Empresas

Los minoritarios de Natra se quedan con un 31% del capital tras el canje de bonos previo a la opa

Se emitirán 92,5 millones de nuevas acciones

Los antiguos acreedores controlan un 60,7% de la chocolatera

José Manuel Del Puerto

Los minoritarios de Natra se quedan con un 31% del capital tras el canje de bonos previo a la opa

Natra ha anunciado los términos definitivos de la conversión de bonos a la que debían acudir los inversores comprometidos con la oferta pública de adquisición (opa) de Investindustrial, el brazo inversor de la saga italiana Bonomi. La chocolatera valenciana emitirá un total de 92,58 millones de nuevas acciones, que diluyen el peso antes mayoritario de los pequeños accionistas del grupo hasta un 31,16% de su nuevo capital social.

A la operación de canje han acudido más bonistas de los que se habían comprometido con los Bonomi a aceptar su oferta de 0,9 euros por acción. Si solo hubieran acudido estos (los fondos Kington y Sherston y los bancos Deutsche Bank y Sabadell) a la operación, la cuantía de la conversión se hubiera reducido a 91,16 millones de nuevas acciones. La ampliación de capital definitiva será para atender a un 94,1% de las obligaciones que quedaban vivas y por un valor nominal de 12,3 millones de euros, según consta en el hecho relevante remitido por Natra a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Los antiguos mayoritarios que tenían en sus manos un 20,7% del capital de Natra se quedan mermados hasta un 8,14% de su nuevo accionariado. Los antiguos acreedores de la compañía se han hecho ahora con un 60,69% del capital de la compañía.

El hasta la fecha primer accionista de la compañía, el consejero dominical Manuel Moreno, verá reducida la participación que mantiene a través de la sociedad Carafal del 9,96% hasta el 3,91%. Esto siempre y cuando él no fuera titular de alguna de las obligaciones que han solicitado su conversión en este tercer periodo clave para la consecución de la opa de exclusión que plantean los Bonomi.

Los dos fondos oportunistas que en las últimas semanas habían entrado en la compañía también verán previsiblemente reducida su participación en la misma. El 4,92% declarado por Oddo BHF pasará a representar un 1,93% del nuevo accionariado de la sociedad, mientras que el 1,03% de Esfera Capital a través de su fondo Yosemite Total Return se convertirá en un 0,4%. 

Además, el consejo de administración de Natra ha acordado el pago de los intereses devengados a favor de los titulares de las 92.589 obligaciones convertibles, al tipo del 1,00% anual desde la fecha de emisión, dentro del plazo establecido al efecto, que ascienden a 374.985,45 euros. Unos intereses que aquellos bonistas que vendan sus títulos a Investindustrial sin haber procedido previamente a su conversión en acciones no podrán percibir, según anunció la compañía hace ahora una semana.

En el comunicado remitido a la CNMV, la valenciana explica que previsiblemente la admisión a cotización de las nuevas acciones emitidas tendrá lugar "durante las próximas semanas".

Mientras tanto, la oferta de parte de Investindustrial sigue sin formalizarse y los pequeños accionistas de Natra sin agruparse para intentar asegurarse una resistencia del 10% del capital contra la opa de manera que se evite la exclusión bursátil de la compañía valenciana. Por su parte, el consejo de administración mantiene su intención de no decantarse por opción alguna hasta que la oferta no sea formal y reciba el visto bueno de la CNMV, algo a lo que los Bonomi se han comprometido a llegar antes de que acabe el próximo mes de julio. El tiempo de un mes para presentar folleto ante el supervisor desde el anuncio es más apremiante, pues se cumple el próximo 3 de febrero.

El objetivo de frenar la exclusión de Natra es que el mercado pueda reconocer las cifras planteadas por la compañía en su plan estratégico, que fue anunciado el mismo día que los Bonomi presentaron su oferta un 1,1% por debajo del precio de cotización que entonces marcaban sus acciones. Si los títulos de la valenciana siguen cotizando y la hoja de ruta se cumple, analistas e inversores consideran que la compañía tendría argumentos fundamentales suficientes como para batir de largo el precio ofertado en la operación.

Gráficos relacionados