Empresas

La opa de Natra camina hacia la Audiencia Nacional casi sin tiempo para evitar la exclusión bursátil

La CNMV ha rechazado el recurso de reposición presentado por un centenar de minoritarios

Los pequeños accionistas siguen sin descartar la vía penal como última instancia para defender su inversión

José Manuel Del Puerto

La opa de Natra camina hacia la Audiencia Nacional casi sin tiempo para evitar la exclusión bursátil

Días clave para el futuro más inmediato de Natra. El plazo de adhesiones voluntarias a la oferta pública de adquisición (opa) de los Bonomi ha terminado, pero los accionistas minoritarios más disconformes no cejan en su empeño de reclamar un trato más favorable del que hasta ahora se les ha brindado.

Ahora han puesto rumbo a la Audiencia Nacional, donde ultiman la presentación de un recurso por la vía contencioso-administrativa después de las negativas de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a atender sus exigencias. La última ha sido la desestimación del recurso de reposición que cerca de un centenar de accionistas plantearon contra la decisión del organismo de declarar equitativo el precio de un euro por acción ofrecido por los Bonomi para cada una de las acciones de Natra.

El objetivo antes de presentar este recurso es “unir al mayor número posible de accionistas de Natra, tanto personas físicas como jurídicas”, según afirma Federico Marquina, cabeza de varias de las iniciativas que en los últimos meses han intentado arañar un precio más elevado en la opa. No obstante, se trata de una carrera a contrarreloj. Y por partida doble, mientras estos accionistas minoritarios siguen sin asociarse formalmente.

Por un lado, la iniciativa nace con la amenaza del calendario de la propia liquidación de la oferta y su posible exclusión de bolsa. Este es el objetivo último de los Bonomi, bien puedan alcanzarlo por la vía de las compraventas forzosas, bien sea por la aprobación de esta operación en una junta extraordinaria de accionistas convocada con este efecto. Por otro, el plazo que marca la propia administración de Justicia, que señala dos meses desde que el pasado 9 de julio la CNMV desestimó el recurso de reposición que el grupo de minoritarios había presentado.

Los técnicos de la CNMV han detectado un error de aplicación en uno de los métodos de cálculo por los que los minoritarios exigían una subida de precio del 203%

Los accionistas de Natra llegan a este proceso alentados por la reciente sentencia en la que la Audiencia Nacional ha ordenado una mejora del 71% en el precio de la opa de exclusión de FCC sobre Cementos Portland. Una decisión que ya ha recurrido la CNMV, que en su momento aprobó la operación a 6 euros por acción frente a los 10,29 euros que ahora señalan los jueces. En el caso de la cotizada valenciana, la institución que preside Sebastián Albella ha validado los criterios de valoración de los asesores de Natra y ha rechazado el de los minoritarios, que exigían un precio mínimo de 2,735 euros, porque sus técnicos aseguran haber detectado un "error en la aplicación del método del descuento de flujos de caja".

A la espera de que antes del próximo viernes se conozca el porcentaje final de aceptaciones voluntarias de la opa de Natra, los minoritarios tampoco abandonan la posibilidad de acudir por la vía penal. Una opción a la que acudirían si encuentran evidencias de “connivencia entre las partes implicadas” o de “maquinación para alterar el precio de las cosas” por parte de alguna de ellas. Un objetivo para el que quieren exigir el acceso a las actas del consejo de administración de Natra, cuya aportación no puede ser exigida más que por orden judicial.

Por lo pronto, Investindustrial, el brazo inversor de los Bonomi, habría cosechado una aceptación mínima del 63%. Un porcentaje que resulta de las adhesiones que ya se había asegurado antes del lanzamiento formal de la opa más las que han declarado los miembros del consejo de administración de la sociedad. No obstante, la autocartera del grupo no ha podido se traspasada al completo debido al rechazo que algunas entidades acreedoras de la chocolatera han mostrado ante este movimiento.

UN 95% DEL CAPITAL PARA JUBILARSE EN BOLSA

En paralelo, un grupo de minoritarios de Natra ha retomado una de sus antiguas reivindicaciones, aparcada en las últimas semanas para centrar esfuerzos en conseguir una mejora del precio de la opa. Se trata del cambio de la ley vigente para elevar al 95% el mínimo de control accionarial necesario para forzar la exclusión bursátil del valor. Un objetivo para el que quieren mantener una amplia ronda de contactos con los diferentes grupos parlamentarios a la espera de que se constituya un Gobierno en España.

La ausencia de un poder ejecutivo central fue precisamente la circunstancia que hace meses llevó a los minoritarios de Natra a dejar a un lado esta reclamación, para la que intentaron buscar el apoyo de los accionistas de Dia y Telepizza, que finalmente fue excluida de negociación el pasado martes 9 de julio. La asunción de esta cota del 95% supondría un incremento de cinco puntos porcentuales frente a la marca exigible actualmente y el igualamiento del ordenamiento español con la cota que ya está vigente en la mayoría de mercados europeos.

La chocolatera valenciana tiene abierto un proceso voluntario de conversión de obligaciones que podría traer un nuevo vuelco a su mapa accionarial

Hasta este momento, los accionistas opositores a los Bonomi que más susceptibles son de sumarse a suscribir este recurso contencioso-administrativo suman un 7,4% del capital de Natra, equivalente a 11,28 millones de acciones. Un paquete que se ha conseguido mediante las aportaciones de 600 accionistas.

Una base accionarial que en los próximos días podría verse incrementada por el proceso de canje de obligaciones convertibles que la compañía tiene abierto y que ha coincidido, en buena parte, con el plazo de aceptación de la opa. El cuarto periodo voluntario para solicitar la conversión de estos títulos de deuda dio comienzo el día 28 del pasado junio y se prolongará hasta el próximo día 27 de este mes. No obstante, los obligacionistas también han tenido la posibilidad de vender sus papeles a los Bonomi a razón de 1.000 euros por unidad, lo que podría dar a la saga italiana un peso en el capital muy superior al conseguido simplemente por la vía de las acciones.

Gráficos relacionados