EEUU, aplazados hasta diciembre.

Pese a la mayor tensión, el mercado ha intentado recuperar el pulso de la mano de Wall Street, que ha abierto con subidas gracias a los buenos resultados de WalMart y a datos macro mejor de lo esperado como la última encuesta manufacturera de la Fed de Nueva York. 

NUEVO TIJERETAZO A LA BANCA

Los bancos son los valores que más están sufriendo la volatilidad, pasando del rojo al verde (y viceversa), durante toda la sesión. El sector anticipaba una nueva jornada de pérdidas después de un nuevo tijeretazo de recomendaciones y precios objetivo que esta vez ha salido de los mostradores de Citi. Sin embargo, y tras el fortísimo castigo sufrido ayer, la banca ha buscado el rebote con avances del 0.8% y del 0,7% para Bankinter y Sabadell, mientras que Bankia y Santander limitan su recuperación al 0,2% y al 0,1%,

 Santander, de hecho, no ha sido capaz de recuperar al cierre los 3,5 euros por acción que la entidad perdió en la sesión del miércoles. El conjunto del sector -que ha perdido más de 20.500 millones de euros en bolsa desde la última reunión del Banco Central Europeo (BCE)- busca ahora resarcirse de sus penas. Pero todo apunta a que costará más de una sesión recuperar los soportes clave perdidos en las últimas semanas. 

Iberdrola, con una subida del 2,3% al cierre, ha sido el verdadero 'salvador' del selectivo, consolidando su posición como compañía con mayor peso del Ibex 35, puesto que acaba de arrebatar al Banco Santander. 

En el lado de las caídas destaca el desplome del 6% sufrido por MásMóvil, que ya pierde más de un 20% en lo que va de mes. Engás e Indra también se dejan más de un 2%, mientras que Cie Automotive y Repsol pierden más de un 1,5% al cierre. 

Gráficos relacionados