Empresas

Gestamp encandila al mercado en plena guerra comercial: analistas y gestores redoblan su apuesta

El apetito del mercado por Gestamp acelera en plena guerra comercial

El potencial alcista de consenso para la automovilística crece un 40% en dos meses

José Manuel Del Puerto

Gestamp encandila al mercado en plena guerra comercial: analistas y gestores redoblan su apuesta

La industria automovilística está en el blanco de la guerra comercial desde sus primeros escarceos. Los economistas tienen por seguro que ahí seguirá mientras EEUU y China no se avengan a hacer las paces, pero eso no impide al mercado renovar su confianza en Gestamp. La que suena para una posible y cercana irrupción en el Ibex 35 sigue gozando del apetito de analistas y gestores. Y hasta lo amplía en los últimos meses.

Ni uno solo de los 16 analistas que siguen a Gestamp recomienda actualmente la venta de sus acciones. Al contrario, según el panel de expertos de Thomson Reuters, son una mayoría de 10 los que aconsejan incrementar posiciones en su capital. De media, conceden al valor un potencial alcista del 49% sobre su actual cotización, que contribuye en buena medida a despertar el apetito de un número creciente de gestores.

Esta cancha alcista, que es fruto de un precio objetivo de consenso de 6,35 euros por acción, es un 40% superior al que los analistas le concedían hace dos meses, justo antes de que Donald Trump retomase el tono más belicoso en la guerra comercial abierta con China. Con respecto a cifras de hace un año, cuando el pulso de los aranceles ni se preveía, el incremento del potencial de la automovilística española es de más de cuatro veces, pues se quedaba en el 11% desde su cotización de aquel entonces.

Una de las gestoras que más convencimiento tiene en Gestamp es la firma independiente EDM. En un reciente informe de repaso de carteras subrayaba que no hay razones que justifiquen “la pronunciada corrección que ha experimentado este valor” después de haber publicado unos resultados semestrales que “han sido buenos” y que, además, han permitido que la compañía no tenga que recalcular su hoja de ruta para el cierre del ejercicio “a pesar de la compleja coyuntura que vive el sector de la automoción”.

Con estas premisas, no es de extrañar que casi un 5% del fondo EDM Inversión, uno de los buques insignias de la casa, esté confiado a las acciones de la fabricante de componentes de automoción. El gestor Albert Fayos no duda en afirmar que la cotizada “va a aportar una creciente rentabilidad en los próximos cinco años” sin olvidar que su “excelente equipo directivo cuenta con unos intereses alineados con los de los accionistas minoritarios”.

Sin embargo, hay un fondo que se la juega todavía más en el devenir de Gestamp. Se trata del Magallanes Iberian Equity, que confía un 5,6% de su patrimonio a la compañía fabricante de piezas de automoción, según datos oficiales de la gestora independiente en plena escalada del pulso comercial entre Washington y Pekín. Es, de hecho, la segunda posición de su cartera solo por detrás de Inditex, una prueba de que sigue siendo favorita dentro del sesgo que mantiene hacia el sector industrial.

"El equipo directivo tiene intereses alineados con los de los accionistas minoritarios, a los que va a aportar una creciente rentabilidad en los próximos cinco años"

La compañía que preside Francisco José Riberas también aguanta entre las favoritas de Dunas Capital, una de las firmas que más se ha volcado recientemente con la automovilística. El director de renta variable de la casa, Carlos Gutiérrez, muestra su confianza en que “la generación de caja irá aflorando de las inversiones realizadas en los últimos años”. En este sentido, la cotizada ha inaugurado plantas nuevas este año en México y Eslovaquia y tiene aún pendiente la inauguración de otras dos en EEUU y Marruecos.

El analista Ismael de la Cruz, de Investing.com, se muestra más cauto en un informe titulado ‘Abróchense los cinturones’, en el que señala que un 13% de las ventas de Gestamp se producen en Alemania, un mercado especialmente expuesto a la fluidez de sus exportaciones y que sigue caminando al borde la entrada en recesión técnica. Estos son precisamente los temores que han conducido a la baja a la compañía, que acumula una pérdida de capitalización del 14% en lo que va de año y de casi un 35% en los últimos 12 meses.

A pesar de que la economía alemana da síntomas de frenada, no lo hacen las cuentas de Gestamp, que en el último trimestre lograron batir expectativas al mostrar un crecimiento superior al de la media de su sector. En este sentido, fuentes de la industria señalan que las piezas en las que está especializada no suelen cruzar fronteras por sí solas, sino que acostumbran a servirse a plantas de ensamblado que no distan más de 200 kilómetros del punto en el que se producen. Un factor que, unido al hecho de que la compañía está presente en 22 países, da herramientas a la sociedad para sortear los obstáculos que un recrudecimiento de la guerra comercial podría llegar a suponerle.

EMISIONES, COCHES ELÉCTRICOS Y EXTERNALIZACIÓN

A estos puntos, Gutiérrez suma el hecho de que “pese a la desaceleración en las ventas de coches en países desarrollados, Gestamp sigue teniendo un gran potencial de crecimiento, ya que la importancia de los componentes que fabrica sigue creciendo” dentro de la industria. En este punto se refiere a la tecnología exclusiva de estampación en caliente, que permite aligerar el peso de los vehículos y, por tanto, sus emisiones.

Las proyecciones del sector en cuanto al futuro de su negocio también se sitúan del lado del potencial que prevén y engordan los analistas. En este sentido, se espera que los grandes fabricantes de coches, y un 80% del mercado global lo copan solo 12 compañías, se focalicen cada vez más en la investigación y desarrollo de novedades como los vehículos autónomos y eléctricos y procedan cada vez más a externalizar la fabricación de componentes. Si en 2015 un 60% de las piezas se fabricaban dentro de cada casa, se estima que para 2025 esa cifra habrá mermado a menos del 50%.

La industria automotriz espera que para el año 2025 la mitad de la producción de piezas y componentes esté externalizada

Si estos pronósticos se van cumpliendo y el pulso de los aranceles afloja, podría haber un premio extra para Gestamp antes de que acabe el año. La próxima reunión de revisión de los índices Ibex tendrá lugar el 12 de diciembre y, aunque aún queda mucho por decir hasta entonces, la automovilística es una de las claras candidatas a irrumpir en el selectivo en el puesto de otros valores menos líquidos, tal y como han señalado recientemente distintas casas de inversión como IG y Self Bank.

Los últimos datos disponibles en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), correspondientes al cierre del segundo trimestre del año, reflejan que 118 fondos de inversión cuentan con Gestamp entre sus posiciones. Un número idéntico al del término del primer trimestre, pero que es a la vez muy diferente de aquel porque nada menos que 81 de estos vehículos incrementaron su posición en la sociedad. Dentro de pocas semanas, con la rendición de cuentas del cierre del tercer trimestre del año, la tendencia podría repetirse a juzgar por el criterio comprador en el que se vienen ratificando los expertos que más de cerca siguen el valor y que cuentan además con el acicate de sus recientes caídas en bolsa a consecuencia de los últimos episodios de fuego cruzado en forma de aranceles.

Gráficos relacionados