Análisis técnico

"La tendencia del euro contra la divisa británica será bajista mientras no supere las 0,8625 libras"

La divisa europea se deprecia más de un 4% contra la británica en 2019

Juan Enrique Cadiñanos (Admiral Markets)

"La tendencia del euro contra la divisa británica será bajista mientras no supere las 0,8625 libras"

La situación del euro sigue pasando por un momento de turbulencias y dudas que le está haciendo daño en el corto plazo. El problema es que no hay luz ni esperanza puesta en algo que vaya a ocurrir dentro de poco que pueda hacer que el euro escale posiciones y que recupere algo del terreno perdido semanas y meses atrás. Por el momento, seguiremos esperando a que el BCE (Banco Central Europeo) tome medidas que puedan hacer que la moneda pueda escapar posiciones y recuperar la confianza de los inversores.

Esta realidad se observa en su cruce contra la libra esterlina. Un euro compra ahora 0,859 libras, más de un 4% por debajo de las 0,894 libras de finales de 2018 y en zona de mínimos desde mayo de 2017.

Las referencias macro en las últimas semanas han tenido un sesgo positivo, lo cual arroja algo de esperanza para el medio plazo, pero en el corto plazo, la debilidad sigue siendo una realidad. Técnicamente vemos cómo los precios de dicha paridad siguen consolidando niveles y recortando niveles, perdiendo soportes con cierta facilidad, lo cual debilita aún más el recorrido. 

La última consolidación de Fibonacci fue perfectamente respetada y ejecutada y vuelta a caer. En la actual, parece haber parado en la serie áurea del 62% y tendremos que estar atentos a los próximos movimientos a ver cuál es su evolución.

Los precios pierden el nivel de soporte en tendencia bajista, lo que quiere decir que los precios ni siquiera son capaces de mantener una estructura sólida en los recortes y el papel (dinero vendedor) sigue ganándole la partida al dinero (dinero comprador). Otro de los problemas que tiene en el corto plazo es el volumen de contratación, creciente en los recortes, con respecto a los impulsos, lo que refleja la debilidad del corto plazo de la que hablábamos antes. Estaremos atentos a movimientos significativos que puedan marcar un posible cambio de tendencia. 

Por último, las medias móviles de referencia se han cruzado a la baja recientemente (la media de 60 rompió la media de 200 hace apenas unas sesiones). Este suceso supone que la tendencia de medio plazo pasa a ser bajista (técnicamente hablando). Si vemos que los precios superan y consolidan las 0,8625 libras entonces podremos hablar de posible cambio de tendencia en el corto plazo. Mientras que eso no ocurra, tendencia bajista en ambos horizontes temporales.

Gráficos relacionados