Fiscal

Las declaraciones que se benefician de la fiscalidad de los planes de pensiones caen un 32% desde 2010

El Reaf reclama un mejor tratamiento en el IRPF al ahorro privadao para la jubilaclión

Los beneficios fiscales por aportación a planes de pensiones bajan un 1,6% en 2018

Eva Ruiz-Hidalgo

Las declaraciones que se benefician de la fiscalidad de los planes de pensiones caen un 32% desde 2010

Los asesores fiscales del REAF han presentado su XXX edición sobre la declaración de Renta y patrimonio, en el que, además de dar consejos a los contribuyentes sobre deducciones importantes, rentas exentas o reducciones de las bases, hacen un repaso al IRPF, desde un punto de vista numérico.

Entre esas cifras llama la atención cómo disminuye el número de contribuyentes que se benefician de la reducción por aportaciones a sistemas de previsión social o de la deducción por adquisición de vivienda. La diferencia entre ambas es que la deducción por inversión en vivienda habitual fue eliminada en 2013 por el Gobierno de Mario Rajoy y “lógicamente el número de contribuyentes que se benefician de ella ha ido bajando”, señala Jesús Sanmartín, presidente del REAF.

En cambio, en estos años que analizan los asesores, el tratamiento fiscal para las aportaciones y rescate de planes de pensiones sufrió una modificación en 2015, pero no se ha eliminado y, sin embargo, cada vez son menos los declarantes. 

Según estos datos, en 2010 se practicaron 4,187 millones de liquidaciones con reducciones en la base imponible por aportaciones a planes de pensiones, volumen que en 2016 bajó hasta las 2,854 millones de declaraciones. Un 32% menos en seis años y siguen bajando, precisan desde el Reaf.

Esta caída se observa también en los beneficios fiscales. Si  se compara 2018 y 2017, las reducciones por aportación a sistemas de previsión social cayeron un 1,6%, al pasar de 783 millones a 770  millones. 

En esas reducciones de la base imponible por aportaciones a sistemas de previsión social incluyen tanto los planes de pensiones (individuales y empresa), mutualidades de previsión social, planes de previsión asegurados, de previsión social empresarial y primas satisfechas a seguros privados que solo cubran riesgo de dependencia severa o gran dependencia.

Este continuado descenso sirve como 'excusa' para que los responsables del REAF pidan potenciar los incentivos a los planes de ahorro privadospara la jubilación. Valentín Pich, secretario general de los asesores fiscales, critica la incongruencia de aquellos que demonizan las ventajas fiscales de los planes de pensiones ante la falta de natalidad, esperanza de vida y las dudas sobre la sostenibilidad del sistema público de pensiones. Sanmartín también señala que habría que revitalizar los incentivos a estos planes que siguen sin convencer a los ahorradores.

Una afirmación que también se observa al analizar los datos de Inverco. El número de planes de pensiones (tanto individuales como de empresa) a cierre de 2018 era de 2.523. Diez años antes, ese número era de 3.416.

Estos datos delatan el escaso tirón de las distintas fórmula del ahorro para la jubilación pese a las dudas sobre la sostenibilidad y la suficiencia de las pensiones públicas. En 2018, los planes individuales registraron aportaciones netas de 585 millones de euros, el dato más bajo desde 2013, y los planes de empleo sufrieron prestaciones netas por valor de 755 millones de euros, el peor dato de la serie histórica.

BENEFICIOS FISCALES

En 2018, y dentro del capítulo de beneficios fiscales, existen otras partidas que han sufrido fuertes caídas. Se trata de las ayudas a las víctimas de delitos violentos, que han disminuido un 35% si se comparan con las de un año antes, o los rendimientos derivados de patrimonios protegidos, un 22,7% menos. En tercer lugar experimentan un retroceso superior al 21% las exenciones de los rendimientos de los planes de ahorro a largo plazo.

En cambio han crecido como la espuma, hasta un 413% más, las prestaciones por nacimiento, adopción, acogimiento o cuidado de hijos. Las prestaciones económicas para la dependencia se elevan más del 100% también.

De casi el 100% han sido los aumentos también de las rentas mínimas de inserción y de las operaciones financieras con bonificación.

Gráficos relacionados