Bolsa

El Ibex entrega el 8.700 a los últimos bombazos de la guerra comercial

El índice español cae un 0,8% este viernes y suma cuatro semanas a la baja

La escalada del enésimo órdago Pekín - Washington ha restado todo el protagonismo a la Fed

Invertia

La sesión de este viernes ha sido no apta para cardíacos en las bolsas europeas. Las mismas que iniciaban la jornada con notables subidas a la espera de noticias de la Reserva Federal (Fed) desde Jackson Hole, han pegado un sonoro tropiezo con el anuncio por parte de China de más aranceles a EEUU. Después, Jerome Powell lograba despertar el optimismo con su intervención en el tradicional simposio veraniego, pero el anuncio de duras represalias por parte de Trump ha terminado de inclinar la balanza hacia las pérdidas.

Este es el errático camino que ha llevado al Ibex 35 de acariciar los 8.800 puntos a entregar la cota del 8.700 antes del parón del fin de semana. El último cruce para el índice español este viernes ha tenido lugar en los 8.649,5 puntos, un 0,77% a la baja. Este comportamiento ha confirmado la cuarta semana consecutiva a la baja para el selectivo, que en estos últimos cinco días ha perdido un 0,24% de su valor. En lo que va de este turbulento mes de agosto, el retroceso alcanza ya el 3,6%.

De poco ha valido que el presidente de la Fed, Jerome Powell, haya asegurado que "actuará según convenga" y que "vigila de cerca" las señales que alertan de una eventual recesión global. Eso sí, ni una palabra sobre las reiteradas exigencias de Donald Trump de acelerar el recorte de tipos de interés y recuperar viejas herramientas de estímulo. Este, el presidente de EEUU, es el que ha terminado convirtiéndose en el verdadero protagonista de la sesión, pues ha anunciado duras represalias contra la decisión de China de establecer aranceles sobre productos estadounidenses por 75.000 millones de dólares. El pulso comercial se convierte en bombardeo y mina el ánimo de los inversores.

La dificultad para desentrañar cuál podría ser el próximo movimiento táctico en esta lucha ha provocado un fuerte éxodo de los mercados hacia activos de carácter refugio. Así se entiende que el bono español a diez años haya devuelto su rentabilidad hacia el entorno del 0,14% mientras que los 'bunds' alemanes de referencia han ahondado en terreno negativo hasta el -0,68%. La prima de riesgo, brecha entre ambas cifras, ha engordado hasta los 82 puntos básicos este viernes.

De regreso a la renta variable, más que el Ibex 35 han sido el grueso de sus vecinos. El índice más bajista ha sido el Ftse MIB de la Bolsa de Milán, aquejado de los propios males que atraviesa el país por la inestabilidad de su Gobierno de coalición. El DAX de Fráncfort y el CAC 40 parisino han cedido a la par un 1,1%. El Ftse 100 británico ha amortiguado mejor el golpe por los tratados comerciales que Reino Unido ya negocia con EEUU para después del Brexit y tan solo ha retrocedido un 0,47% al cierre.

En Madrid, solo siete valores han conseguido esquivar las caídas dominantes. Cellnex ha sido el cabecilla de grupo con una revalorización a contracorriente del 2,5% que ha llevado su gráfica hasta los 36,47 euros por acción. Grifols ha sumado un 0,7% y Endesa ha completado el podio con alzas del 0,44%. Mediaset España (+0,27%), Siemens Gamesa (+0,25%), Naturgy (+0,21%) y Ferrovial, completamente plano, han sido el resto de valores que ha esquivado el descenso.

Al otro extremo de la tabla de revalorizaciones, los bancos y los valores más expuestos al comercio internacional se han apiñado. ArcelorMittal (-2,4%) y Cie Automotive (-2,23%) han sido los más bajistas seguidos muy de cerca por el Sabadell (-2,13%), cuya gráfica apenas ha logrado aguantar los 0,75 euros por acciónBBVA, Santander y CaixaBank se han apuntado recortes superiores al 1,5% y Repsol (-1,84%) ha sufrido el abartamiento del petróleo por miedo a que el pulso comercial se traduzca en recesión.

Gráficos relacionados