Economía

España presentará una propuesta para impulsar un seguro de desempleo europeo

La ministra Nadia Calviño ha reconocido que no hay consenso entre los países miembros

Considera que es un mecanismo clave para estabilizar la región en tiempos de crisis

EFE

España presentará una propuesta para impulsar un seguro de desempleo europeo

La ministra de Economía, Nadia Calviño, anunció este sábado que España presentará en los próximos días a sus socios de la Unión Europea una propuesta para la creación de un seguro de desempleo común, un elemento que consideran esencial para permitir estabilizar la economía de la Eurozona en casos de crisis.

"Hemos preparado un documento que será circulado en los próximos días a los Estados miembros precisamente sobre esta idea del seguro de desempleo común porque nos parece fundamental construir una UE para la ciudadanía", dijo Calviño en una rueda de prensa al término del consejo informal de ministros de Economía y Finanzas de la UE en Bucarest.

Esta contribución, de carácter técnico y sobre la que la ministra no dio detalles concretos, se enmarca dentro de los debates relativos al futuro instrumento presupuestario para la eurozona que están diseñando los ministros de cara a junio.

Según lo pactado en diciembre por los líderes europeos este fondo debe utilizarse para mejorar la competitividad y reducir las diferencias económicas entre países, pero España defiende que debe tener también un componente estabilizador.

"Este instrumento no puede repetir lo que hacen los fondos estructurales, que tratan precisamente de convergencia y cohesión. Desde nuestro punto de vista es necesario que esta convergencia incluya la convergencia en el momento del ciclo económico de todos los Estados miembros", insistió la ministra.

Esta diferencia en la situación económica de los Estados del euro es uno de los "elementos potencialmente más desestabilizadores", dijo Calviño, añadiendo que ahora mismo no hay un instrumento que permita evitar una recesión profunda en uno de los Estados miembros.

La ministra española reconoció que se trata de un asunto en el que "no existe una aproximación unánime por parte de los Estados miembros pero que España seguirá apoyando" como ha venido haciendo hasta ahora en los debates sobre el tema.

Gráficos relacionados