Fondos

Los fondos más rentables en la categoría más demandada de inversión en renta fija

La continuidad de las políticas expansivas de los bancos centrales desvían los flujos a la deuda corporativa

Las economías española y francesa siguen dando síntomas de fortaleza

Paula Mercado (VDOS)

Los fondos más rentables en la categoría más demandada de inversión en renta fija

Los bancos centrales continúan con su política expansiva y en EEUU se comienzan a notar ya tanto los recortes de tipos como la ampliación del balance por parte de la Reserva Federal (Fed). Como consecuencia, hay disponible un gran volumen de liquidez que resulta muy favorable para los mercados de mayor riesgo. Por otra parte, podríamos estar cerca de que se alcance una tregua en materia comercial con China.

En Europa, el impacto del comienzo del programa abierto de compras del Banco Central Europeo (BCE), aún no descontado por el mercado, comenzaba a percibirse ya a finales de octubre. Según parece, el programa podría incluir un mayor volumen de bonos corporativos de lo que se había previsto. Con este escenario de fondo, los diferenciales de bonos corporativos europeos con calificación de grado de inversión se estrecharon especialmente a finales del mes pasado.

En Europa, se percibe ya más claridad respecto al crecimiento económico, aunque sea modesto. La prima sobre diferenciales debería continuar cayendo, con lo que podría esperarse una mayor compresión. Por otra parte, los niveles de apalancamiento en las empresas con calificación ‘BBB’ se han mantenido estables y con una buena evolución en 2019. Un nivel de calidad crediticia que también ayudará a que se cumpla la previsión de compresión de los diferenciales.

Entre los fondos de inversión de gestoras nacionales que invierten en renta fija, la categoría VDOS de deuda privada euro recibe el segundo mayor volumen de aportaciones netas durante el año con 2.982 millones de euros.

Entre los fondos de esta categoría, con calificación cinco estrellas de VDOS, el mejor comportamiento lo registra la clase A con cobertura en dólares de Schroder ISF Euro Corporate Bond al anotarse un avance por rentabilidad del 15,9% en el año. A un año, se revaloriza un 13,7% con un dato de volatilidad del 5,8%. Referenciado al índice Bank of America Merrill Lynch EMU Corporate, su objetivo consiste en ofrecer un aumento del patrimonio e ingresos recurrentes a partir de la inversión en bonos de empresas de todo el mundo denominados en euros. Esta clase de acciones, con cobertura de duración, pretender reducir el impacto de una subida de los tipos de interés sobre el valor de las inversiones subyacentes. Con un patrimonio total bajo gestión de 9.350 millones de euros, los mayores pesos en la cartera del fondo corresponden a emisiones de bonos corporativos (88,87%), contratos de futuros/forwards (19,26%), liquidez (13,33%), relacionados con el Gobierno (7,32%) y soberanos (2,03%). Se requiere una aportación mínima de 1.000 dólares (aproximadamente 904 euros) para suscribir este fondo, que grava a sus partícipes con una comisión fija del 0,75% y de depósito del 0,3%.

De Lombard Odier IM, la clase M de capitalización, con cobertura en dólares, de LO Funds - Euro BBB-BB Fundamental Syst. Hdg registra durante 2019 un avance por rentabilidad del 14,8% y un 12% a un año, con un dato de volatilidad en este último periodo del 6%. Invierte principalmente en bonos, con tipo de interés fijo o variable, y otros títulos de deuda a corto plazo de emisores no gubernamentales, denominados en euros, en el cruce entre los universos de grado de inversión y de alta rentabilidad. El gestor determina y ajusta la ponderación de cada emisor de acuerdo con sus fundamentales económicos. Es un enfoque diseñado para garantizar que las ponderaciones mayores se atribuyen a los deudores que presentan mayor capacidad de hacer frente a sus obligaciones de pago de cupones periódicos y de principal, al vencimiento del bono. Está referenciado al índice LOIM Euro BBB-BB. Por calificación crediticia, las mayores ponderaciones en su cartera son en ‘BBB’ (68,2%) y ‘BB’ (25,8%). Mientras, por sectores los más pesados son industrial (62,2%), servicios de utilidad pública (28,5%) e instituciones financieras (5,1%). Cuenta con un patrimonio bajo gestión de 756 millones de dólares (aproximadamente 684 millones de euros) y aplica a sus partícipes una comisión fija del 0,55%.

Con calificación cuatro estrellas de VDOS, la clase DB en euros de CSIF (LUX) Bond Government Blue de Credit Suisse Asset Management, gana en el año casi un 10% por rentabilidad y un 11,2% a un año, con un dato volatilidad en este último periodo del 3,5%. Se propone ofrecer a los accionistas una rentabilidad en línea con el rendimiento del Citigroup EMU Government Bond Index. Para ello, invierte en instrumentos de deuda denominados en euros, a tipo de interés fijo o variable, de emisores públicos incluidos en el índice de referencia. De forma temporal puede invertir en emisiones denominadas que no estén incluidos en el índice de referencia, pero que tengan una alta probabilidad de estarlo. Sus mayores posiciones corresponden con distintas emisiones soberanas de Francia.

El crecimiento podrá sostenerse el año próximo gracias a Francia y las economías periféricas, como resultado de la resiliencia de los consumidores y al hecho de que, por ejemplo, Francia y España tienen unos sectores de exportación relativamente pequeños. En realidad, Francia es más representativa de la salud de la economía europea y la estabilidad relativa del crecimiento en el país nos dice que la economía de la Eurozona debería seguir creciendo en 2020, aunque sea a un ritmo más moderado. Creemos que la economía francesa crecerá cerca del 1% en 2020, igual que el resto de la región en mayor o menor grado.

*Paula Mercado es directora de análisis de VDOS

Gráficos relacionados