Mercados

Trump "ordena" la repatriación de empresas, apunta a Powell y anuncia un contragolpe a Pekín

El presidente de EEUU acusa al cabeza de la Fed de ser "el mayor enemigo" del país

Ha pedido a las empresas estadounidenses que "inmediatamente" busquen alternativas a su actividad en China

José Manuel Del Puerto

El presidente de EEUU, Donald Trump, en un acto en la Casa Blanca./EFE

El presidente de EEUU, Donald Trump, en un acto en la Casa Blanca./EFE

El órdago de China a EEUU ha encontrado respuesta inmediata en la Casa Blanca. Donald Trump ha vuelto a tirar de su herramienta de comunicación favorita para cargar contra Pekín, dar instrucciones a las empresas estadounidenses para la “búsqueda inmediata” de alternativas a sus proveedores y fábricas chinas y arremeter contra el presidente de la Reserva Federal (Fed), del que dice dudar si “es el mayor enemigo” del país.

Trump no ha dejado títere con cabeza en su última ofensiva a falta de concretar las medidas de castigo directo a China, que ha adelantado que verían la luz “esta tarde noche” americana y han resultado ser una nueva subida de aranceles. Los mensajes han llegado muy poco después de conocerse que Pekín respondía a la nueva oleada de aranceles anunciados por Washington con sus propios peajes a productos ‘made in USA’ por 75.000 millones de dólares. También poco después de que el presidente de la Fed, Jerome Powell, pronunciase su esperado discurso en el simposio de Jackson Hole.

El primer espada del banco central estadounidense se ha mantenido fiel a su tono cauto y hermético sin dejarse amedrentar por las constantes exigencias de rebaja de tipos del presidente Trump, el mismo que hoy le invitaba a que demostrase “de qué está hecha” la institución que vela por la estabilidad del dólar. Esta tozudez se ha traducido en un paso más en las duras acusaciones que el inquilino de la Casa Blanca viene vertiendo sobre el economista: “Mi única pregunta es: ¿cuál es nuestro mayor enemigo, Jay Powell o el presidente Xi?”.

En un mensaje previo en su cuenta personal de Twitter, ya había cargado contra el hombre que él mismo escogió para liderar el banco central. “Como de costumbre, ¡la Fed no hizo NADA! Es increíble que puedan 'hablar' sin saber o preguntar qué estoy haciendo, lo cual se anunciará en breve. Tenemos un dólar muy fuerte y una Fed muy débil. Trabajaré ‘brillantemente’ con los dos”, ha advertido.

ENTRE LA FED Y EL G7

Sin embargo, esta ha sido solo una parte de su mensaje, cuyo grueso ha ido destinado a tratar el pulso abierto con China y adelantar algunas de las medidas que estaría ultimando para su implantación. En este sentido, los analistas subrayan que cualquier medida es extremadamente significativa por tener lugar en la víspera de una nueva Cumbre del G7, que este sábado se reúne en la localidad francesa de Biarritz. Los inversores, por su parte, han comenzado a descontar una mayor presión hacia la economía que podría forzar la entrada en recesión de manera más acelerada, lo que ha provocado un fuerte desplome en Wall Street y caídas en todas las bolsas europeas.

El mensaje completo de Trump en la red social dice lo siguiente:

“Nuestro país ha perdido, estúpidamente, billones de dólares con China durante muchos años. Han robado nuestra propiedad intelectual a razón de cientos de miles de millones de dólares al año, y quieren continuar. ¡No dejaré que eso suceda! No necesitamos a China y, francamente, estaríamos mucho mejor sin ellos. Las enormes cantidades de dinero que China ha hecho y robado de EEUU año tras año, durante décadas, deben TERMINAR.

Por la presente, se ordena a nuestras grandes compañías estadounidenses que comiencen a buscar de inmediato una alternativa a China, que incluya llevar a sus compañías A CASA y hacer sus productos en EEUU. Responderé a los aranceles de China esta tarde noche. Esta es una GRAN oportunidad para EEUU.

Además, solicito a todos los operadores, incluidos FedEx, Amazon, UPS y Post Office, que BUSQUEN Y RECHAZEN todas las entregas de fentanilo desde China (¡o en cualquier otro lugar!). El fentanilo mata a 100.000 estadounidenses al año. El presidente Xi dijo que esto se detendría, no lo hizo. Nuestra economía, debido a nuestras ganancias en los últimos dos años y medio, es MUCHO más grande que la de China. ¡Así seguiremos!”.

Gráficos relacionados