Empresas

El consejero delegado de Dia echa un capote a Fridman: "Existe un riesgo elevado de liquidación"

Borja de la Cierva insiste en que el ruso "es la única alternativa"

Un nutrido grupo de analistas e inversores sigue confiando en terceras vías

José Manuel Del Puerto

Presidencia de la junta general ordinaria de Dia del año 2019. / DIA

Presidencia de la junta general ordinaria de Dia del año 2019. / DIA

La presión del consejo de administración de Dia para que los accionistas del grupo de supermercados acepten la oferta pública de adquisición (opa) de Fridman va a más. El consejero delegado Borja de la Cierva ha firmado una carta en la que anima a vender al empresario ruso, que apenas ha conseguido apoyos para su puja, con la amenaza de que no hacerlo supone “un riesgo elevado de liquidación” para la empresa.

A pesar de que en un principio el consejo de administración de Dia se revolvió con todas las herramientas a su disposición contra Mijail Fridman, el primer directivo de la compañía asegura ahora que su campaña a favor del ruso es por ser actualmente “la única alternativa respaldada por los accionistas de la compañía” encaminada a restablecer la salud financiera del grupo. Mientras tanto, el grupo sigue en causa patrimonial de disolución -que debe solucionar antes del 20 de mayo- y camina hacia sus primeros vencimientos de deuda sin acuerdo alguno con la banca acreedora.

La misiva firmada por De la Cierva llega seis días después de que Fridman, a través del fondo LetterOne, haya ampliado en una semana el plazo de aceptación para su oferta más allá de la fecha de este martes 23 de abril, prevista inicialmente para su cierre. En este sentido, se informó de que apenas un 3% de Dia había accedido a la venta de sus acciones, cuando el ruso requiere de una aceptación mínima del 35,5% para sacar adelante la operación en los términos planteados.

Esta baja adhesión es la que está detrás de la carta, que se manifiesta en los mismos términos que había planteado ya la gerencia de la compañía cuando, a pesar de reconocer que los 0,67 euros por acción ofrecidos por el ruso no suponían un precio justo, se mostraron a favor de la operación. Solo que esta vez, las advertencias son más tajantes: “Si la opa no tiene resultado positivo, el aumento de capital aprobado por los accionistas y asegurado por LetterOne no podrá ejecutarse y, en tal caso, existe un riesgo elevado de que Dia no disponga del tiempo necesario para instrumentar soluciones alternativas que le permitan restaurar debidamente sus fondos propios y disponer de la liquidez necesaria para el curso ordinario de sus negocios y, por tanto, se vea abocada a un proceso de restructuración de su deuda (incluyendo canjes de deuda por capital) e incluso a un proceso concursal o de disolución y liquidación de la sociedad”.

Y todo ello sin mencionar la más que probable espantada desordenada del empresario ruso, que de momento es dueño de un 29,001% del capital de Dia. En cualquier caso, como explica el consejero delegado, un escenario incierto en el que cualquiera de los desenlaces posibles “podrían comportar la pérdida sustancial o incluso total de su inversión en la compañía”. Un postulado con el que varios analistas y accionistas minoritarios de la sociedad están muy en desacuerdo.

ATRINCHERADOS FRENTE A LOS 0,67 EUROS

Los que se atrincheran a no vender a pesar de estas amenazas, que ya en su momento el propio consejo lanzó para evitar el éxito de Fridman en la junta de accionistas del pasado 20 de marzo, consideran que existen más vías para el restablecimiento financiero de Dia y la revalorización de su inversión. No obstante, pocos confían ya en la posibilidad de que aparezca una contraopa, que como tarde debería anunciarse formalmente el próximo jueves 25 de abril, a tenor de que el próximo martes 30 del mismo mes es por ahora la fecha tope para el periodo de aceptación de la puja del ruso.

La situación se vuelve más crítica cada día que pasa para la compañía española de supermercados, pues Fridman ha supeditado la firma de cualquier acuerdo de refinanciación al éxito de su opa y la consiguiente toma de control en el consejo de administración del grupo, incluso aunque el organismo se ha ofrecido como puente entre la banca y sus hombres de confianza para pactar una reestructuración de deudas al estilo de la que había conseguido justo antes de la junta de accionistas donde la falta de asistencia de grandes inversores dejó la victoria en bandeja de plata para el fondo LetterOne.

NO HABRÁ SUBIDA DE PRECIO

Por su parte, representantes de LetterOne han insistido este martes en un encuentro con analistas e inversores en que no tienen previsto elevar el precio de 0,67 euros por acción que están dispuestos a desembolsar y que está en el epicentro de la baja aceptación cosechada hasta ahora. En este sentido, los hombres de Fridman han puesto el énfasis en el "empeoramiento" del negocio de Dia en los últimos meses y su pernicioso efecto sobre la ya delicada situación financiera del grupo.

El encuentro, que según agencias, se ha producido en la sede de Goldman Sachs en Londres, ha servido para adelantar que el primer trimestre del año las cifras del grupo han estado "por debajo de las expectativas del mercado", de manera que resulta "inconcebible" que puedan producirse beneficios al cierre del año en curso. En este sentido, las estimaciones iniciales para el periodo entre enero y marzo reflejan una caída de ventas en españa del 4,4%.

Gráficos relacionados