Economía

Aún no se puede cantar victoria con el Brexit: el Parlamento tiene la última palabra

La Cámara discutirá el pacto entre la UE y Reino Unido en una sesión extraordinaria

El recuerdo del fracaso de Theresa May rebaja la euforia tras el acuerdo alcanzado

Pedro Calvo

El primer ministro británico, Boris Johnson./EFE

El primer ministro británico, Boris Johnson./EFE

Reino Unido y la Unión Europea (UE), Londres y Bruselas, Boris Johnson y Jean-Claude Juncker, ya tienen 'su' acuerdo para que el Brexit no sea caótico. Lo sellaron este jueves, en medio de la alegría de los inversores y el alivio generalizado... aunque cauto. ¿Por qué? Porque no es la primera vez que un primer ministro británico logra un acuerdo con Europa que luego salta por los aires cuando es sometido a la consulta de los parlamentarios británicos. 

Ese 'trance' tendrá lugar este sábado, que será cuando el nuevo será abordado en el Parlamento británico en una sesión extraordinaria. Al fondo, la posibilidad de que el divorcio entre Reino Unido y la UE, decidido en el referéndum de junio de 2016, acabe siendo una realidad el próximo 31 de octubre

“Si el acuerdo pasa por el Parlamento el sábado, deberíamos ver un crecimiento más fuerte en la economía del Reino Unido a medida que la nube de incertidumbre del Brexit se va disipando. Es importante destacar que este es un gran paso para evitar un Brexit sin acuerdo en el que Reino Unido habría colapsado fuera de la UE causando una recesión perjudicial", subraya Keith Wade, economista jefe de Schroders.

EL PRECEDENTE DE THERESA MAY

La clave reside en ese condicional, porque devuelve el acuerdo a un lugar ya de sobra conocido en el 'culebrón' del Brexit: el Parlamento británico. "Ya hemos vivido antes esta situación con el acuerdo de Theresa May, el cual fue rechazado en múltiples ocasiones en el Parlamento del Reino Unido", previene Ludovic Colin, de Vontobel AM. Y añade: "Por el momento, el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, ya ha dicho que estamos ante un acuerdo  peor que el de la ex primera ministra, Theresa May, y que su partido votará en contra. El Partido Democrático Unionista (DUP) ha dicho que sus posiciones no han cambiado". "Solo se ha superado el obstáculo más fácil. Sin la aprobación del Parlamento británico, este acuerdo carece de validez", remacha. 

Si el acuerdo pasa la criba del Parlamento, el Brexit aún tendrá sus incertidumbres y nuevas negociaciones, pero perderá fuerza como factor de incertidumbre; si no, se volverá a la casilla de salida y el Brexit permanecerá como un gran riesgo

Wade hace cálculos sobre los apoyos que Johnson precisa para sacar el acuerdo adelante. "Para que el acuerdo sea aprobado por el Parlamento, el primer ministro necesitará el apoyo de los 'hard-core Brexiteers' (European Research Group), los 21 rebeldes conservadores expulsados del partido y unos 17 diputados laboristas, sobre la base de que el DUP vota en contra". "La votación del sábado estará muy ajustada, pero ya hemos tenido declaraciones de parlamentarios del DUP (Partido Democrático Unionista) y del líder laborista, Jeremy Corbyn, en contra del acuerdo. Posiblemente ninguno de los dos vote a favor del acuerdo y de esa manera, la aritmética parlamentaria no alcanza para aprobar el acuerdo", apuntan desde A&G Banca Privada. 

¿Se habrá acabado el laberinto del Brexit si el Parlamento aprueba el acuerdo? No, aún no. "Suponiendo que se celebre la votación, pasaremos a un período de transición hasta al menos finales de 2020, durante el cual el Reino Unido y la UE empezarán a negociar un acuerdo comercial. Seguirá existiendo cierta incertidumbre sobre la futura relación de Reino Unido con la UE, aunque el peligro de que no se llegue a un acuerdo parece haberse evitado", apunta Wade. 

¿Y si los comunes vuelven a rechazar el pacto? Pues vuelta al principio. "Por supuesto, si el acuerdo fracasa en el Parlamento el sábado, volveremos al punto de partida. En cualquier caso, es probable que el primer ministro Johnson convoque elecciones generales”, presagia el economista jefe de Schroders.

Gráficos relacionados