Economía

Mapfre advierte: "Las políticas económicas que funcionaban hasta ahora empiezan a perder efecto"

La entidad prevé que España crezca al 1,7% en 2020 y al 1,5% en 2021

Advierten a los inversores del peligro de asumir más riesgo del necesario en cartera

Clara Alba

Javier Lendines, Gonzalo de Cadenas y Ricardo González.

Javier Lendines, Gonzalo de Cadenas y Ricardo González. / Mapfre

El servicio de estudios de Mapfre ha presentado este martes sus perspectivas macroeconómicas para este año. Y lo hace con cierto optimismo ante la formación de un nuevo Gobierno en España que permitirá alejar las incertidumbres por el bloqueo político vivido durante los últimos meses. Sin embargo, la entidad limitan el potencial de la economía española al 1,7% este año y alargan la ralentización para el siguiente, con una estimación del +1,5%, por debajo del 1,6% que el Banco de España mantiene para 2021. 

Gonzalo de Cadenas-Santiago, director de análisis macroeconómico y financiero del servicio de estudios de Mapfre, ha querido, sin embargo, lanzar un mensaje alentador al mercado al recordar que “la existencia del Gobierno es positiva, pues elimina la incertidumbre”. Sin embargo, reconoce que también plantea incógnitas sobre el tipo de política económica que se llevará a cabo. Unas políticas que los expertos no han incluido en sus previsiones. 

De hecho, Mapfre deja la puerta abierta a unas menores tasas de crecimiento que dependerán del impacto que tengan las decisiones del Ejecutivo en la confianza de los consumidores, en los inversores “y, en última instancia, en el desempeño futuro de la economía”. 

Aún así, Cadenas-Santiago recuerda que la tendencia de desaceleración en España es similar a la de otros países. “La confianza puede verse dañada por el contexto externo y por las escasas ganancias salariales de los próximos años”, indica el experto. En este sentido, desde la entidad advierten de que muchos agentes podrían retrasar su inversión y ygasto más allá de 2020.

RECUPERACIÓN DÉBIL Y LIMITADA

Tal y como explican desde la entidad, el proceso de recuperación será muy débil, limitado “por las inercias del pasado en la que acaecen multitud de riesgos, entre ellos viejos conocidos como la gobernanza global, los problemas de deuda corporativo y soberano, un posible ajuste en el sistema financiero soberano de China y situaciones de estrés geopolítico”. Según explica Cadenas-Santiago, también habrá riesgos denominados “desconocidos”, como una posible crisis de liquidez o los problemas de deuda apalancada en la banca en la sombra. “Sabemos que son un riesgo, pero no cómo impactará”, indican desde la entidad.

El reto demográfico a nivel global, la transformación digital o la caída generalizada del ahorro formal, gestionado por el sector financiero, también son riesgos a vigilar en los próximos meses. “Las políticas económicas que funcionaban hasta ahora están empezando a perder efecto, especialmente la política monetaria y regulatoria”, indican desde Mapfre. En este sentido, apuntan a un incremento de la desigualdad que ya ha provocado “cierta resistencia a la transformación estructural, con revoluciones sociales como las que hemos visto en Chile, Francia, etc”. 

CÓMO INVERTIR EN ESTE ENTORNO

Los expertos reconocen que este entorno macroeconómico presenta un enorme reto para los inversores y ahorradores. La desaceleración económica, sin llegar a recesión, la ausencia de presiones inflacionistas y los tipos ‘ultrabajos’ de los bancos centrales llevan tiempo obligando a los inversores a asumir más riesgo en cartera en busca de mayores rentabilidades. Y es esta asunción de riesgo lo que más preocupa a los expertos. Javier Lendines, director general de Mapfre AM, reconoce que “dentro de nuestras preocupaciones están los activos de menor calidad crediticia, como los bonos por debajo del grado de inversión, en los que el alto nivel de endeudamiento puede provocar un incremento de las tasas de ‘default’ este año”.

Del mismo modo, advierten de que este 2020 se pueden producir, de nuevo, problemas de liquidez en algunos nichos de mercado, como ya se vio el pasado año en algunos fondos inmobiliarios en Reino Unido. De momento, aseguran que “en España no nos preocupa ningún fondo por este tema; son eventos muy difíciles de prever, pero estos episodios continuarán precisamente porque estamos invirtiendo más en activos de mayor riesgo”, explican desde la gestora de Mapfre.

En este sentido, aconsejan al inversor particular buscar asesoramiento financiero. “Si el perfil es a largo plazo, el inversor puede asumir más riesgos en las carteras, pero si no tiene la capacidad para asumir la mayor volatilidad que esperamos, aconsejamos carteras más conservadoras”, indica. 

Respecto a la renta variable, “no creemos que los índices vayan a tener un comportamiento como en 2019, pero somos constructivos por el esperado incremento de beneficios, que seguirá en niveles positivos con expansión de múltiplos gracias a que va a seguir entrando dinero en esta clase de activo”.

La firma se aleja del consenso al apostar por EEUU frente a Europa, “por el crecimiento superior esperado y por la composición de sus índices, con mayor peso de empresas tecnológicas”. En este sentido, Lendines muestra la preferencia de la firma por este sector frente a otros “con más desafíos”, nombrando directamente a la banca que, a su juicio, lo tendrá más difícil “en un entorno de bajos tipos de interés, bajo crecimiento y una carga de regulación terrible”. Aún así, no descarta a la industria en bloque, apostando por una gestión activa y selectiva de los valores bancarios.

Gráficos relacionados