Fondos

¿Atrapado en la Clase E? Los fondos a los que MiFID II dará la puntilla por sus altas comisiones

Los fondos de inversión más nocivos para inversores minoristas en lo que a comisiones se refiere pueden tener los días contados. Los etiquetados como 'clase E', vetados en varios países europeos, tendrán que revelar toda su estructura de cobros y difícilmente podrán ser colocados entre nuevos inversores tan pronto como entre en vigor MiFID II.

José M. Del Puerto

¿Atrapado en la Clase E? Los fondos a los que MiFID II dará la puntilla por sus altas comisiones

En esta clase de fondos, la comisión de gestión llega a ser hasta cerca de un 40% superior a la de otras clases del mismo vehículo aptas también para inversores minoristas. Aunque la brecha entre los E y otras clases como la A es muy variable en función de cada caso, el coste para el partícipe siempre es mayor en los primeros por sus elevadas retrocesiones, la comisión hasta ahora no desglosada que las gestoras cobran al inversor para posteriormente hacerla llegar al banco comercializador de turno como una suerte de recompensa por haber prescrito y vendido uno de sus fondos.

La principal novedad que introducirá MiFID II para los fondos clase E está en que estas retrocesiones deberán quedar al descubierto y son mínimos los casos en los que los vehículos de inversión etiquetados con esta sigla ofrecen puertas de entrada más accesibles que otras clases aptas también para minoristas. En la mayoría, el umbral mínimo de inversión es igual en los E que en otra clase más barata en cuanto a comisiones. Se mantiene siempre la diferencia con las denominadas `clases institucionales¿, reservadas a inversores con mayor volumen de capital en juego y, a veces, una dedicación profesional al mundo de la inversión.

No obstante, en lo que a comercialización se refiere, la directiva europea no viene más que a reforzar una norma ya vigente en España, y cuyo cumplimiento se ha esforzado en asegurar la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) recurriendo a prácticas como el envío de agentes de incógnito a varias sucursales bancarias de todo el país, los conocidos como clientes misteriosos. Una iniciativa que dejó en evidencia que no siempre se actuaba conforme a la norma de recomendar al cliente la opción más beneficiosa para su propio patrimonio.

La transposición final de la directiva europea al marco legal español refuerza el hecho de que las clases E solo podrán ser recomendadas si ¿el cliente no puede acceder a otra clase más favorable por cumplir las condiciones objetivas previstas en el folleto de la institución de inversión colectiva¿, recuerda la CNMV. Además, a partir de enero estará vigente la prohibición para asesoría no independiente de recibir y retener incentivos proporcionados por un tercero, que en la mayoría de casos de las clases E son sociedades e intermediarios de inversión extranjeros.

Desde Indexa Capital, firma española de gestión pasiva indexada que ahora cumple dos años, desconfían de la red de comercialización de las grandes entidades y prevén que el desglose de comisiones se encuentre ¿en la letra pequeña¿. Su co-consejero delegado, Unai Asenjo, señala además que gracias a los volúmenes de inversión canalizados en este tiempo ¿ya tenemos acceso a la clase institucional para todos los fondos de nuestras carteras¿, lo que permite reducir costes por comisiones y repercutir una mayor rentabilidad a los clientes, pues en su modalidad operativa no existen retrocesiones.

En esta misma línea, desde la EAFI independiente Feelcapital, especializada en la asesoría sobre fondos de inversión, su analista Sergio Royuela recuerda que la normativa ya vigente obliga a las gestoras independientes a cambiar a sus clientes a las clases más baratas de los fondos en los que estén invertidos, incluso si estas aparecen después de la suscripción inicial de posiciones. Una prescripción que ahora se extiende a todo tipo de gestores y cuyo incumplimiento se ha traducido en ¿varias multas¿ del supervisor por haber seguido colocando clases E aun existiendo otras opciones más beneficiosas para los pequeños ahorradores.

Ante las dudas que podían quedar, la CNMV ha resuelto con rotundidad la cuestión en su guía práctica de preguntas y respuestas sobre MiFID II. Las sociedades de gestión de instituciones de inversión colectiva que distribuyan vehículos de terceros están también sujetas a las normas sobre incentivos. Del mismo modo, se entenderán como incentivos a la distribución las cantidades que ¿excedan de las que normalmente resultan de aplicación en el mercado para instituciones de inversión colectiva similares que no generan retrocesiones¿, las conocidas como clases limpias a las que la norma europea da un intencionado y contundente espaldarazo.

Gráficos relacionados