Empresas

Los minoritarios de Natra se preparan para 'fundir' su junta de accionistas más caliente

Los opositores a la opa ya son 495 accionistas titulares de un 6,8% del capital

El fondo Oddo BHF ha seguido incrementando su cartera hasta rozar el 4,5%

José Manuel Del Puerto

Los minoritarios de Natra se preparan para 'fundir' su junta de accionistas más caliente

Natra ha puesto fecha en el calendario. Y sus accionistas minoritarios se preparan para dar batalla. La chocolatera valenciana ha anunciado su junta general anual para el próximo 18 de junio. Para entonces, es probable que la oferta de adquisición de los Bonomi siga en el aire, pero sea como sea prometen hacer oír sus reivindicaciones.

Hace ahora cuatro meses que la saga de empresarios italianos Bonomi anunció su oferta por Natra. Algo más de tres desde que a principios del pasado febrero oficializó su apetito por la chocolatera ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), organismo que -sin respuesta por el momento- sigue estudiando su oferta pública de adquisición (opa) a precio de derribo. Dentro de uno más, tendrá lugar una junta de accionistas que, sin asuntos polémicos en el orden del día, promete ser de las más agitadas de la historia reciente de la compañía española.

Este factor desestabilizador llegará precisamente de la mano de la discutida puja de compra, ya que de otro modo la asamblea prevista para su celebración en la Bolsa de Barcelona sería de mero trámite. En este sentido, el orden del día que se ha remitido ya a la CNMV no contiene nada que se escape de los contenidos mínimos y exigibles de una junta general ordinaria de accionistas: examen y aprobación de cuentas e información no financiera, reelección de consejeros, mejoras en herramientas de control interno y votación consultiva sobre la remuneración de los miembros de su consejo de administración. Nada más destacable en el programa. De momento.

CON VOZ DESDE UNA SOLA ACCIÓN

Y es que, según marcan los estatutos de la compañía y esta ha recordado en su convocatoria a la junta, basta con que un accionista o un grupo de ellos sume un 3% del capital social para incluir puntos extra en este sosegado orden del día. En este sentido, el grupo de accionistas minoritarios que encabeza la lucha contra la opa de los Bonomi está valorando esta posibilidad. Conforme a lo que marca la ley, tienen cinco días para decidirse y hacer llegar su propuesta justificada al consejo de administración.

A la espera de que tomen una decisión definitiva de aquí al próximo domingo 19 de mayo, nada se lo impide por pura aritmética. Hasta la fecha, esta agrupación todavía informal de inversores ha conseguido aglutinar a nada menos que un 6,8% del capital de la compañía, según su propio recuento. Aunque el porcentaje todavía no es suficiente para asegurar el freno a la exclusión de bolsa de la sociedad, para lo que se requiere un mínimo del 10%, sí que basta para que la asamblea del próximo 18 de junio tenga que retratarse sobre sus exigencias.

Ese umbral del 3% del capital no lo rebasa ninguno de los miembros del grupo a título individual, ya que la cartera más abultada de todas ellas apenas suma un 0,56% del capital tras la abultada ampliación de capital que Natra ejecutó a finales del pasado enero.

En solitario, y según los registros de la CNMV, solo tendrían esta capacidad el consejero dominical Manuel Moreno Tarazona (3,88%), el fondo franco-alemán Oddo BHF, que acaba de elevar una vez más su inversión hasta controlar ya un 4,48% de la valenciana. Los demás accionistas que rebasan la cota del 3% son los fondos herederos de los antiguos acreedores de la compañía, que accedieron a convertir sus obligaciones de deuda en acciones con el compromiso de venderlas a los Bonomi tan pronto como la opa salga adelante. A saber, sus posiciones actualizadas en los registros del supervisor alcanzan un 9,59% para Banco Sabadell, un 22,91% para Deutsche Bank y un 27,25% para Bybrook Capital.

Para lo que no hay umbral mínimo desde hace unos años, pues antes estuvo en las 250 acciones de la compañía, es para la asistencia a la junta y pedir un turno de palabra ante el consejo de administración de forma personal o mediante representación. Es aquí donde cabría esperar una mayor agitación para la asamblea. El grupo informal de opositores a la opa suma nada menos que 495 inversores y no sería de extrañar que varios de ellos tomaran la palabra en la reunión del mismo modo que algunos de los fondos que en las últimas semanas han ido aterrizando en el capital de Natra.

LOS RESULTADOS APUNTAN AL ALZA

Mientras tanto, la cuenta atrás para el compromiso de los Bonomi sigue corriendo. A través de Investindustrial, uno de sus brazos inversores, se comprometieron a tener lista la autorización de la CNMV “no más tarde del 31 de julio” de este año. De momento, han pasado 103 días desde que se solicitó autorización para una oferta en entredicho por los métodos de valoración empleados para calcular el precio de una compañía que el mismo día en que se conoció la oferta vio la luz un ambicioso plan estratégico para incrementar sus ingresos un 9% este año y hasta un 24% en el ejercicio 2023. Desde que el supervisor comenzó a estudiar la documentación, han pasado 83 días en el calendario.

Este mismo martes, ya con el mercado cerrado a negociación, Natra ha dado a conocer sus cuentas del primer trimestre del año en curso. Las primeras en las que debería comenzarse a notar el efecto de su ambicioso plan estratégico. Y, lejos de las dificultades financieras que han permitido que la opa de Dia salga adelante a precio de ganga, la chocolatera ha referido unas sólidas cifras de negocio.

La cotizada valenciana ha anunciado un beneficio neto de 5,4 millones de euros hasta marzo, un 170% más que los 2 millones de hace un año. Además, el Ebitda ha crecido un 18%, hasta los 10 millones, y la deuda financiera neta se ha reducido un 8,8% hasta los 128,9 millones, según el balance remitido a la CNMV.

La propia compañía adelanta que “prevé que se mantenga esta tendencia positiva a lo largo del ejercicio” y algunos accionistas ya calculan que esto supone “adelantar el plan de negocio dos años”. En cualquier caso, si se confirma la tendencia a lo largo del año se superarían las estimaciones con las que los minoritarios habían exigido al supervisor un alza del 203% en los 0,90 euros ofertados hasta ahora por los Bonomi.

Gráficos relacionados