Mis Finanzas

Muy vendidos, nada rentables: la gran banca decepciona al ahorrador con sus productos conservadores

Los depósitos y los fondos de menor riesgo ni siquiera se acercan a la inflación

Las cuentas remuneradas, la mejor opción ante el entorno de tipos en mínimos

Clara Alba

Muy vendidos, nada rentables: la gran banca decepciona al ahorrador con sus productos conservadores

El objetivo de batir a la inflación sin riesgo se ha convertido en una misión casi imposible para los ahorradores conservadores. Tener el dinero en fondos monetarios significa perderlo. Y casi ningún plazo fijo comercializado por la banca española logra ofrecer un interés que compense la inflación. 

Es cierto que las pérdidas en las inversiones de deuda han sido más limitadas que las registradas por las bolsas en el último año. Pero el malestar de los clientes bancarios parece lógico ante los números rojos que desde hace tiempo registran productos cuyo objetivo es, por encima de todo, mantener el principal.

La banca extranjera se ha convertido en la única opción de los ahorradores que quieren rascar algo de rentabilidad en los depósitos, con un interés medio que apenas supera el 0,07% en la oferta de las entidades españolas para los plazos más cortos, según datos del Banco de España. 

"El interés medio de los depósitos apenas supera el 0,7% en los plazos más cortos"

Lo mismo ocurre, pero esta vez con pérdidas, con la inversión en fondos garantizados, de retorno absoluto, monetarios o de renta fija, lanzados por la banca para cubrir, precisamente, la demanda de los perfiles más conservadores. Por ejemplo, Santander AM ofrece actualmente a sus clientes productos como el Santander Tesorero, un fondo monetario que tiene unos gastos anuales del 0,26% y que en 2018 registró pérdidas del 1,4%. La cifra se suma a las caídas del 0,4% que registró en 2017 y del 0,1% en 2016, según datos de la gestora. 

Dentro de esta categoría supuestamente libre de riesgo, Santander AM también comercializa desde el pasado agosto el Santander Renta Fija Flotante. Con gastos corrientes del 0,72% y una comisión máxima sobre resultados del 0,62%, el fondo acumula pérdidas del 0,85% a tres meses, frente a las caídas del 0,2% que registra la media de su categoría. 

Como alternativa a la caída de depósitos, la entidad cántabra lanzó en 2015 su Cuenta 1,2,3, con una remuneración del 1% para saldos de entre 1.000 y 2.000 euros, del 2% hasta los 3.000 euros y del 3% hasta los 15.000 euros. Ahora, y tras empeorar en varias ocasiones las condiciones del producto, esta cuenta ofrece un 3% de interés, pero el saldo máximo por remunerar se limita a los 1.000 euros. 

DEPÓSITOS Y CUENTAS

La recompensa por el ahorro en depósitos tampoco brilla en otras entidades. Bankia apenas ofrece un 0,01% en su Depósito Internet a un año, un 0,05% en su Depósito Creciente (al tercer año), y un 0,2% en su Plan de Ahorro a cinco años. El interés que ofrece Bankinter en su Depósito Online a 12 meses también se limita al 0,05% a partir de 6.000 euros. El cliente puede exprimir algo más en el Depósito Cuenta del banco, que ofrece un 0,20% desde 10.000 euros para los clientes que contraten una Cuenta Nómina.

Es precisamente en este segmento, el de las cuentas, donde los clientes sí pueden encontrar un ‘extra’ sin riesgo para sus ahorros. Bankinter ofrece una rentabilidad del 5% el primer año y un 2% en segundo, con un saldo máximo a remunerar de 5.000 euros, siendo Ibercaja y CaixaBank las únicas capaces de hacer sombra a la entidad dirigida por María Dolores Dancausa. 

La primera comercializa la Cuenta Vamos, que ofrece un 5,06% TAE el primer año y un 2,01% el segundo, con un máximo a remunerar de 6.000 euros frente a los 5.000 de Bankinter. Caixabank también ofrece un 5% TAE anual que ofrece su Cuenta Family, pero obliga a domiciliar una nómina superior a los 2.500 euros. 

Entre su oferta más conservadora CaixaBank también ofrece la Cuenta Caixafuturo SIALP, un Plan de Ahorro 5 que, a partir de 50 euros mensuales, garantiza un tipo de interés del 0,10% durante el primer año, renovándose después según las condiciones que se determinen con un mínimo del 0,05% de interés técnico. 

EL FIASCO DE LOS FONDOS

El atractivo de las cuentas contrasta con el absoluto fracaso que la banca registró en 2018 con sus fondos destinados a los clientes más conservadores. Para este tipo de perfiles Bankinter oferta productos como el Bankinter Multiselección Defensivo, que perdió casi un 4% el pasado año. También destacan los números rojos del 2,22% del CaixaBank Renta Fija Flexible. Algo mejor se ha comportado el fondo CaixaBank Monetario Rendimiento, con una caída del 0,52% en el periodo, a pesar de que su objetivo de inversión es mantener el principal, además de obtener una rentabilidad acorde a los tipos del mercado monetario.

Entre los productos financieros más conservadores de Bankia se encuentran fondos como el Bankia Bonos Corto Plazo, con pérdidas del 1,77% en 2018. El Bankia Monetario Euro Deuda acumuló pérdidas del 0,6%, que se suman a las caídas del 0,28% en 2017 y del 0,13% en 2016. En la categoría de retorno absoluto, también destinada al inversor conservador, la entidad registró pérdidas del 4,3% en 2018 con su Bankia Evolución Prudente. 

Lo mismo ocurre con los fondos de menor riesgo de BBVA AM. Según la clasificación establecida por el propio banco, el BBVA Ahorro Cartera sería el producto más conservador en su oferta actual. Perdió un 0,65% con su inversión en renta fija de corto plazo en 2018. 

Gráficos relacionados