Petrobras vende su subsidiaria Liquigas por 1.150 millones de dólares

EFE

La petrolera estatal Petrobras firmó el contrato de venta de su subsidiaria Liquigás, encargada del embotellamiento, distribución y comercialización de gas licuado de petróleo (GLP) en gran parte de Brasil, por 3.700 millones de reales (unos 1.150 millones de dólares).

Petrobras vendió la totalidad de sus acciones a las empresas Copagaz y Nacional Gas Butano, aunque la aprobación de la misma depende del visto bueno del organismo antimonopolio, según informó la petrolera este martes en un comunicado al mercado.

La estatal, la mayor empresa de Brasil, no precisó el porcentaje que ostentará cada compañía tras la venta.

Liquigás, líder en el mercado, cuenta con 23 centros operativos, 19 depósitos, una base de almacenamiento y carga por carretera, y con una red de aproximadamente 4.800 revendedores autorizados.

La venta de Liquigás forma parte del programa de desinversión anunciado por la estatal en 2015 para afrontar el retroceso de las ganancias, la elevación de la deuda, la caída de los precios del crudo y las dificultades de captación causados por la grave crisis económica que entonces afrontaba el país y por el mayor caso de corrupción de Brasil, del que Petrobras fue protagonista.

El primer intento de Petrobras de salir de su subsidiaria fue en noviembre 2016, cuando anunció la venta de Liquigás a Ultragaz, una subsidiaria del grupo Ultrapar, por 2.800 millones de reales (718 millones de dólares).

No obstante, el negocio fue frenado a comienzos del año pasado por el Consejo Administrativo de Defensa Económica (Cade), que argumentó que la venta representaría un serio riesgo competitivo en el mercado de gas de cocina.

Gráficos relacionados