Criptodivisas

La industria española del bitcóin culpa de su estancamiento al retraso del sandbox

El marco regulatorio para las fintech está ya abocado a un retraso mínimo de dos años

A falta de sandbox, las startups del bitcóin aguardan su aceptación por algún gigante tecnológico

José Manuel Del Puerto

La industria española del bitcóin culpa de su estancamiento al retraso del sandbox

El bitcóin no termina de despegar en España. Ni como activo de inversión ni como moneda de pago. Los últimos bandazos de precio de la criptomoneda no ayudan, pero desde la industria se apunta sin dudar al retraso en la entrada en vigor del sandbox fintech como uno de los principales obstáculos para el desarrollo de muchas herramientas que ayudarían a difundir el uso de la divisa digital por excelencia.

A fuerza de bloqueos políticos, el sandbox fintech acumula ya dos años de retraso sobre el calendario inicialmente establecido para su puesta en marcha. A pesar de que desde el sector se ha reclamado una aprobación urgente a través de un decreto-ley, las dificultades para justificar la urgencia de esta vía a las puertas de la enésima campaña electoral de los últimos meses parecen indicar que el marco regulatorio blando para las nuevas compañías tecnológicas especializadas en finanzas tendrá que esperar.

En un reciente coloquio sobre los retos del bitcóin organizado por Investing.com, el fundador y consejero delegado de Eurocoinpay, Herminio Fernández de Blas, afrimó con rotundidad que “hace falta un sandbox que regule ya las iniciativas sobre criptomonedas”. En este mismo sentido apuntó que países del entorno más cercano a España han tomado la delantera en esta industria al haber sido más ágiles en el desarrollo de modelos regulatorios en esta línea.

A falta de un marco regulatorio favorable, la industria confía en la adopción del pago con bitcóines por algún gigante del comercio online

Algunos de estos países que se han beneficiado de la tardanza de España para tomar la delantera son Malta, Suiza y Estonia, que precisamente está considerada como la meca europea de las divisas digitales. En estos tres mercados, la existencia de normativa específica para el funcionamiento de las fintech ha favorecido un mayor florecimiento de iniciativas en este sector que, a su vez, se ha traducido en que los pagos cotidianos con bitcóines se estén volviendo cada vez más habituales entre su ciudadanía.

Los cálculos de los expertos implicados en el atropellado despliegue del sandbox desde su origen señalaban que una fintech podría echar a rodar en la mitad de tiempo de lo que ahora necesita una vez que estuviera vigente este modelo regulatorio. En este sentido, el sector lamenta que las startups especializadas en la emisión, negociación, depósito y/o pagos con ‘tokens’ y criptomonedas se estén perdiendo esta agilidad en el testeo de sus herramientas para su posterior lanzamiento al gran público.

Para Javier Pastor, director comercial de Bit2Me y asociado de la patronal fintech española Aefi, la cuestión de la adopción se debe tanto a cuestiones regulatorias que faciliten el desarrollo de la industria como a “la necesidad de los ciudadanos de poner su dinero a salvo de los bandazos de las divisas oficiales”. Algo que, de momento, parece lejos de ocurrir en Europa, pero que ya es una evidencia en economías como Venezuela, Argentina, Chile y Hong Kong, según explica. Estas son las regiones donde en los últimos meses ha crecido más la demanda de bitcóines y más se han usado para transacciones comerciales entre particulares.

COMO PRONTO HASTA MEDIADOS DE 2020

A falta de regulación que facilite e incluso fomente el desarrollo de la esta industria, Javier Molina, portavoz de eToro España, señala que la adopción de las criptomonedas como medio de pago en grandes plataformas digitales podría ayudar en esta dirección. En esta línea de discurso señala que la aceptación del bitcóin en la plataforma de servicios turísticos Expedia ha llevado a otras marcas del sector a replicar el movimiento. “Que Amazon comenzara a aceptar esta criptomoneda supondría un verdadero vuelco”, reconoce el experto.

Mientras este anuncio y el sandbox llega, desde Eurocoinpay señalan que es en la hostelería y en el comercio electrónico donde más penetración tiene, por ahora, el bitcóin en España. Es por esta razón que muchas soluciones en las que actualmente está trabajando la industria estén dirigidas hacia estos dos focos a la espera de poder apuntar luego hacia otros sectores o actividades.

De momento, y confiando en que después de las elecciones del próximo 10 de noviembre sí se pueda establecer un Gobierno con plenas facultades, la aprobación del sandbox fintech en España se retrasaría hasta mediados del año que viene. Dos años antes comenzó su tramitación y el pasado febrero ya consiguió la aprobación del Consejo de Ministros. Ahora, la industria nacional del bitcóin, al igual que todo el universo fintech, confía en el consenso de todos los partidos políticos en cuanto a la conveniencia de esta norma para que pueda ver la luz definitiva lo antes posible y favorecer el retrasado florecimiento del sector.

Gráficos relacionados