Empresas

¿Guerra de opas? BME se dispara un 38% tras la oferta de Six y el interés de Euronext

Six Group se adelanta a Euronext y ofrece 34 euros por cada acción de BME

La sociedad rectora de las bolsas españolas afrontará una penalización si la operación no sale adelante

José Manuel Del Puerto

¿Guerra de opas? BME se dispara un 38% tras la oferta de Six y el interés de Euronext

La batalla por el control de Bolsas y Mercados Españoles (BME) parece estar servida. Y los oportunistas no han tardado en llegar. Las acciones del grupo rector de los parqués españoles han llegado a subir un 40% este lunes después de conocerse que, en pleno acercamiento de Euronext, el grupo suizo Six ha lanzado una opa amistosa.

Los dueños de la Bolsa de Zúrich han puesto sobre la mesa 34 euros por cada una de las acciones de BME. Una cifra que supone una prima del 33,9% frente a su último cierre y del 47,6% con respecto a su media del último semestre. Sin embargo, los inversores se han apresurado en descontar ya una guerra de ofertas y contraofertas que ha conducido a la gráfica de la compañía hasta los 35,5 euros por acción en sus cruces más entusiastas.

A pesar de que a algunos analistas se les antoja complicado el poder reformular la operación con un precio más generoso, los argumentos para los defensores de esta teoría no faltan, puesto que apenas 19 minutos antes de conocerse la oferta amistosa formulada por Six Group, desde BME se reconocía en una comunicación aparte remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que se habían producido contactos con Euronext que, por ahora, no habían conducido a ningún acuerdo.

Esta primera comunicación ha llegado después de varias sesiones de fuertes rumores y negociación en el capital de BME. Más concretamente, apenas 41 minutos antes de las 9 horas de la mañana, hora de apertura de los mercados españoles que la sociedad gestiona. En ella se explicaba que, en relación con “noticias aparecidas en prensa”, Euronext había iniciado “conversaciones preliminares en relación con una potencial operación de adquisición”.

La sorpresa para el mercado ha llegado después. La CNMV anunciaba a las 8:32 de la mañana que la negociación de los valores de BME quedaba suspendida a la espera de noticias sobre la compañía. Solo seis minutos después se conocía que el consejo de administración de la española había validado una oferta pública de adquisición (opa) del suizo Six Group por el 100% del capital a un precio que ni de lejos se había apuntado en los rumores en torno al confirmado apetito de Euronext.

Los dueños de la Bolsa de Zúrich han condicionado la efectividad de la opa a que sea aceptada por al menos un 50% del capital de BME, donde a día de hoy no gozan de posición alguna ni cuentan con ningún compromiso de adhesión. Asimismo, la operación dependería del visto bueno de las autoridades con competencias en la materia, que son unas cuantas por tratarse de una operación transfronteriza, que trasciende los límites de la Unión Europea y que además toca a un sector extremadamente sensible para la economía como son los mercados nacionales de valores.

En este mismo sentido de garantías, desde Six Group defienden que cuentan con la seguridad de que el precio reúne las condiciones para ser considerado “equitativo” a pesar de tratarse de una oferta voluntaria. Un objetivo para el que prevén aportar, junto al folleto de la operación, un informe independiente realizado por los expertos de la consultora Deloitte.

PENALIZACIONES Y DESCUENTOS

Igualmente, el consejo de BME se ha comprometido a la firma de un acuerdo de penalización en caso de que la puja no salga adelante una vez autorizada por la CNMV si aparece una oferta competidora, como podría ser la de Euronext. En tal caso, tendría que asumir el pago de un 0,5% del importe comprometido para la operación, lo que equivale a 14 millones de euros.

Para formular esta oferta que se ha adelantado a los planes de BME para ser compradores en vez de objeto de compra, los suizos de Six Group han contado con el asesoramiento de Credit Suisse, que ha asegurado los capitales necesarios para la operación, así como de Alantra y de Linklaters. Este último en cuanto a los aspectos legales de la operación.

A la espera de que se conozca si Euronext dará la réplica y a los términos definitivos de la oferta, que contempla también el descuento en precio de cualquier importe repartido en dividendos por BME, los inversores apuestan por la batalla para hacerse con el control de la compañía. Al cierre de sesión, sus acciones han terminado en 35,06 euros con una subida del 38,03%.

Gráficos relacionados