Fondos

Paramés elige el Cobas Internacional para invertir el grueso del dinero recuperado de Bestinver

Las suscripciones del fondo en septiembre alcanzaron un 5% de su patrimonio

La panificadora suiza Aryzta se mantiene como la principal apuesta del vehículo 'value'

José Manuel Del Puerto

Paramés elige el Cobas Internacional para invertir el grueso del dinero recuperado de Bestinver

Lo prometió y lo ha cumplido. Francisco García Paramés aseguró que, tan pronto como recuperase su dinero bloqueado los últimos cinco años en fondos de Bestinver, lo metería en Cobas AM, su propia gestora. Cumplida la fecha de la liberación de sus cerca de 20 millones de euros, el Cobas Internacional ha sido el principal beneficiario.

Aunque en público lo nieguen, todos los padres sienten más apego por uno de sus retoños. Esto es lo que parece ocurrirle a Francisco García Paramés con el Cobas Internacional. De entre los seis fondos que ha parido desde su gestora, este es el que se ha llevado un mayor pellizco del dinero que el apodado ‘Buffett español’ ha logrado recuperar después de cinco años de espera y varias resoluciones judiciales de por medio.

El volumen de suscripciones brutas del Cobas Internacional en septiembre alcanzó unos atípicos 18,46 millones de euros, según los datos mensuales definitivos de la patronal Inverco. Una cifra que desde el entorno de Paramés se atribuye “sin ninguna duda” a la inyección de capitales procedentes del dinero del gestor retenido hasta hace pocos días en vehículos de Bestinver. Un fuerte impulso para el fondo ‘value’ de bolsa global de la casa que actualmente es el segundo con más patrimonio de todo el catálogo de Cobas.

La cifra implica que también ha habido reparto para otros fondos de la casa, tal y confirman fuentes conocedoras de la situación. Además, en esos 18,46 millones se incluyen también las aportaciones que a lo largo de septiembre han realizado otros partícipes. Sin embargo, su importancia radica en que es con diferencia la más voluminosa de las inyecciones que Paramés ha efectuado por el momento y en que supone un 5,12% del patrimonio que el fondo aglutinaba en el mes anterior: 360,41 millones, según los registros de Inverco.

De las cifras barajadas por la patronal de la industria se deduce también que Paramés dejó el movimiento para la recta final de septiembre, puesto que los datos provisionales de Cobas marcaban reembolsos netos por 8,7 millones de euros en el mes, cuando el agregado definitivo de los cinco fondos de la gestora arroja unas suscripciones netas de 6,3 millones de euros.

Tras la incontestable cifra de entrada de capital en el Cobas Internacional, el segundo del ranking de septiembre es el Cobas Iberia, que limita su universo de inversión a compañías cotizadas españolas y portuguesas y suma 2,93 millones de euros en este periodo. Estos dos, junto con el Cobas Concentrados, son los que lograron suscripciones netas en el noveno mes del año, mientras que los reembolsos fueron más elevados en el Cobas Renta, el Cobas Grandes Compañías y el Cobas Selección, que se focaliza en las favoritas de Paramés y su equipo de gestión.

EL SELLO DE ARYZTA

En lo que va de un año que será el segundo completo de andadura para el fondo, el Cobas Internacional acumula una rentabilidad del 2,8%. Un porcentaje con el que el vehículo en el cual se ha volcado el antiguo gestor estrella de Bestinver se queda a casi 15 puntos de igualar el rendimiento medio de su categoría, según datos difundidos por Morningstar.

En el último mes, periodo que incluye la inyección de su fundador, logra batir en unos modestos 0,43 puntos la media de sus comparables. Los últimos datos facilitados por la firma gestora a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) señalan que la panificadora suiza Aryzta se mantiene como su principal posición a pesar de sus últimas desinversiones en el valor para mitigar el impacto de su profundo desplome.

Los datos de Inverco dejan en evidencia que Paramés procedió al traspaso a Cobas en la recta final de septiembre, puesto que no lo recogían las cifras provisionales

Con esta entrada de dinero inversor en el Cobas Internacional se escribe el último capítulo hasta la fecha del divorcio entre Paramés y Bestinver. A consecuencia de algunas de las cláusulas que el reconocido gestor tenía en su contrato para la firma de inversión del grupo Acciona, se dispuso que por cinco años no podría disponer del dinero que hasta entonces había invertido en los vehículos que el mismo dirigía para, entre otras cosas, evitar su colapso o una crisis de liquidez.

Este septiembre se cumplía el lustro y el fundador de Cobas ya había anunciado en febrero que el dinero iría a parar directamente a su nueva gestora. Lo hizo en el marco de su tercera conferencia anual ante los partícipes de sus fondos al señalar que el capital que quedaba en Bestinver era aproximadamente un 50% de lo que en su día llegó a acumular en su antigua casa.

Con esta estrategia de traspaso de capitales, Paramés parece querer lanzar un mensaje de seguridad en un momento en el que sus fondos no están resultando especialmente rentables frente a sus comparables y, además, se ha librado de tributar por las ganancias que hubiera podido acumular hasta la fecha con aquellas participaciones, que en el mercado se cifran en más de cinco millones de euros.

Gráficos relacionados